Fi­cha­je anor­mal.

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Siem­pre tar­de

No es nin­gu­na no­ve­dad que la pri­sa es una ma­la con­se­je­ra; lo ex­tra­ño, sin em­bar­go, es cuan­do al­guien se ta­pa los oí­dos pa­ra es­cu­char bue­nos con­se­jos. Cuan­do Ney­mar pe­gó el por­ta­zo el ve­rano pa­sa­do, el Bar­ce­lo­na an­da­ba de­ses­pe­ra­do por fre­nar el efec­to fut­bo­lís­ti­co, pe­ro so­bre to­do so­cial, del adiós del bra­si­le­ño. An­tes de que Ro­bert Fer­nán­dez, el en­ton­ces se­cre­ta­rio téc­ni­co, fi­cha­ra a Ous­ma­ne Dem­bé­lé al Bo­rus­sia Dort­mund, en el club azul­gra­na re­ci­bie­ron un avi­so. “Es ta­len­to pu­ro, pe­ro te­ned cui­da­do con Dem­bé­lé”. No era un con­se­jo ni un con­se­je­ro cual­quie­ra. Marc Bar­tra, que co­no­cía bien al ex­tre­mo­fran­cés de su pa­so por el Dort­mund, no que­ría que el Bar­ce­lo­na se lle­va­ra a en­ga­ño. No le es­cu­cha­ron y el club pa­gó 105 mi­llo­nes de eu­ros (más 40 en va­ria­bles) por el de­lan­te­ro fran­cés.

El fút­bol de Dem­bé­lé es­ta­ba por pu­lir, tam­bién su con­duc­ta. Cuen­tan quie­nes co­no­cen el re­co­rri­do del ex­tre­mo que el téc­ni­co Tho­mas Tu­chel (hoy al man­do del PSG) de­di­ca­ba mu­cho tiem­po a en­ca­rri­lar al de­lan­te­ro. Er­nes­to Val­ver­de y su cuer­po téc­ni­co tam­bién han de­di­ca­do ho­ras de tra­ba­jo pa­ra ha­blar con el fran­cés, de 21 años, pe­ro su ac­ti­tud ha col­ma­do la pa­cien­cia del Txin­gu­rri y sus alle­ga­dos. Ya a na­die le ex­tra­ña en la Ciu­dad De­por­ti­va del Bar­ce­lo­na que Dem­bé­lé lle­gue tar­de a los en­tre­na­mien­tos, tam­po­co sor­pren­den sus via­jes aMa­rra­kech o a Pa­rís sin la au­to­ri­za­ción del club. De­sor­de­na­do en su es­ti­lo de vi­da y en su ali­men­ta­ción, el club tu­vo que asig­nar­le un co­ci­ne­ro pa­ra evi­tar que su die­ta se con­vir­tie­ra ex­clu­si­va­men­te en co­mi­da ba­su­ra.

