El Go­bierno pre­vé que los que re­pi­tan 1º de ba­chi­lle­ra­to pue­dan cur­sar par­te de 2º

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Au­drey Par­ker, una­ma­qui­lla­do­ra de 57 años, fa­lle­ció el 1 de no­viem­bre en su ca­sa de Ha­li­fax (Nue­va Es­co­cia) por me­dio de una in­yec­ción ad­mi­nis­tra­da por un mé­di­co. El cán­cer de ma­ma, que le fue diag­nos­ti­ca­do en 2016, se ha­bía pro­pa­ga­do ya a otras par­tes de su cuer­po, pro­vo­cán­do­le do­lo­res in­so­por­ta­bles. Unas ho­ras an­tes de su de­ce­so, Par­ker di­jo que de­bió re­cu­rrir a la muer­te asis­ti­da an­tes de la fe­cha que ha­bría desea- El bo­rra­dor pa­ra re­for­mar la con­tro­ver­ti­da ley Wert ha pues­to el fo­co en una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes del sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol: la ta­sa de alum­nos re­pe­ti­do­res. En un país don­de un ter­cio de los es­tu­dian­tes de 15 años es­tá re­pi­tien­do al­gún cur­so de se­cun­da­ria, el Go­bierno ha pro­pues­to pla­nes per­so­na­li­za­dos en la ESO pa­ra res­ca­tar a los re­pe­ti­do­res y evi­tar el ries­go de aban­dono es­co­lar. Pe­ro ade­más, el Eje­cu­ti­vo ha pues­to so­bre la me­sa la po­si­bi­li­dad de fle­xi­bi­li­zar tam­bién el nú­me­ro de cur­sos pa­ra su­pe­rar el ba­chi­lle­ra­to y am­pliar ex­cep­cio­nal­men­te la po­si­bi­li­dad de cur­sar es­ta eta­pa en tres años. do, ya que la ley ca­na­dien­se es­ta­ble­ce que la per­so­na que desea re­ci­bir la asis­ten­cia tie­ne que es­tar cons­cien­te y con lu­ci­dez en el mo­men­to de dar su con­sen­ti­mien­to fi­nal.

“No pue­do pre­de­cir en qué mo­men­to el cán­cer afec­ta­rá a mi ce­re­bro o qué otra co­sa me pon­drá más en­fer­ma. Yo que­ría lle­gar a Na­vi­dad y Año Nue­vo, mi épo­ca pre­fe­ri­da del año, pe­ro per­dí es­ta po­si­bi­li­dad por cul­pa de una ley fe­de­ral mal con­ce­bi­da”, es­cri­bió Es­to sig­ni­fi­ca que, en lu­gar de re­pe­tir pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to, los alum­nos po­drán cur­sar el se­gun­do año so­lo con las asig­na­tu­ras sus­pen­di­das —se re­pi­te con más de dos asig­na­tu­ras sus­pen­sas— y, aña­dir, si quie­ren, al­gu­na ma­te­ria de se­gun­do de ba­chi­lle­ra­to. El ter­cer año ter­mi­na­rían las ma­te­rias pen­dien­tes del úl­ti­mo cur­so ofi­cial.

Si en al­go coin­ci­den los ex­per­tos es en que las ta­sas de alum­nos re­pe­ti­do­res en Es­pa­ña son muy ele­va­das y la me­di­da fun­cio­na más bien po­co. De he­cho, Es­pa­ña ha re­ci­bi­do más de un ti­rón de ore­jas de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) pa­ra que re­duz- Par­ker en su por­tal de Fa­ce­book. La ley ca­na­dien­se, que en­tró en vi­gor en ju­nio de 2016, es­ta­ble­ce que las pe­ti­cio­nes de­ben ser apro­ba­das por dos mé­di­cos y con­fir­ma­das en el úl­ti­mo mo­men­to por el en­fer­mo. “Quie­nes ya ha­yan pa­sa­do la eva­lua­ción y re­ci­bi­do la apro­ba­ción de­be­rían te­ner la po­si­bi­li­dad de es­co­ger el mo­men­to pro­pi­cio pa­ra mo­rir por me­dio de una pe­ti­ción an­ti­ci­pa­da”, ma­ni­fes­tó Par­ker en la red so­cial.

El ca­so de Par­ker in­cre­men­ta ca el por­cen­ta­je de re­pe­ti­do­res. “Re­pe­tir es una me­di­da des­acon­se­ja­da por­que el alumno no so­lo no me­jo­ra, sino que em­peo­ra. Es con­tra­pro­du­cen­te, ge­ne­ra es­tig­ma y, en­ci­ma, es ca­rí­si­mo”, zan­ja Is­mael Pa­la­cín, di­rec­tor de la Fun­da­ción Jau­me Bo­fill, un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción so­bre edu­ca­ción.

