La Igle­sia es­pa­ño­la se nie­ga a in­ves­ti­gar la pe­de­ras­tia en su seno

Hoy día so­lo tres de las 70 dió­ce­sis obli­gan al obis­po a in­for­mar a la Fis­ca­lía La je­rar­quía ecle­siás­ti­ca rehú­sa ha­cer pú­bli­cos sus pro­ce­di­mien­tos in­ter­nos Los jueces han dic­ta­do 33 sen­ten­cias por abusos en las tres úl­ti­mas dé­ca­das

El País (América) - - PORTADA - J. M. RO­ME­RO / J. NÚ­ÑEZ,

La Igle­sia es­pa­ño­la ha si­len­cia­do des­de ha­ce dé­ca­das la ma­yo­ría de los ca­sos de abusos se­xua­les a me­no­res que han lle­ga­do a los tri­bu­na­les ecle­siás­ti­cos. Sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, no ha co­mu­ni­ca­do es­tos he­chos a la Fis­ca­lía y tam­po­co ha he­cho pú­bli­cas las con­de­nas im­pues­tas a los sa­cer­do­tes. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal y ca­si to­das las dió­ce­sis con­sul­ta­das se han ne­ga­do a fa­ci­li­tar a es­te pe­rió­di­co da­tos so­bre los pro­ce­sos por pe­de­ras­tia que han ins­trui­do en los úl­ti­mos años. So­lo 18 de las 70 dió­ce­sis han res­pon­di­do. Cin­co ase­gu­ran que no les cons­ta nin­gu­na de­nun­cia, cua­tro re­co­no­cen ha­ber tra­mi­ta­do un ca­so y las otras no han fa­ci­li­ta­do in­for­ma­ción.

El pro­ble­ma que más in­quie­ta al pa­pa Fran­cis­co, la pe­de­ras­tia en la Igle­sia, so­lo se co­no­ce par­cial­men­te en Es­pa­ña a tra­vés de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia. Se­gún los re­gis­tros del Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción Ju­di­cial, en los úl­ti­mos 30 años se han im­pues­to al me­nos 33 con­de­nas a sa­cer­do­tes en cau­sas por abusos a 80 me­no­res de edad. En me­dia do­ce­na los he­chos pro­ba­dos ex­pli­can có­mo las víc­ti­mas de­nun­cia­ron en la Igle­sia y, an­te la fal­ta de res­pues­ta, acu­die­ron a los tri­bu­na­les. So­lo tres dió­ce­sis obli­gan a sus obis­pos a de­nun­ciar es­tos ca­sos a la Fis­ca­lía.

Mien­tras el Có­di­go Pe­nal cas­ti­ga los abusos a me­no­res con años de cár­cel, el Có­di­go Ca­nó­ni­co so­lo pre­vé pe­nas de pri­va­ción del ofi­cio de pá­rro­co y, en ca­sos muy gra­ves, la ex­pul­sión del es­ta­do cle­ri­cal.

La Igle­sia es­pa­ño­la si­len­ció du­ran­te dé­ca­das la ma­yo­ría de los ca­sos de abusos se­xua­les a me­no­res que co­no­ció o juz­gó en sus tri­bu­na­les ecle­siás­ti­cos. No co­mu­ni­có es­tos he­chos a la Fis­ca­lía pa­ra abrir un pro­ce­so ju­di­cial ni ha he­cho pú­bli­cas las con­de­nas im­pues­tas a los sa­cer­do­tes pe­de­ras­tas, sal­vo con­ta­das, y en al­gún ca­so for­za­das, ex­cep­cio­nes.

El pro­ble­ma que más in­quie­ta y preo­cu­pa al pa­pa Fran­cis­co, la pe­de­ras­tia en la Igle­sia, so­lo se co­no­ce par­cial­men­te en Es­pa­ña a tra­vés de los ca­sos tra­mi­ta­dos en los tri­bu­na­les de jus­ti­cia.

