“Se sien­ten li­bres pa­ra ma­tar pe­rio­dis­tas”

El País (América) - - INTERNACIONAL - MATT­HEW CA­RUA­NA GA­LI­ZIA In­for­ma­dor e hi­jo de la re­por­te­ra ase­si­na­da en Mal­ta B. DE M.,

Matt­hew Ca­rua­na Ga­li­zia (1986), pe­rio­dis­ta, ha vuel­to es­te fin de se­ma­na a Mal­ta pa­ra par­ti­ci­par en el ho­me­na­je a su ma­dre, la pe­rio­dis­ta Daph­ne Ca­rua­na Ga­li­zia, ase­si­na­da ha­ce un año tras pu­bli­car in­for­ma­cio­nes so­bre ca­sos de co­rrup­ción que apun­tan al Go­bierno del país. Se­reno, atien­de a EL PAÍS en­tre la emo­ción y el aje­treo de la con­me­mo­ra­ción, con un es­pa­ñol pau­sa­do y pre­ci­so que le que­da tras cur­tir­se en Cos­ta Ri­ca. Allí com­pro­bó los ries­gos del gre­mio cuan­do la di­rec­to­ra de su dia­rio fue ti­ro­tea­da.

Pre­gun­ta. ¿Có­mo ve aho­ra el tra­ba­jo de su ma­dre?

Res­pues­ta. Siem­pre lo va­lo­ré. Pe­ro co­mo di­jo mi her­mano, y es­toy de acuer­do con él, nun­ca me he sen­ti­do tan or­gu­llo­so de mi ma­dre co­mo aquel día. No fue­ron ca­pa­ces de pa­rar a mi ma­dre de otra for­ma, tu­vie­ron que ma­tar­la. A pe­sar de to­das las ame­na­zas, la vio­len­cia, las in­ti­mi­da­cio­nes, ella siem­pre si­guió es­cri­bien­do y pu­bli­can­do. Así que me sien­to más or­gu­llo­so que an­tes de su tra­ba­jo.

P. Des­pués de su ma­dre, otros pe­rio­dis­tas han si­do ase­si­na­dos. ¿Es un pro­ble­ma eu­ro­peo?

R. Creo que aho­ra ya es un

pro­ble­ma eu­ro­peo, pe­ro es más gra­ve en la pe­ri­fe­ria de Eu­ro­pa, en Es­ta­dos co­mo Mal­ta, Gre­cia, Bul­ga­ria, Ser­bia... Se no­ta más en esos países que en Fran­cia o Reino Uni­do. El gran pro­ble­ma, y no es ex­clu­si­vo de los países pe­que­ños, es la im­pu­ni­dad que ata­ñe a to­do: a la co­rrup­ción, a los víncu­los en­tre la cla­se po­lí­ti­ca y el cri­men or­ga­ni­za­do. Eso lle­va a que la gen­te co­rrup­ta se sien­ta li­bre de ma­tar pe­rio­dis­tas. La ame­na­za pa­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión en Eu­ro­pa vie­ne de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. No ma­ta­ron a mi ma­má por una cues­tión de in­to­le­ran­cia, co­mo fue el ase­si­na­to de los pe­rio­dis­tas de Char­lie Heb­do. Es al­go muy di­fe­ren­te.

P. ¿Tie­nen con­fian­za en la in­ves­ti­ga­ción?

R. No, pa­ra na­da. La po­li­cía mal­te­sa no tie­ne los re­cur­sos ni

los co­no­ci­mien­tos pa­ra lle­var­la a ca­bo. To­da la fa­mi­lia tie­ne la im­pre­sión de que hay mu­chas co­sas que la po­li­cía no quie­re ver, que no quie­re in­ves­ti­gar­las. Nos pa­re­ce que es­tán pro­te­gien­do a la éli­te de Mal­ta, a los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios que po­drían te­ner al­go que ver con el ase­si­na­to. No in­ves­ti­gan a na­die. Es muy preo­cu­pan­te. Nues­tros abo­ga­dos creen que la in­ves­ti­ga­ción vio­la el ar­tícu­lo 2 de la Con­ven­ción eu­ro­pea de De­re­chos Hu­ma­nos. He­mos pe­di­do una in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal, pe­ro el Go­bierno se ha ne­ga­do. La fis­ca­lía ha di­cho que no es el mo­men­to, así que to­da­vía hay una po­si­bi­li­dad. Eso per­mi­ti­ría ex­traer lec­cio­nes pa­ra el fu­tu­ro de Mal­ta y pa­ra pro­te­ger la vi­da de los pe­rio­dis­tas y que nun­ca vuel­va a ocu­rrir al­go igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.