Los su­bur­bios: el ta­lón de Aqui­les de Trump

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La del mar­tes 8 de no­viem­bre de 2016 iba a ser una no­che de ce­le­bra­ción pa­ra Kim Wright. Se fue con sus hi­jos a ca­sa de una ve­ci­na, en los su­bur­bios de la ciu­dad de Rich­mond, en Vir­gi­nia. Se ha­bían in­ven­ta­do has­ta un jue­go pa­ra los ni­ños: lle­va­ron un gran ma­pa de Es­ta­dos Uni­dos y un mon­tón de ben­ga­las, que los críos de­be­rían en­cen­der y co­lo­car en­ci­ma de ca­da Es­ta­do en el que ga­na­ra Hi­llary Clin­ton. Aque­llo aca­bó co­mo aca­bó. Vein­te ben­ga­las. Así que Wright se fue a ca­sa, acos­tó a los ni­ños, se pu­so a ver el fi­nal del re­cuen­to en te­le­vi­sión y, deprimida, aga­rró una bo­te­lla. “De vod­ka”, co­rri­ge Wright, de 47 años, en­tre car­ca­ja­das. “De­fi­ni­ti­va­men­te, fue una no­che de vod­ka”.

“Ha­cia las dos de la ma­dru­ga­da ya era evi­den­te que no iba a ha­ber un mi­la­gro, yo es­ta­ba fu­rio­sa”, re­cuer­da. En­ton­ces se me­tió si­gi­lo­sa en la ha­bi­ta­ción de los ni­ños, co­gió un ro­tu­la­dor, sa­lió a la ca­lle y es­cri­bió una re­fle­xión en­ci­ma del car­tel de Hi­llary Clin­ton que te­nía en el por­che de­lan­te­ro de su ca­sa: “Trump es un ca­pu­llo, y vo­so­tros tam­bién si vo­tas­teis por él”. Lo cier­to es que la ma­yo­ría de sus sub­ur­ba­nos ve­ci­nos del con­da­do de Ches­ter­field ha­bían vo­ta­do por el pre­si­den­te re­pu­bli­cano.

“Por la ma­ña­na co­rrí a qui­tar el car­tel, aver­gon­za­da”, ase­gu­ra Wright. “Pe­ro lue­go vi que al­gu­nas ve­ci­nas me ha­bían man­da­do men­sa­jes pri­va­dos agra­de­cién­do­me el ges­to, y me dio que pen­sar. Al día si­guien­te creé un gru­po de Fa­ce­book lla­ma­do Mu­je­res Li­be­ra­les por Clin­ton y los Cóc­te­les, onald Trump le apos­tó a la ca­ra­va­na y per­dió la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Mien­tras el pre­si­den­te usa­ba to­dos sus ac­tos elec­to­ra­les pa­ra aler­tar a sus se­gui­do­res so­bre la in­mi­nen­te in­va­sión del país por par­te de una ca­ra­va­na de re­fu­gia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos, las mu­je­res ame­ri­ca­nas se or­ga­ni­za­ban pa­ra vo­tar por mu­je­res.

En los días si­guien­tes a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de mi­tad de man­da­to de Es­ta­dos Uni­dos se hi­cie­ron evi­den­tes dos reali­da­des. La pri­me­ra es que ya na­die ha­bla de la ca­ra­va­na, ni si­quie­ra Trump. La se­gun­da es que, a raíz de su re­cien­te éxi­to elec­to­ral, en Es­ta­dos Uni­dos aho­ra hay más mu­je­res en po­si­cio­nes pa­ra or­ga­ni­zar una que­da­da. A aque­lla pri­me­ra reunión vi­nie­ron 90 per­so­nas. Al­gu­nas ha­bían con­du­ci­do más de una ho­ra pa­ra lle­gar. En­se­gui­da su­pi­mos que aque­llo no iba a que­dar­se en la de­rro­ta de Hi­llary y nos cam­bia­mos el nom­bre por Mu­je­res Li­be­ra­les del Con­da­do de Ches­ter­field y Más Allá. Siem­pre me ha­bía sen­ti­do co­mo la úni­ca de­mó­cra­ta en mi ve­cin­da­rio, y des­cu­brí que a más mu­je­res les pa­sa­ba lo mis­mo. Nos sen­tía­mos so­las, y eso ha­ce más di­fí­cil de­fen­der en pú­bli­co tus pos­tu­ras. Una vez te das cuen­ta de que hay más per­so­nas co­mo tú, que vi­ven cer­ca de ti, es­más fá­cil em­pe­zar la con­ver­sa­ción. Una vez em­pie­za, cam­bian mu­chas co­sas”.

