Su­pre­mo ton­go

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

nda el país re­brin­ca­do con el cu­le­brón hi­po­te­ca­rio, pe­ro lo que de ver­dad en­fa­da es la pre­sun­ción de ton­go de Ope­ra­ción Triun­fo. Si la re­vo­lu­ción es­ta­lla y las mul­ti­tu­des se po­nen a de­ca­pi­tar gen­te co­mo que­ría Va­lle-In­clán, que siem­pre abo­gó por ins­ta­lar una gui­llo­ti­na eléc­tri­ca en la Puer­ta del Sol (e in­sis­tía mu­cho en lo de eléc­tri­ca, tal vez por­que era man­co y le fa­ti­ga­ba an­dar su­bien­do y ba­jan­do la cu­chi­lla ma­nual­men­te), los pri­me­ros en su­bir al pa­tí­bu­lo no se­rán los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo, ni los due­ños de los ban­cos, ni los re­cau­da­do­res del im­pues­to. La jus­ti­cia po­pu­lar cae­rá an­tes so­bre los pro­duc­to­res de OT.

Tie­ne su ló­gi­ca. El Su­pre­mo y el Go­bierno, al fin y al ca­bo, es­tán ahí pa­ra de­frau­dar­nos. Su fun­ción es dar que ha­blar en las ter­tu­lias de la ma­ña­na ymo­ti­vos pa­ra­mal­de­cir. Un desaho­go ma­tu­tino que no ins­pi­ra re­vo­lu­cio­nes, las apa­ci­gua. Tras echar­le la cul­pa de to­do a la inep­ti­tud de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, sa­li­mos de ca­sa sa­bién­do­nos ciu­da­da­nos ejem­pla­res. Co­mo un pro­fe­sor que tu­ve, que de­cía que de su sa­lón col­ga­ban los re­tra­tos de Sta­lin y de Hitler por­que ver­los ca­da ma­ña­na le le­van­ta­ba el áni­mo: com­pa­ra­do con esos, de­cía, soy un ti­po es­tu­pen­do.

Sin em­bar­go, de OT, y del show bu­si­ness en ge­ne­ral, es­pe­ra­mos de­cen­cia. Sa­be­mos que to­do es pa­ri­pé y guion, pe­ro no le per­do­na­mos que de­je a la vis­ta la tra­mo­ya, del mis­mo mo­do que nos en­fa­da­mos cuan­do en una pe­li de ro­ma­nos un gla­dia­dor lle­va re­loj de pul­se­ra. El Su­pre­mo pue­de ser un desas­tre, pe­ro OT, no.

No me en­tien­dan mal: ya sa­be­mos que en la te­le no hay na­da es­pon­tá­neo, que to­dos son ac­to­res in­ter­pre­tan­do un pa­pel, pe­ro no so­por­ta­mos que nos lo di­gan, por­que ello equi­va­le a en­cen­der las lu­ces de una dis­co­te­ca en lo me­jor de una fies­ta. Y eso sí que me­re­ce una pe­na ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.