Los abusos mar­can el pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co

La coo­pe­ra­ción con la jus­ti­cia sigue sien­do una cla­ve sin re­sol­ver

El País (América) - - SOCIEDAD - DA­NIEL VER­DÚ, Ro­ma

La Igle­sia pu­so en mar­cha a la lle­ga­da de Fran­cis­co re­for­mas que de­bían de­vol­ver­le el pul­so an­te el ven­da­val de cam­bios que re­co­rría el mun­do. El Pa­pa pen­só en la eco­no­mía, en la mo­der­ni­za­ción de la cu­ria, en la trans­pa­ren­cia o en la aper­tu­ra del co­le­gio car­de­na­li­cio a la pe­ri­fe­ria. Pe­ro seis años des­pués el éxi­to de es­te pon­ti­fi­ca­do pa­sa­rá por su ca­pa­ci­dad pa­ra ter­mi­nar con la pla­ga de los abusos a me­no­res y res­pon­der a la jus­ti­cia que pi­den las víc­ti­mas. No que­da mar­gen. Ir­lan­da, Aus­tra­lia, Bos­ton, Pen­sil­va­nia, Chi­le o Ale­ma­nia han ini­cia­do la pur­ga, pre­ven­ción que otros países, co­mo Ita­lia y Es­pa­ña, si­guen sin ex­plo­rar. En par­te, por la fal­ta de una res­pues­ta glo­bal, co­mo ha pe­di­do el pro­pio Fran­cis­co. Pe­ro, so­bre to­do, creen los ex­per­tos, por la fal­ta de una equi­pa­ra­ción de los cas­ti­gos ca­nó­ni­cos con los de la jus­ti­cia ci­vil.

Las lí­neas de ac­tua­ción y la re­la­ción con los obis­pos se di­ri­gen des­de Ro­ma. Pe­ro los abusos sue­len juz­gar­se en las dió­ce­sis lo­ca­les del país don­de se han co­me­ti­do. El obis­po de­ci­de se­gún su cri­te­rio. Di­se­ña una in­ves­ti­ga­ción, re­co­ge do­cu­men­ta­ción y, cuan­do ter­mi­na, en­vía to­do el ma­te­rial a Ro­ma su­gi­rien­do el ti­po de pro­ce­so. Ahí la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe de­ci­de si se ac­túa ju­di­cial­men­te o de for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va. Si el de­li­to es­tá muy cla­ro, no lle­ga a cons­ti­tuir­se el tri­bu­nal y el Va­ti­cano so­lo su­per­vi­sa la pro­por­cio­na­li­dad de la pe­na. Úni­ca­men­te re­gre­san a la San­ta Se­de las ape­la­cio­nes en se­gun­da ins­tan­cia, ca­sos de ex­tre­ma gra­ve­dad o de­li­tos co­me­ti­dos por tra­ba­ja­do­res del Va­ti­cano. En ese ca­so, se juz­gan en un tri­bu­nal va­ti­cano y la pe­na se cum­ple en la úni­ca cel­da de la que dis­po­ne.

El via­je del Pa­pa a Chi­le lo cam­bió to­do. Fran­cis­co se equi­vo­có gra­ve­men­te al mi­nus­va­lo­rar las de­nun­cias de víc­ti­mas. La tor­men­ta de crí­ti­cas obli­gó a una re­fle­xión que le per­mi­tió en­ten­der que una par­te de la je­rar­quía se­guía en­cu­brien­do ca­sos. Pi­dió per­dón, en­car­gó una in­ves­ti­ga­ción y for­zó la di­mi­sión de to­dos los obis­pos. Des­de en­ton­ces han caí­do to­rres muy al­tas, co­mo el car­de­nal es­ta­dou­ni­den­se Theo­do­re McCa­rrick (el pri­me­ro al que se re­ti­ró la bi­rre­ta en 90 años) y su co­le­ga, el car­de­nal Do­nald Wuerl, acu­sa­do de en­cu­bri­mien­to. Pe­ro los cas­ti­gos es­pi­ri­tua­les no con­ten­tan a las víc­ti­mas y el pro­ble­ma más evi­den­te, se­ña­lan to­dos los ex­per­tos, sigue sien­do la fal­ta de ho­mo­ge­nei­dad en­tre la jus­ti­cia ci­vil y la re­li­gio­sa. Da­vi­de Ci­to, sa­cer­do­te ca­no­nis­ta ex­per­to en pro­ce­sos ecle­sia­les, ilus­tra así una si­tua­ción ex­tra­ña: “Pon­ga­mos que un cu­ra le ro­ba­se el co­che. ¿Le de­nun­cia­ría an­te el obis­pa­do o en una co­mi­sa­ría?”.