Y las co­sas, en efec­to, cam­bia­ron. Mu­je­res Li­be­ra­les del Con­da­do de Ches­ter­field y Más Allá se con­vir­tió en una aso­cia­ción con ca­si 4.000 miem­bros, con ra­mas lo­ca­les en do­ce ba­rrios, que ha­cen cam­pa­ña por can­di­da­tos de­mó­cra­tas en los su­bur­bios. El año pa­sa­do, el con­da­do de Ches­ter­field eli­gió a un de­mó­cra­ta pa­ra go­ber­na­dor del Es­ta­do por pri­me­ra vez des­de 1961. El re­cha­zo a Trump fue cre­cien­do y, el pa­sa­do mar­tes, Ches­ter­field vo­tó de­mó­cra­ta en unas le­gis­la­ti­vas por pri­me­ra vez des­de 1971. Y, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, eli­gió a una mu­jer. Su nom­bre es Abi­gail Span­ber­ger, y no ocul­ta su gra­ti­tud ha­cia la aso­cia­ción de mu­je­res de Ches­ter­field: “Su de­di­ca­ción, ac­ti­vis­mo y co­ra­je de- de po­der que nun­ca. Es­te lo­gro le de­be mu­cho al pre­si­den­te Trump: sus po­lí­ti­cas, su con­duc­ta, y has­ta su es­ti­lo, mo­vi­li­za­ron a mi­llo­nes de mu­je­res que, por pri­me­ra vez, “se po­li­ti­za­ron”. Pe­ro en su con­tra.

Pri­me­ro, or­ga­ni­za­ron mul­ti­tu­di­na­rias “mar­chas de las mu­je­res”. Lue­go, se or­ga­ni­za­ron pa­ra que sus re­cla­mos tu­vie­sen con­se­cuen­cias. Des­pués, mi­les de ellas de­ci­die­ron pos­tu­lar­se a car­gos elec­to­ra­les en el Con­gre­so, go­bier­nos fe­de­ra­les y le­gis­la­ti­vos lo­ca­les. Y, fi­nal­men­te, vo­ta­ron ma­si­va­men­te. Y ga­na­ron.

Por aho­ra, la po­li­ti­za­ción de las mu­je­res ha be­ne­fi­cia­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te al Par­ti­do De­mó­cra­ta. Ello es de­bi­do a que, por mos­tró que cual­quier es­ca­ño ro­jo pue­de con­ver­tir­se en azul. Gra­cias por ser un ac­tor del cam­bio po­si­ti­vo”.

Span­ber­ger es una de las tres mu­je­res que arre­ba­ta­ron es­ca­ños a los re­pu­bli­ca­nos en Vir­gi­nia. Con­vir­tie­ron al Es­ta­do, que un la­do, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ya ve­nía su­frien­do des­de ha­ce dé­ca­das de la lla­ma­da bre­cha de gé­ne­ro, es de­cir, la di­fi­cul­tad cró­ni­ca pa­ra atraer mu­je­res a sus fi­las o nom­brar­las en car­gos de im­por­tan­cia. Por otro la­do, tal co­mo lo in­di­can las en­cues­tas y los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, el con­trol del Par­ti­do Re­pu­bli­cano por par­te de Do­nald Trump y los su­yos ha en­san­cha­do aún más la bre­cha de gé­ne­ro. De nue­vo: el re­sul­ta­do de to­do es­to es que se ba­tie­ron ré­cord en cuan­to al nú­me­ro de­mu­je­res que de­ci­die­ron ser can­di­da­tas a car­gos elec­to­ra­les, así co­mo el nú­me­ro de ellas que triun­fó en es­tas con­tien­das.

Otra sor­pre­sa de es­tas elec­cio­nes fue que las as­pi­ra­cio­nes y abar­ca des­de las afue­ras de Was­hing­ton DC has­ta las mon­ta­ñas Apa­la­ches, en uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de es­tu­dio de ca­ra a las pre­si­den­cia­les de 2020. “Vir­gi­nia es un mi­cro­cos­mos de lo que pa­só en el país”, ex­pli­ca Quen­tin Kidd, di­rec­tor del Cen­tro Wa­son de Po­lí­ti­ca de la uni­ver­si­dad Ch­ris­top­her New­port, en Vir­gi­nia. “En el dis­tri­to 10, que em­pie­za en los su­bur­bios de Was­hing­ton y se ex­tien­de al oes­te, se ve cla­rí­si­mo: el oes­te ru­ral vo­tó en un 60% re­pu­bli­cano, y el es­te sub­ur­bano vo­tó de­mó­cra­ta en ca­si el mis­mo por­cen­ta­je. Es una fo­to­gra­fía per­fec­ta de un país di­vi­di­do. En las zo­nas ru­ra­les aman el men­sa­je de Trump; en las ur­ba­nas, y aho­ra tam­bién en las sub­ur­ba­nas, lo odian”.