Las me­di­das del Go­bierno bus­can fi­de­li­zar al alum­na­do pa­ra que no aban­do­ne el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. “Pue­de ser­vir pa­ra que más alum­nos ter­mi­nen la eta­pa y ac­ce­dan a la edu­ca­ción su­pe­rior. Igual en dos años se les atra­gan­ta, pe­ro en tres, pue­den ha­cer­lo”, va­lo­ra Al­ber­to Arria­zu, por­ta­voz de la fe­de­ra­ción de aso­cia­cio­nes de di­rec­to­res de cen­tros pú­bli­cos. Se- el de­ba­te en Ca­na­dá so­bre la ne­ce­si­dad de re­for­mar la ley. Unos 3.800 ca­na­dien­ses han pues­to fin a sus días des­de su en­tra­da en vi­gor. En su for­ma ac­tual, obli­ga en ca­sos co­mo el de Par­ker a ele­gir en­tre un fa­lle­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y pe­rio­dos de in­ten­so do­lor fí­si­co y emo­cio­nal. Bél­gi­ca y Ho­lan­da per­mi­ten las pe­ti­cio­nes de muer­te asis­ti­da con an­te­la­ción.

Sha­naaz Go­kool di­ri­ge la or­ga­ni­za­ción ca­na­dien­se Dying With Dig­nity. Cuen­ta a EL PAÍS que ha- Los ex­per­tos ad­vier­ten de que las pro­pues­tas del Go­bierno pa­ra re­du­cir las ta­sas de re­pe­ti­ción son “un par­che”. “En lu­gar de ir a la fuen­te del pro­ble­ma, dan por su­pues­to que ha­brá re­pe­ti­do­res. La so­lu­ción es la pre­ven­ción, evi­tar que re­pi­tan, in­ter­ve­nir an­tes y de­tec­tar a los alum­nos que tie­nen ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas, dar cla­ses adi­cio­na­les pe­ro an­tes de que re­pi­tan o fle­xi­bi­li­zar el cu­rrícu­lo”, avi­sa Ál­va­ro Choi, pro­fe­sor de la fa­cul­tad de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y ex­per­to en eco­no­mía de la edu­ca­ción. Coin­ci­de Is­mael Pa­la­cín, di­rec­tor de la Fun­da­ción Jau­me Bo­fill: “To­do lo que sea eli­mi­nar ba­rre­ras ayu­da. Pe­ro hay que in­ten­tar evi­tar la re­pe­ti­ción. Es­te es un re­cur­so ex­tre­mo, no una he­rra­mien­ta más”. gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, el 10,7% de los alum­nos de pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to re­pi­tie­ron en el cur­so 2015-2016. En se­gun­do, la cifra era del 15,4%.

La me­di­da del bo­rra­dor se dis­tan­cia de la pro­pues­ta que lle­vó el PP en su pro­gra­ma elec­to­ral en 2011 y que pa­sa­ba por am­pliar el ba­chi­lle­ra­to a tres años a cos­ta de re­cor­tar uno a la en­se­ñan­za obli­ga­to­ria. “Un mo­de­lo de ha­ce 40 años, más in­jus­to so­cial­men­te y don­de cen­tri­fu­gas a los po­bres”, re­cha­za Pa­la­cín.

El bo­rra­dor tam­po­co con­tem­pla ex­ten­der los tres años de ba­chi­lle­ra­to a to­dos los alum­nos —so­lo a los re­pe­ti­do­res— y re­tra­sar un año el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior. Es­ta me­di­da, no obs­tan­te, sí ha ge­ne­ra­do dis­cu­sión en el sec­tor. “Es un de­ba­te que no es­tá ce­rra­do y no es ajeno al PSOE ni a al­gu­nos ac­to­res edu­ca­ti­vos. Es una pro­pues­ta que ha­bría que ca­li­brar pa­ra ar­ti­cu­lar los es­tu­dios po­so­bli­ga­to­rios con más sus­tan­cia y cohe­ren­cia. Pe­ro se ten­dría que pen­sar có­mo ha­cer­lo y có­mo se ubi­ca en re­la­ción con la se­cun­da­ria y la uni­ver­si­dad”, apun­ta Pe­dro Ba­día, res­pon­sa­ble de po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas de CC OO. bló con Au­drey Par­ker dos se­ma­nas an­tes de su muer­te. “Nos ayu­dó a com­pren­der la si­tua­ción de es­ta ca­te­go­ría de per­so­nas que no fue­ron to­ma­das en cuen­ta en la ley”, afir­ma vía te­le­fó­ni­ca des­de To­ron­to.

El mis­mo día de la muer­te de Par­ker, Gi­net­te Pe­tit­pas Tay­lor, mi­nis­tra fe­de­ral de Sa­lud, ex­pre­só en Ot­ta­wa: “Es una si­tua­ción muy tris­te. Es­toy de to­do co­ra­zón con la se­ño­ra Par­ker y su fa­mi­lia. (...) Pe­ro te­ne­mos una ley pa­ra to­dos los ca­na­dien­ses”. Un gru­po de ex­per­tos pre­pa­ra —a pe­ti­ción del Go­bierno— un in­for­me so­bre la ley. Ade­más de las pe­ti­cio­nes de muer­te asis­ti­da con an­te­la­ción, di­ver­sos or­ga­nis­mos han pe­di­do que se to­men en cuen­ta las li­mi­ta­cio­nes im­pues­tas a me­no­res de edad y en­fer­mos men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.