Los jueces han dic­ta­do en los úl­ti­mos 30 años, se­gún los re­gis­tros del Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción Ju­di­cial, has­ta 33 con­de­nas a sa­cer­do­tes en cau­sas abier­tas por abusos a 80 me­no­res de edad. Las pe­nas im­pues­tas han ido des­de la mul­ta eco­nó­mi­ca has­ta los 21 años de pri­sión; al­gu­nas sen­ten­cias in­clu­ye­ron in­dem­ni­za­cio­nes a las víc­ti­mas de en­tre 1.200 y 70.000 eu­ros.

Es­pa­ña tie­ne 23.000 pa­rro­quias y 18.000 sa­cer­do­tes. Las con­de­nas ju­di­cia­les por pe­de­ras­tia afec­tan a me­nos del 0,2% de los re­li­gio­sos. En me­dia do­ce­na de las sen­ten­cias co­no­ci­das, los he­chos pro­ba­dos ex­pli­can có­mo las víc­ti­mas de­nun­cia­ron pri­me­ro los abusos en la Igle­sia y, an­te la fal­ta de res­pues­ta, de­ci­die­ron acu­dir a los tri­bu­na­les.

Mien­tras que el Có­di­go Pe­nal cas­ti­ga los abusos a me­no­res con años de cár­cel, los tri­bu­na­les ecle­siás­ti­cos apli­can el Có­di­go Ca­nó­ni­co, que só­lo pre­vé pe­nas de pri­va­ción del ofi­cio de pá­rro­co du­ran­te un tiem­po de­ter­mi­na­do y, en ca­sos muy gra­ves, la ex­pul­sión del es­ta­do cle­ri­cal.

Cum­bre en fe­bre­ro

Ni la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ni la in­men­sa ma­yo­ría de las 70 dió­ce­sis es­pa­ño­las con­sul­ta­das por EL PAÍS han fa­ci­li­ta­do in­for­ma­ción so­bre las de­nun­cias por pe­de­ras­tia que han co­no­ci­do o tra­mi­ta­do y juz­ga­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. Cin­co de las 18 dió­ce­sis que res­pon­die­ron a es­te pe­rió­di­co se­ña­la­ron que no les cons­ta­ba nin­gún ca­so: Bur­gos, San­tia­go, Te­ruel, Bar­bas­tro y Se­go­via. Otras cua­tro ad­mi­tie­ron al me­nos un ca­so: Ovie­do, Pla­sen­cia, Gua­dix y Vic. La dió­ce­sis de Si­güen­za-Gua­da­la­ja­ra ex­pli­có que ha­bía re­ci­bi­do una de­nun­cia fal­sa. Bil­bao, Ma­drid o So­ria evi­ta­ron ha­blar de las de­nun­cias re­ci­bi­das. Más de 50 dió­ce­sis ni si­quie­ra con­tes­ta­ron a los co­rreos elec­tró­ni­cos re­mi­ti­dos por es­te pe­rió­di­co.

El pa­pa Fran­cis­co, em­pe­ña­do en lim­piar la ima­gen de la Igle­sia con una po­lí­ti­ca de mano du­ra con­tra la pe­de­ras­tia, ha con­vo­ca­do pa­ra fe­bre­ro una cum­bre con los pre­si­den­tes de las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les de to­do el mun­do don­de abor­da­rá el pro­ble­ma de los abusos a me­no­res. La trans­pa­ren­cia en su Pon­ti­fi­ca­do ha si­do has­ta aho­ra más bien escasa.

Ro­ma ve 500 ca­sos al año

La Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, mi­nis­te­rio de la San­ta Se­de que apli­ca el de­re­cho ca­nó­ni­co a los ca­sos de pe­de­ras­tia que le lle­gan de to­do el mun­do, ha­ce pú­bli­co un bre­ve re­su­men de su ac­ti­vi­dad dis­ci­pli­na­ria des­de 2012.