Las ciu­da­des son azu­les, el cam­po es ro­jo y los su­bur­bios son el nue­vo mo­ra­do. El gran re­cla­mos de las mu­je­res tu­vie­sen más pe­so en el re­sul­ta­do elec­to­ral que la eco­no­mía. Y una sor­pre­sa aún ma­yor es que Trump tam­bién le ha­ya de­di­ca­do más aten­ción y tiem­po a la ca­ra­va­na que a la bo­yan­te si­tua­ción eco­nó­mi­ca. La eco­no­mía ame­ri­ca­na es­tá en fran­ca ex­pan­sión, el des­em­pleo es el más ba­jo en dé­ca­das y los sa­la­rios au­men­tan a un rit­mo que no se veía des­de 2009. Trump, por su­pues­to, hi­zo fre­cuen­te re­fe­ren­cia a la eco­no­mía en sus dis­cur­sos, pe­ro lo que arran­ca­ba los aplau­sos más en­tu­sias­tas de sus se­gui­do­res eran las fe­ro­ces crí­ti­cas a los in­mi­gran­tes, a los pe­rio­dis­tas (“los enemi­gos del pue­blo”), y a los di­vi­si­vos te­mas que cam­po de ba­ta­lla po­lí­ti­co en Es­ta­dos Uni­dos, que fue cla­ve en la vic­to­ria de Trump ha­ce dos años, pe­ro que aho­ra los de­mó­cra­tas le han arre­ba­ta­do.

El vuel­co ha ex­pues­to el ta­lón de Aqui­les del pre­si­den­te: cuan­to más mo­vi­li­za Trump a sus ba­ses fie­les, más se ale­ja de los vo­tan­tes sub­ur­ba­nos. Trump con­vir­tió es­tas le­gis­la­ti­vas en un re­fe­rén­dum so­bre su pro­pia fi­gu­ra, y el ba­lan­ce de la es­tra­te­gia re­sul­ta aho­ra cla­ro: ayu­dó a los re­pu­bli­ca­nos en ba­ta­llas de­ci­si­vas a es­ca­la es­ta­tal (Go­bier­nos es­ta­ta­les y Se­na­do), per­mi­tién­do­les man­te­ner el con­trol de la Cá­ma­ra al­ta, pe­ro per­ju­di­có a can­di­da­tos del par­ti­do en dis­tri­tos sub­ur­ba­nos.

La fre­né­ti­ca rec­ta fi­nal de cam­pa­ña pre­si­den­cial lo­gró que su dis­cur­so so­bre in­mi­gra­ción do­mi­na­ra el de­ba­te. Pe­ro ese de- el pre­si­den­te tan há­bil­men­te ex­plo­ta.

En 1992 Ja­mes Car­vi­lle, el ase­sor del can­di­da­to Bill Clin­ton, acu­ñó la fra­se “¡Es la eco­no­mía, es­tú­pi­do” pa­ra re­cor­dar­le a su equi­po que en­fa­ti­za­ra la dé­bil si­tua­ción eco­nó­mi­ca por la que en­ton­ces es­ta­ba atra­ve­san­do el país. La fra­se ter­mi­nó sien­do el es­lo­gan de esa cam­pa­ña elec­to­ral que lle­vó a Clin­ton a la pre­si­den­cia. En ade­lan­te, fue adop­ta­da, co­mo en una es­pe­cie de man­tra elec­to­ral. No hay que dis­traer­se con otros te­mas: la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es la cla­ve pa­ra ga­nar —o per­der— elec­cio­nes.

Nun­ca sa­bre­mos qué hu­bie­se pa­sa­do si Trump hu­bie­se res­pe­ta­do es­ta re­gla de oro elec­to­ral, y se hu­bie­se con­cen­tra­do en re­sal­tar y ce­le­brar la prós­pe­ra si­tua­ción eco­nó­mi­ca y no le hu­bie­se da­do tan­ta prio­ri­dad a los te­mas que di­vi­den a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. No hay du­da de que su agen­da, y los men­sa­jes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.