“El gran bum de los jó­ve­nes di­rec­to­res ha pa­sa­do”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Do­ble car­go

El di­rec­tor de or­ques­ta es un mú­si­co si­len­cio­so. Mark Wig­gles­worth aca­ba de uti­li­zar es­te oxí­mo­ron pa­ra ti­tu­lar su li­bro en de­fen­sa de los di­rec­to­res (Fa­ber & Fa­ber). Na­die du­da que si­gue sien­do la fi­gu­ra más re­le­van­te y me­diá­ti­ca de la clá­si­ca. Pe­ro tam­bién que, apar­te de lo que ve­mos so­bre un po­dio, de­di­ca mu­chas más ho­ras a tra­ba­jar en si­len­cio, lá­piz en mano, fren­te a un mon­tón de pen­ta­gra­mas. “Tal es así que­mihi­ja le­di­jo au­na­mi­go que el ofi­cio de su pa­pá era es­tu­diar”, iro­ni­za son­rien­te Gus­ta­vo Gi­meno (Va­len­cia, 1976). El ti­tu­lar de la Or­ches­tre Phil­har­mo­ni­que du Lu­xem­bourg, des­de 2015, re­ci­be a EL PAÍS cer­ca de su apar­ta­men­to en el Gran Du­ca­do. Aca­ba de ser nom­bra­do di­rec­tor prin­ci­pal de la To­ron­to Symp­hony Or­ches­tra a par­tir de 2020 y hoy ini­cia­rá con Iber­mú­si­ca una nue­va gi­ra es­pa­ño­la jun­to a la Fi­lar­mó­ni­ca lu­xem­bur­gue­sa por San Se­bas­tián, Ma­drid, Va­len­cia y Ovie­do.

“La Sin­fó­ni­ca de To­ron­to es una or­ques­ta de gran cul­tu­ra mu­si­cal, pues su­ma ca­si 100 años de in­fluen­cias vie­ne­sas, ale­ma­nas, che­cas y bri­tá­ni­cas. En­tien­den a la per­fec­ción cual­quier de­ta­lle de es­ti­lo. Y, ade­más, to­can de­ma­ra­vi­lla”, des­cta­ca Gi­meno. El va­len­ciano no so­lo uni­rá su nom­bre al de otros di­rec­to­res es­pa­ño­les que han ocu­pa­do ti­tu­la­ri­da­des en or­ques­tas nor­te­ame­ri­ca­nas im­por­tan­tes, co­mo En­ri­que Jordá, Ra­fael Früh­beck de Bur­gos o Je­sús Ló­pez Co­bos, sino tam­bién al de fi­gu­ras in­ter­na­cio­na­les que han desem­pe­ña­do el mis­mo pues­to en To­ron­to, co­mo Sei­ji Oza­wa, Karel An­cerl o An­drew Da­vis. No ha si­do na­da sen­ci­llo. “El pro­ce­so re­sul­ta ex­haus­ti­vo, eso que allí lla­man ner­ve-rac­king. Han ana­li­za­do con lu­pa to­do ti­po de cues­tio­nes ar­tís­ti­cas y per­so­na­les”.

To­do co­men­zó con su exi­to­so de­but en Es­ta­dos Uni­dos, en agos­to de 2015, con obras de Beet­ho­ven y Dvo­rak, al fren­te de la Or­ques­ta de Cle­ve­land en Blos­som. “De­bí cau­sar bue­na im­pre­sión a su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Gary Hanson, que des­pués de su ju­bi­la­ción tu­vo una in­te­ri­ni­dad en la Sin­fó­ni­ca de To­ron­to”, pun­tua­li­za. Hanson si­guió a Gi­meno des­pués en mu­chas de sus ac­tua­cio­nes con or­ques­tas nor­te­ame­ri­ca­nas im­por­tan­tes. Pe­ro fue su de­but con la or­ques­ta ca­na­dien­se, en fe­bre­ro pa­sa­do, lo que qui­zá in­cli­nó la ba­lan­za. “Es­ta­ba preo­cu­pa­do por de­bu­tar allí con una obra tan ex­pues­ta co­mo la Cuar­ta sin­fo­nía, de Beet­ho­ven. Pe­ro fue muy bien. En po­cos mi­nu­tos de en­sa­yo me sen­tí fas­ci­na­do con la or­ques­ta y con su ex­ce­len­te con­cer­tino, Jonathan Crow”. Ya es­pe­ran allí su re­gre­so, en ju­nio, pa­ra di­ri­gir el Con­cier­to pa­ra vio­lín, de Si­be­lius, con Crow­co­mo so­lis­ta, jun­to a El pá­ja­ro de fue­go, de Stra­vins­ki. “Me sien­to ca­da vez más iden­ti­fi­ca­do con el pro­yec­to”, con­fie­sa. Pe­ro Gi­meno com­pa­gi­na­rá su tra­ba­jo en To­ron­to con la Fi­lar­mó­ni­ca de Lu­xem­bur­go, al me­nos has­ta 2022. “Es­toy có­mo­do aquí y la or­ques­ta ha me­jo­ra­do tan­to a ni­vel mu­si­cal co­mo en pro­fun­di­dad y re­per­to­rio. Creo que he­mos al­can­za­do el mo­men­tum”. Se pu­do com­pro­bar en su re­cien­te pro­duc­ción se­mi­es­cé­ni­ca de Ri­go­let­to, de Ver­di, pe­ro tam­bién en sus re­cien­tes gra­ba­cio­nes de Mah­ler, Stra­vins­ki y De­bussy. E in­clu­so con el in­cre­men­to de sus gi­ras in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro na­da de mú­si­ca es­pa­ño­la. “Eso de que un di­rec­tor es­pa­ñol ten­ga que di­ri­gir mú­si­ca es­pa­ño­la es al­go de otro tiem­po. Di­ri­jo obras deMa­nuel de Fa­lla o Fran­cis­co Coll, pe­ro mi re­per­to­rio es in­ter­na­cio­nal”, ad­mi­te. Vi­si­ta­rá es­po­rá­di­ca­men­te Es­pa­ña los pró­xi­mos años. En ma­yo di­ri­gi­rá la No­ve­na, de Mah­ler, con la Or­ques­tra de la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na y tie­ne pla­nes pa­ra di­ri­gir ópe­ra en el Li­ceu de Bar­ce­lo­na y el Tea­tro Real de Ma­drid.

Ha­bla tam­bién de la si­tua­ción de la di­rec­ción or­ques­tal so­me­ti­da a es­cán­da­los se­xua­les y ce­ses ful­mi­nan­tes, co­mo el de Gat­ti al fren­te del Con­cert­ge­bouw. “Es un cam­bio muy po­si­ti­vo, pues ca­sos así ha­brían que­da­do ha­ce años sin con­se­cuen­cias. Pe­ro tam­bién me in­tere­sa que las or­ques­tas reivin­di­quen la pro­fun­di­dad mu­si­cal”. Po­ne co­mo ejem­plo la lle­ga­da de Ki­rill Pe­tren­ko a la ti­tu­la­ri­dad de la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín. “El gran bum de los di­rec­to­res jó­ve­nes ha pa­sa­do. Las or­ques­tas vuel­ven a mi­rar a di­rec­to­res de cier­ta ma­du­rez. Bus­can al­guien que les ins­pi­re”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.