Ca­da año in­gre­san en ese or­ga­nis­mo en­tre 400 y 500 ca­sos de abusos a me­no­res, aun­que la in­for­ma­ción que fa­ci­li­ta la Con­gre­ga­ción no de­ta­lla cuán­tos pro­ce­di­mien­tos co­rres­pon­den a ca­da país. EL PAÍS pre­gun­tó al Va­ti­cano por el nú­me­ro de ca­sos que pro­ce­den de Es­pa­ña y no ob­tu­vo res­pues­ta.

Pe­se a es­te her­me­tis­mo, hay un sig­ni­fi­ca­ti­vo em­pe­ño del pa­pa Fran­cis­co por tras­la­dar a los obis­pos la ne­ce­si­dad de ser im­pla­ca­bles con­tra los de­li­tos se­xua­les que co­noz­can.

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Ale­ma­nia ha in­ves­ti­ga­do los he­chos y tras­la­da­do sus con­clu­sio­nes al Pa­pa: 3.677 ca­sos de pe­de­ras­tia en los úl­ti­mos 70 años. Las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas es­pa­ño­las no han pe­di­do in­for­ma­ción a sus 70 dió­ce­sis pa­ra ela­bo­rar un tra­ba­jo si­mi­lar: “No po­de­mos in­for­mar so­bre esos asun­tos; pri­me­ro por res­pe­to a las víc­ti­mas y des­pués por­que so­mos un ór­gano co­le­gia­do, la in­for­ma­ción de­pen­de de las dió­ce­sis, que só­lo res­pon­den an­te el Pa­pa”, se­ña­lan. Va­rias dió­ce­sis, en­tre ellas la de Ma­drid, ase­gu­ra­ron a EL PAÍS que es­tán dis­pues­tas a co­la­bo­rar con la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal “en lo que ha­ga fal­ta”.

La opa­ci­dad en la Igle­sia es­pa­ño­la y la fal­ta de co­la­bo­ra­ción con la jus­ti­cia su­frie­ron un se­rio re­vés a par­tir de mar­zo de 2010, cuan­do el pa­pa Be­ne­dic­to XVI hi­zo pú­bli­ca su Car­ta Pas­to­ral a los ca­tó­li­cos de Ir­lan­da, gol­pea­dos por el es­cán­da­lo de los abusos a me­no­res en su Igle­sia, y apro­bó nue­vas nor­mas pa­ra tra­tar el pro­ble­ma: or­de­nó a las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les que ela­bo­ra­ran un pro­to­co­lo de ac­tua­ción con me­di­das pre­ven­ti­vas y lí­neas cla­ras de ac­tua­ción en los pro­ce­sos ju­di­cia­les ecle­siás­ti­cos.

Unos me­ses des­pués de aque­lla ins­truc­ción pa­pal, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la re­dac­tó su pro­to­co­lo de ac­tua­ción pa­ra asu­mir las re­glas im­pues­tas des­de Ro­ma. El pro­to­co­lo se­ña­la que “si hay in­di­cios ra­cio­na­les de la co­mi­sión de un he­cho de­lic­ti­vo, la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca in­vi­ta o acon­se­ja a los de­nun­cian­tes a pre­sen­tar ellos mis­mos la de­nun-

cia an­te la po­li­cía, el mi­nis­te­rio fis­cal o el juz­ga­do de ins­truc­ción”.

Sie­te años des­pués de ese do­cu­men­to de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, al me­nos tres de las 70 dió­ce­sis (Si­güen­za, As­tor­ga y Bur­gos) han apro­ba­do pro­to­co­los más am­plios don­de con­si­de­ran “im­pres­cin­di­ble” que el Obis­pa­do “no­ti­fi­que a los ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos y al mi­nis­te­rio fis­cal” la in­for­ma­ción de que dis­pon­ga.