Po­co a po­co en el vestuario se har­ta­ron de la ac­ti­tud del ju­ga­dor fran­cés, so­lo re­fu­gia­do en sus com­pa­trio­tas, Um­ti­ti y Len­glet. “Cree­mos que tam­po­co le in­tere­sa de­ma­sia­do cam­biar, mu­cha gen­te ha ha­bla­do con él y no ha­ce na­da di­fe­ren­te”, ex­pli­can des­de el vestuario. El ti­rón de ore­jas lle­gó pri­me­ro en pri­va­do, des­pués en pú­bli­co. Cuan­do Mes­si se rom­pió el bra­zo an­te el Se­vi­lla, Val­ver- de no eli­gió aDem­bé­lé pa­ra re­em­pla­zar­lo en el pri­mer due­lo an­te el In­ter, ni en el clá­si­co, ni tam­po­co an­te el Ra­yo Va­lle­cano. En el lu­gar del 10, ju­gó, de en­tra­da, Ra­fin­ha. “Cual­quier ju­ga­dor pue­de per­der un ba­lón. La cues­tión es lo que se ha­ce des­pués: la reac­ción que se tie­ne an­te una pér­di­da”, le ti­ró de las ore­jas Val­ver­de en la sa­la de pren­sa. Y, en­ton­ces, cuan­do pa­re­cía que de­ja­ba el pur­ga­to­rio, Dem­bé­lé la vol­vió a liar. Fue el úl­ti­mo en com­pa­re­cer en el vestuario an­tes de via­jar a Mi­lán. Val­ver­de no se lo tu­vo en cuen­ta y lo pu­so en el on­ce ini­cial fren­te al In­ter. En el cam­po no des­en­to­nó; el pro­ble­ma es fue­ra de la can­cha. Es­te jue­ves no se pre­sen­tó en el en­tre­na­mien­to. Se­gún in­for­mó RAC1, el Bar­ce­lo­na tar­dó una ho­ra y me­dia en con­tac­tar con Dem­bé­lé. Una vez lo­ca­li­za­do, el in­ter­na­cio­nal fran­cés ase­gu­ró que se en­con­tra­ba mal y el club le per­mi­tió no pre­sen­tar­se en la Ciu­dad De­por­ti­va. “Su­fre una gas­tro­en­te­ri­tis”, in­for­mó des­pués el club. Ayer, no fa­lló en la Ciu­dad De­por­ti­va Joan Gam­per. Sin em­bar­go, no se en­tre­nó jun­to a sus com­pa­ñe­ros. “Dem­bé­lé ha he­cho tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co”, ex­pli­có el Bar­ce­lo­na.

En la úl­ti­ma ven­ta­na de mer­ca­do, el Ar­se­nal se in­tere­só por el fran­cés, des­pués de una tem­po­ra­da pa­ra ol­vi­dar (so­lo ju­gó 1.130 mi­nu­tos ju­ga­dos tras per­der­se 27 due­los por le­sión) y de un Mun­dial dis­cre­to (dis­pu­tó cua­tro en­cuen­tros, dos de ti­tu­lar). El club de Lon­dres ofre­cía 100 mi­llo­nes. Prác­ti­ca­men­te lo mis­mo que el club blau­gra­na le ha­bía pa­ga­do al Dort­mund un año atrás. En el Ba­rça no qui­sie­ron es­cu­char la ofer­ta de los Gun­ners. Tam­po­co ha­bían que­ri­do es­cu­char los con­se­jos de Bar­tra.

El mé­ri­to es­tá en el jue­go, no en el re­sul­ta­do. La Ju­ve pa­só por en­ci­ma del Man­ches­ter y, sin em­bar­go, per­dió. La Ju­ve, que go­bier­na el Scu­det­to des­de ha­ce sie­te tem­po­ra­das con mano de hie­rro, tie­ne una idea fi­ja: Eu­ro­pa. No se fi­cha a un ge­ne­ral co­mo Cris­tiano pa­ra con­quis­tar tie­rra con­quis­ta­da. Un es­fuer­zo eco­nó­mi­co de esa mag­ni­tud por un ju­ga­dor de 33 años de­cla­ra la in­ten­ción de apun­tar los ca­ño­nes a la Cham­pions de in­me­dia­to. Cris­tiano no tie­ne tiem­po pa­ra to­már­se­lo con cal­ma y nun­ca se ca­rac­te­ri­zó por su pa­cien­cia. Lo su­yo no so­lo es gol, se tra­ta de un ju­ga­dor que tie­ne en su po­der el al­ma de la gen­te. Su so­la pre­sen­cia ge­ne­ra un cli­ma de am­bi­ción que po­ne al club en­te­ro en otra di­men­sión. To­da esa de­man­da cae so­bre sus hom­bros, lo que a cual­quier ti­po nor­mal le pro­du­ci­ría es­pan­to. ¿Pe­ro a quién se le ocu­rri­ría pen­sar, a es­tas al­tu­ras, que Cris­tiano es nor­mal?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.