Sán­chez, el oku­pa

El País (América) - - OPINIÓN -

Pues bien, se pro­ce­de al be­sa­ma­nos de ri­gor y el pre­si­den­te Sán­chez y su es­po­sa, Be­go­ña Gó­mez, per­ma­ne­cen jun­to a los Re­yes pa­ra dar la bien­ve­ni­da a los in­vi­ta­dos. Un error de pro­to­co­lo. Los errores de pro­to­co­lo de­ben atri­buir­se a los que du­ran­te los ac­tos ofi­cia­les han de es­tar al tan­to de que to­do trans­cu­rra se­gún esas nor­mas es­cri­tas que ca­si na­die ha leí­do ni sa­be has­ta que se ve en si­tua­ción. Si ese error se hu­bie­ra co­me­ti­do en los años de esa Tran­si­ción que es­tos actuales en­tu­sias­tas del pro­to­co­lo di­cen ve­ne­rar, sos­pe­cho que to­do hu­bie­ra aca­ba­do en ri­sas, en anéc­do­ta, y que el pro­pio rey Juan Car­los, sí, él, hu­bie­ra sa­li­do del en­go­rro­so asun­to con una bro­ma. Ha­bía un ma­yor es­pa­cio pa­ra la na­tu­ra­li­dad.

De pron­to, oh, so­mos un país de ex­per­tos en pro­to­co­lo. So­bre to­do, cuan­do se tra­ta de afear el error de un pre­si­den­te de iz­quier­das. Ya du­ran­te el des­fi­le se ha­bía res­pi­ra­do el cla­mor de desafec­ción: se es­cu­cha­ron gri­tos de oku­pa. Al­go cier­ta­men­te pun­ki pa­ra un des­fi­le mi­li­tar. Pa­ra las per­so­nas que vo­ci­fe­ra­ban ser un oku­pa es si­nó­ni­mo de de­lin­cuen­te pe­li­gro­so. Más allá de que no com­par­to en ab­so­lu­to la cri­mi­na­li­za­ción del tér­mino, lo que que­rían los asis­ten­tes que lle­ga­ra a oí­dos de Sán­chez es que es­tá oku­pan­do el si­llón de manera ile­gal. Se po­dría pen­sar que es por­que en es­ta oca­sión en con­cre­to un so­cia­lis­ta oku­pa La Mon­cloa tras una exi­to­sa mo­ción de cen­su­ra, que por otra par­te es un pro­ce­di­mien­to irre­pro­cha­ble­men­te de­mo­crá­ti­co, pe­ro no. El re­cha­zo es más pro­fun­do y vis­ce­ral. Al igual que en To­ma el di­ne­ro y co­rre, cuan­do la chi­ca pre­ten­de ex­pli­car­le a Woody Allen por qué lo de­ja ti­ra­do, yo le di­ría a Sán­chez: no les gus­tas, te de­tes­tan, no pa­ra­rán has­ta des­alo­jar­te, pe­ro no te lo to­mes co­mo al­go per­so­nal. Y no lo es. Es­ta in­qui­na res­pon­de a una vie­ja tra­di­ción de la de­re­cha es­pa­ño­la, la de creer que mien­tras ellos ocu­pan le­gí­ti­ma­men­te el po­der, la iz­quier­da lo oku­pa. Esa K no exis­tía en la Se­gun­da Re­pú­bli­ca pe­ro sí el sig­ni­fi­ca­do que hoy la asis­te co­mo in­sul­to. So­lo hay que leer a Ar­tu­ro Ba­rea en La for­ja de un re­bel­de pa­ra ob­ser­var lo an­ti­guas que son las di­fi­cul­ta­des his­tó­ri­cas que ha te­ni­do la de­re­cha a la ho­ra de acep­tar el ver­se re­le­ga­da a la opo­si­ción. A Sán­chez le atri­bu­yen fal­ta de ca­te­go­ría, de cla­se, am­bi­ción des­me­di­da, pe­ro no era me­nos in­sul­tan­te lo que le gri­ta­ban a Ma­nuel Aza­ña.

Los mis­mos que se­ña­lan fe­roz­men­te in­dig­na­dos una me­te­du­ra de pa­ta en el pro­to­co­lo com­pren­den y alien­tan, en cam­bio, que el pú­bli­co asis­ten­te a un des­fi­le mi­li­tar —que ellos tie­nen por so­lem­ne— se sal­te a la to­re­ra la for­ma­li­dad del mo­men­to in­sul­tan­do con ra­bia al pre­si­den­te. Per­sis­te un cla­sis­mo vis­ce­ral que ali­men­ta la idea de que el po­der siem­pre ha de es­tar en ma­nos de quien naz­ca sa­bien­do có­mo ha de co­lo­car­se en un be­sa­ma­nos. Otra pre­gun­ta que ca­bría ha­cer­se es quién com­po­ne el pú­bli­co que asis­te ca­da año a ese des­fi­le pa­ra mon­tar la bron­ca si el pre­si­den­te no es de los su­yos. Son es­pa­ño­les, des­de lue­go, pe­ro no de la mis­ma manera en que lo soy yo, y me nie­go a que per­sis­ta la idea de que son los guar­dia­nes de la esen­cia de una ciu­da­da­nía que en­ten­de­mos de manera opues­ta.

De al­gu­na manera, a los ciu­da­da­nos que no co­mul­ga­mos con sus ideas —y aquí el ver­bo co­mul­gar con­ju­ga de per­las— nos tra­tan tam­bién co­mo oku­pas.

De pron­to, oh, so­mos un país de ex­per­tos en pro­to­co­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.