Esos nue­vos pro­to­co­los re­cuer­dan que des­de 2015 hay una ley vi­gen­te en Es­pa­ña de pro­tec­ción ju­rí­di­ca del me­nor que les obli­ga a no­ti­fi­car las de­nun­cias que re­ci­ban. “To­da per­so­na que tu­vie­ra no­ti­cia, a tra­vés de cual­quier fuen­te de in­for­ma­ción, de un he­cho que pu­die­ra cons­ti­tuir un de­li­to con­tra la li­ber­tad e in­dem­ni­dad se­xual, de tra­ta de se­res hu­ma­nos, o de ex­plo­ta­ción de me­no­res, ten­drá la obli­ga­ción de po­ner­lo en co­no­ci­mien­to del mi­nis­te­rio fis­cal”, se­ña­la su ar­tícu­lo 13.4.

Des­de 2010, se han re­gis­tra­do dos ca­sos don­de las dió­ce­sis —Ciu­dad Real y Cas­te­llón— han co­mu­ni­ca­do a la Fis­ca­lía las de­nun­cias re­ci­bi­das por abusos den­tro de la Igle­sia. Sin em­bar­go, es­te com­por­ta­mien­to to­da­vía no se ha ge­ne­ra­li­za­do.

Los dos pro­ce­sos que más es­cán­da­lo so­cial han cau­sa­do en es­tos años, Gra­na­da —ca­so Ro­ma­no­nes— y León —Se­mi­na­rio de La Ba­ñe­za—, fue­ron ges­tio­na­dos por las res­pec­ti­vas dió­ce­sis con se­cre­tis­mo. So­lo el ma­les­tar de las víc­ti­mas por el tra­to re­ci­bi­do de la Igle­sia pro­vo­có que sus pro­ce­sos ecle­siás­ti­cos se hi­cie­ran pú­bli­cos.

En la cau­sa abier­ta en Gra­na­da por el ca­so Ro­ma­no­nes, el de­nun­cian­te acu­dió a la Fis­ca­lía tras des­con­fiar del tri­bu­nal ecle­siás­ti­co que ha­bía em­pe­za­do a ins­truir el ca­so.

Se­cre­to pon­ti­fi­cio

Du­ran­te el jui­cio, el abo­ga­do del sa­cer­do­te lle­gó a pe­dir la nu­li­dad de una de las prue­bas: el tes­ti­mo­nio de tres sa­cer­do­tes an­te el tri­bu­nal ecle­siás­ti­co de la dió­ce­sis de Gra­na­da. El le­tra­do de­nun­ció que esa prue­ba es­ta­ba ba­jo se­cre­to pon­ti­fi­cio y por ello se vul­ne­ra­ba un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal re­co­no­ci­do en el ar­tícu­lo 2.3 del Con­cor­da­to. El acuer­do fir­ma­do en­tre Es­pa­ña y el Va­ti­cano es­ta­ble­ce que “en nin­gún ca­so los clé­ri­gos y los re­li­gio­sos po­drán ser re­que­ri­dos por los jueces u otras au­to­ri­da­des pa­ra dar in­for­ma­ción so­bre per­so­nas o ma­te­rias de que ha­yan te­ni­do co­no­ci­mien­to por ra­zón de su mi­nis­te­rio”.

El tri­bu­nal ad­mi­tió la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma le­gal plan­tea­do por el abo­ga­do del cu­ra de Gra­na­da y acep­tó pres­cin­dir de la prue­ba por­que nin­gu­na de las par­tes hi­zo re­fe­ren­cia a la mis­ma du­ran­te el jui­cio. Pe­ro de­jó cla­ro que no ha­bían que­bran­ta­do el pro­ce­di­mien­to ca­nó­ni­co da­do que fue Ro­ma —la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe— quien au­to­ri­zó al obis­po de Gra­na­da a la en­tre­ga vo­lun­ta­ria del tes­ti­mo­nio de los sa­cer­do­tes. Fi­nal­men­te, la Au­dien­cia de Gra­na­da ab­sol­vió al prin­ci­pal acu­sa­do.

Si co­no­ce al­gún ca­so que no ha si­do de­nun­cia­do o no apa­re­ce en es­ta in­for­ma­ción, pue­de ha­cér­nos­lo lle­gar a tra­vés del e-mail: abusos@el­pais.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.