Cam­bio de sen­ten­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

n una es­ce­na de La ma­la edu­ca­ción, de Al­mo­dó­var, sus pro­ta­go­nis­tas en­tran en un ci­ne y uno de ellos di­ce: “Pien­so que to­das las pe­lí­cu­las ha­blan de mí, de no­so­tros”. Es una fra­se ma­ra­vi­llo­sa, me en­can­ta­ría es­cri­bir al­go así. Amí­me es­tá su­ce­dien­do lo­mis­mo, pe­ro con la ac­tua­li­dad, con esa reali­dad ga­lo­pan­te y fu­rio­sa que no ha­ce más que en­re­dar­nos. Tan­to que he ter­mi­na­do por creer que soy el pro­ta­go­nis­ta de ca­da no­ti­cia. Que ten­go un po­qui­to de juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo pa­ra cam­biar una sen­ten­cia o una opi­nión. Que pue­do em­pa­ti­zar co­nMa­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal por pe­dir­le a su ma­ri­do que ha­ga un tra­ba­jo sucio. O que in­ten­to asu­mir có­mo Lec­tu­ras anun­cia el di­vor­cio de la in­fan­ta Cris­ti­na y ¡HO­LA! lo re­fu­ta en me­nos de un cam­bio de sen­ten­cia.

An­tes vi­vía­mos el cam­bio de ten­den­cias, aho­ra tam­bién el de sen­ten­cias. El Tri­bu­nal Su­pre­mo mo­di­fi­ca su opi­nión, con­vir­tién­do­se en un in­fluen­cer más. En oc­tu­bre es­tu­vo en plan Ro­bin Hood, re­cla­mán­do­le a los ban­cos que se hi­cie­ran car­go de los im­pues­tos de sus hi­po­te­cas y mu­chos hi­po­te­ca­dos nos sen­ti­mos eu­fó­ri­cos. Pe­ro, em­pe­za­do no­viem­bre, la Jus­ti­cia, har­ta de ser cie­ga, se hi­zo vo­lu­ble. Y aho­ra los ban­cos no tie­nen que pa­gar ese im­pues­to. No­so­tros sí.

Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, re­nun­ció el jue­ves a su es­ca­ño no sin an­tes ex­pli­car, en di­fe­ri­do y con un ele­gan­te co­mu­ni­ca­do, que se arre­pien­te de ha­ber in­vo­lu­cra­do a su ma­ri­do en un tra­ba­jo sucio pa­ra su par­ti­do. Es asom­bro­so, lle­vo años in­ten­tan­do in­vo­lu­crar a mi ma­ri­do en fre­gar los pla­tos y no lo he con­se­gui­do. No ten­go el ca­rác­ter de Ma­ría Do­lo­res. En al­gu­na oca­sión me iden­ti­fi­qué con Cos­pe­dal, so­mos del mis­mo año y, co­mo ella, tam­bién hu- bie­ra que­ri­do em­pe­zar mi ca­rre­ra sien­do Ma­ja o Miss. Ma­ría Do­lo­res ha lle­ga­do muy le­jos en po­lí­ti­ca y fue la re­cu­pe­ra­do­ra de esa pro­fé­ti­ca fra­se: “Que ca­da pa­lo aguan­te su ve­la”, que aun­que no sea su­ya, su­po co­mo na­die lle­var­la a su te­rreno, igual que ha­cen los can­tan­tes de OT con las can­cio­nes de otros. Y aho­ra es co­pro­ta­go­nis­ta de un due­to, en una de esas gra­ba­cio­nes con las que el co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo ani- ma las ter­tu­lias y los sa­lo­nes, acom­pa­ñan­do a su ma­ri­do a pe­dir un tra­ba­ji­to que des­cu­bra de­bi­li­da­des de sus ar­chi­ene­mi­gos. ¿Soy el úni­co que se sor­pren­de de có­mo ha­blan los que fi­gu­ran en esas gra­ba­cio­nes? A ex­cep­ción de la prin­ce­sa Co­rin­na, cu­yas cin­tas no se­rán in­ves­ti­ga­das, to­dos los de­más se ex­pre­san con pa­la­bras ma­lo­lien­tes, ora­cio­nes en­fan­ga­das, una vul­ga­ri­dad de­mo­le­do­ra, tan po­co ejem­plar y tan po­co pa­re­ci­da a sus imá­ge­nes pu­bli­cas, que te ha­ce sos­pe­char que Vi­lla­re­jo les da­ba al­go an­tes de gra­bar, co­mo ha­cía la po­bre Amy Wi­nehou­se. Es eso o que vi­vi­mos go­ber­na­dos por per­so- nas con múl­ti­ple per­so­na­li­dad. Co­mo creo que to­do ha­bla de mí, pue­do po­ner­me en la piel de Ma­ría Do­lo­res en ese “mo­men­to des­pa­cho” cuan­do de­ci­de ha­cer la lla­ma­da a Pe­pe Vi­lla­re­jo. La vi­sua­li­zo qui­tán­do­se el pen­dien­te pa­ra acer­car el au­ri­cu­lar, agi­tar un po­co la me­le­na ha­cia atrás y ten­sar los la­bios al de­cir: “Con el co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo, por fa­vor”. Y ahí con­ge­lo el plano, por­que en la vi­da y en la te­le­se­rie, ella, Cos­pe­dal, no ima­gi­na la re­per­cu­sión de la es­ce­na.

Me dio un es­ca­lo­frío al sa­ber que, se­gún Lec­tu­ras, la in­fan­ta Cris­ti­na pre­pa­ra su di­vor­cio. ¡HO­LA! lo des­min­tió ip­so fac­to in­for­man­do de que Mi­quel Ro­ca, un pa­dre de la Cons­ti­tu­ción que se­rá más re­cor­da­do co­mo fiel mos­que­te­ro, ase­gu­ra no sa­ber na­da de eso. ¿Quién tie­ne la ra­zón? To­dos. ¿Pe­ro por qué se des­li­za aho­ra es­te de­seo de la In­fan­ta?

Pron­to lo sa­bre­mos. Qui­zás tie­ne que ver con la re­in­te­gra­ción de Cris­ti­na, co­mo be­ne­fi­cia­ria a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo, en la Zar­zue­la. Y eso crea otro cam­bio de pa­pe­les pa­ra mi ima­gi­na­ción. Me con­vier­to en la In­fan­ta cuan­do ca­li­bra el mo­men­to de de­cir­le al­go a su Rei­na. Y su­ce­de du­ran­te el al­muer­zo con to­da la fa­mi­lia real por el 80 aniver­sa­rio de do­ña So­fía. Cris­ti­na es­pe­ra y es­pe­ra cuan­do, de re­pen­te, le sa­le al pa­so la prin­ce­sa Leo­nor pa­ra con­tar­le que com­pró unos bom­bo­nes a la abue­la, pe­ro apro­ve­chó y ad­qui­rió unos cho­co­la­tes suel­tos pa­ra cal­mar la an­sie­dad por su lec­tu­ra en pú­bli­co de la Cons­ti­tu­ción. La jo­ven he­re­de­ra pi­de a la ex du­que­sa de Pal­ma que le guar­de el se­cre­to por­que su ma­má no se pue­de en­te­rar que ha in­ge­ri­do azú­ca­res ela­bo­ra­dos. ¿Que eso no es po­si­ble? Pues que ven­ga el Tri­bu­nal Su­pre­mo y cambie de sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.