“Hoy sí in­flui­mos en la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria del Go­bierno”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Tras años de con­flic­tos en­tre los go­bier­nos y las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del te­rro­ris­mo, la lle­ga­da del ex­ma­gis­tra­do Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka al Mi­nis­te­rio del In­te­rior ha des­ten­sa­do las re­la­cio­nes. Con­sue­lo Or­dó­ñez, pre­si­den­ta de Co­vi­te (Co­lec­ti­vo de Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo), aso­cia­ción muy in­flu­yen­te, ase­gu­ra que, a di­fe­ren­cia del pa­sa­do, el Go­bierno les in­for­ma de su po­lí­ti­ca so­bre los pre­sos de ETA y se de­ja in­fluir. Or­dó­ñez, her­ma­na del po­lí­ti­co del PP, Gre­go­rio Or­dó­ñez, ase­si­na­do por la ban­da te­rro­ris­ta en 1995, aca­ba de re­ci­bir el Pre­mio En­ri­que Ruano de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se por sus 20 años de ac­ti­vis­mo con­tra ETA.

Pre­gun­ta. Es­te Go­bierno ha ini­cia­do un go­teo de acer­ca­mien­tos de pre­sos de ETA a cár­ce­les pró­xi­mas a Eus­ka­di. El PP pi­dió a las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas que se mo­vi­li­za­ran co­mo lo hi­cie­ron con­tra el Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y no les han obe­de­ci­do. ¿Qué ha pa­sa­do?

Res­pues­ta. La voz can­tan­te de aque­llas mo­vi­li­za­cio­nes fue Jo­sé Alcaraz [pre­si­den­te de la AVT en­tre 2004 y 2008]. La pos­tu­ra de Co­vi­te ha si­do cohe­ren­te. Los go­bier­nos fi­jan la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria y los jue­ces con­ce­den los be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios. No nos opo­ne­mos a los acer­ca­mien­tos de pre­sos eta­rras y res­pe­ta­mos la vía Nan­cla­res. Pe­ro aña­di­mos que las lla­ves de las cár­ce­les las tie­nen los pre­sos eta­rras.

P. Es­tá ex­ten­di­da la idea de que mu­chas aso­cia­cio­nes han si­do co­rrea de trans­mi­sión del PP.

R. Ter­mi­na­mos fa­tal con el Go­bierno del PP por no adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias tras la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go so­bre el ca­so Pa­rot (que im­pli­có la ex­car­ce­la­ción de 60 eta­rras en 2013) y por no fa­ci­li­tar­nos la fo­to fi­nal de ETA al asu­mir el mon­ta­je de Cam­bó (la es­ce­ni­fi­ca­ción de su di­so­lu­ción vo­lun­ta­ria en­ma­yo). Hoy nos ne­ga­mos a que nos uti­li­ce en su po­lí­ti­ca de opo­si­ción.

P. ¿Có­mo es su re­la­ción con el mi­nis­tro Gran­de-Mar­las­ka?

R. Le co­no­ce­mos des­de ha­ce mu­cho co­mo ma­gis­tra­do de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Hay em­pa­tía y no nos sen­ti­mos uti­li­za­dos por él. A di­fe­ren­cia de la eta­pa de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y de Ra­joy, nos es­cu­cha y nos ha­ce ca­so. Más bien le uti­li­za­mos, por­que in­flui­mos. P. ¿En qué les es­cu­cha? R. Le tras­la­da­mos el cri­te­rio de que, pa­ra acer­car pre­sos de ETA a cár­ce­les vas­cas, no so­lo de­ben arre­pen­tir­se sino re­pu­diar a ETA co­mo pro­yec­to. Si no lo ha­cen, no nos opo­ne­mos a que los tras­la­den a cár­ce­les li­mí­tro­fes. El Go­bierno si­gue es­te cri­te­rio con los acer­ca­mien­tos rea­li­za­dos y nos in­for­ma de sus de­ci­sio­nes lo que an­tes no su­ce­día.

P. ¿Por qué con­ce­de tan­ta im­por­tan­cia a la di­fe­ren­cia de que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.