Ocul­ta­ción

Su­ce­de por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. En pri­mer lu­gar, por­que la ma­yo­ría de países no tie­nen un acuer­do que obli­gue a de­nun­ciar di­chos ca­sos. “La Igle­sia res­pon­de an­te la ley del Es­ta­do y se am­pa­ra en el Có­di­go Pe­nal. Uno no es­tá obli­ga­do a de­nun­ciar to­dos los de­li­tos que co­no­ce. Pe­ro eso no pue­de ser un mo­ti­vo pa­ra ocul­tar­lo, cla­ro. Hay que acos­tum­brar a la gen­te a de­nun­ciar las co­sas a la au­to­ri­dad ci­vil, no a la Igle­sia”, se­ña­la Ci­to. La San­ta Se­de no tras­la­da esa obli­ga­ción al de­re­cho ca­nó­ni­co.

Hay una ci­ta cla­ve pa­ra es­ta cues­tión: la cum­bre de fe­bre­ro con­vo­ca­da por el Pa­pa pa­ra tra­tar el te­ma de los abusos con los pre­si­den­tes de las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les de to­do el mun­do. De­be ser un pun­to de in­fle­xión his­tó­ri­co, es­pe­ran en el Va­ti­cano. El ma­yor ex­per­to del que dis­po­ne, el ar­zo­bis­po de Mal­ta, Char­les Sci­clu­na, que in­ves­ti­gó a Mar­cial Ma­ciel en Mé­xi­co y el es­cán­da­lo de Chi­le, des­li­zó el lu­nes que de­be­ría res­pon­der­se a la sed de jus­ti­cia de las víc­ti­mas an­te lo que son unas re­co­men­da­cio­nes in­su­fi­cien­tes. Las in­di­ca­cio­nes del Va­ti­cano en 2010 son am­bi­guas. No hay san­cio­nes pa­ra quien no lle­va los ca­sos a los tri­bu­na­les cuan­do el país no lo exi­ge.

Re­te L’Abu­so, la prin­ci­pal aso­cia­ción ita­lia­na de su­per­vi­vien­tes (co­mo se lla­man a sí mis­mas las víc­ti­mas), es la úni­ca con una ba­se de da­tos ac­tua­li­za­da. Ha mo­ni­to­ri­za­do 300 de­nun­cias a sa­cer­do­tes en Ita­lia des­de 2003, aun­que los ca­sos to­ta­les su­pe­ran ese nú­me­ro. Ma­rio Ca­li­gu­ri, abo­ga­do de la aso­cia­ción, con­si­de­ra que el gran pro­ble­ma es la fal­ta de un acuer­do que per­mi­ta equi­pa­rar el pro­ce­so ca­nó­ni­co al ci­vil. “Ita­lia de­be ha­cer un ges­to, to­mar la ini­cia­ti­va pa­ra pe­dir una nue­va re­la­ción en­tre dos es­ta­dos”, se­ña­la.

/ ALES­SAN­DRO BIAN­CHI (REUTERS)

El Pa­pa, ayer en el Va­ti­cano jun­to al pre­si­den­te chi­leno, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, y su mu­jer, Ce­ci­lia Mo­rel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.