Un ‘sel­fie’ pa­ra com­ple­tar la pro­vo­ca­ción de Banksy

De­ce­nas de cu­rio­sos acuden a ver la obra tri­tu­ra­da ‘El amor es­tá en el cu­bo de la ba­su­ra’, que su pro­pie­ta­ria ac­ce­dió a ex­po­ner du­ran­te un tiem­po li­mi­ta­do

El País (América) - - CULTURA - RA­FA DE MI­GUEL, Lon­dres

Las de­ce­nas de cu­rio­sos que a me­dia ma­ña­na de ayer se iban amon­to­nan­do en la ace­ra de la lon­di­nen­se New Bond Street se mi­ra­ban en­tre ellos y co­men­za­ban a sos­pe­char que es­ta­ban sien­do pro­ta­go­nis­tas y víc­ti­mas de una nue­va tram­pa/mon­ta­je. La ca­sa de subas­tas Sot­heby’s ha­bía anun­cia­do que du­ran­te es­te fin de se­ma­na el pú­bli­co po­dría ver ex­pues­ta la obra de ar­te que más re­vue­lo ha cau­sa­do en los úl­ti­mos días: Ni­ña con un Glo­bo, del ar­tis­ta gra­fi­te­ro Banksy, que ha re­bau­ti­za­do su crea­ción Lo­ve Is In the Bin (El amor es­tá en el cu­bo de la ba­su­ra), des­pués de tri­tu­rar­la a me­dias an­tes el pas­mo de to­dos los que asis­tían a la subas­ta.

La mu­jer anó­ni­ma que com­pró el lien­zo, por más de un mi­llón de eu­ros, y que se re­afir­mó en su de­ci­sión a pe­sar del des­tro­zo (“Des­pués del sus­to ini­cial, em­pe­cé a dar­me cuen­ta po­co a po­co de que te­nía en mis ma­nos una pie­za de la his­to­ria del ar­te”, di­jo), per­mi­tió que los cu­rio­sos pu­die­ran ver por un tiem­po li­mi­ta­do la obra. Pe­ro el anun­cio se ha­bía he­cho en el úl­ti­mo mo­men­to y na­die te­nía cla­ro a par­tir de qué ho­ra se po­dría ac­ce­der o si la puer­ta des­de la que co­men­za­ba a cre­cer la fi­la has­ta dar la vuel­ta a la man­za­na era la co­rrec­ta. Al­gu­nos vian­dan­tes se su­ma­ban por pu­ra cu­rio­si­dad y so­lo des­pués pre­gun­ta­ban el mo­ti­vo por el que es­ta­ban es­pe­ran­do.

Pa­ra Ins­ta­gram

“No ten­go ni idea de ar­te, pe­ro por na­da del mun­do me per­de­ría la opor­tu­ni­dad de ha­cer­me una fo­to al la­do de lo que to­do el mun­do es­tá co­men­tan­do es­ta se­ma­na”, ex­pli­ca­ba con una son­ri­sa Den­nis, un hom­bre en la trein­te­na que tra­ba­ja en el sec­tor fi­nan­cie­ro de Lon­dres, en la City, y que lo pri­me­ro que mi­ra­ba en ca­da cua­dro de ar­te afri­cano ex­pues­to en la sa­la an­te­rior a la obra de Banksy era el pre­cio, en­can­ta­do de que las crea­cio­nes con­tem­po­rá­neas fue­ran, se­gún él, tan ase­qui­bles. Si por ase­qui­ble se en­tien­de un pro­me­dio de en­tre 30.000 y 40.000 eu­ros por pie­za. “Ima­gino que to­dos los que es­tán aquí vie­nen con la mis­ma in­ten­ción. Ha­cer­se un sel­fie en cuan­to es­tén de­lan­te y col­gar­lo en Ins­ta­gram”. No se equi­vo­ca­ba. En pe­que­ños gru­pos de 10 en 10 iban en­tran­do los cu­rio­sos al sanc­ta­sanc­tó­rum del edi­fi­cio de Sot­heby’s du­ran­te unas ho­ras, mó­vil en ris­tre, y co­men­za­ban a in­mor­ta­li­zar­se a sí mis­mos o en­tre ellos. “¿Te importa ha­cer­nos una fo­to?”, pe­día una mu­jer ru­bia con be­bé y ca­rri­to de­lan­te del cua­dro. Ella mi­ra­ba a la cá­ma­ra. El be­bé, sin en­ten­der na­da, al glo­bo en for­ma de co­ra­zón y a los col­ga­jos de la ni­ña tri­tu­ra­da que se des­pren­den por de­ba­jo del mar­co.

Ex­per­tos y no tan ex­per­tos se han lan­za­do a de­ba­tir apa­sio­na­da­men­te es­ta se­ma­na si Banksy —que tan­tos años des­pués de mo­far­se con sus obras sub­ver­si­vas de la au­to­ri­dad, y es­pe­cial­men­te del opa­co y eli­tis­ta mun­do del ar­te se ha con­ver­ti­do en el gamberro to­le­ra­do y pro­te­gi­do del que to­dos aca­ban be­ne­fi­cián­do­se— ha crea­do con su mon­ta­je una nue­va obra de ar­te o se le ha ido la mano.

La res­pues­ta, vis­ta la ex­ci­ta­ción con que el pú­bli­co esperaba a que lle­ga­ra su mo­men­to de ver de cer­ca a la ni­ña tri­tu­ra­da, es que el ar­te re­si­de en la mi­ra­da del es­pec­ta­dor. “Por su­pues­to que es ar­te. Banksy ha si­do ca­paz de en­ga­ñar a to­dos y dar una bo­fe­ta­da en la ca­ra a es­te mun­do de es­ti­ra­dos y en­ci­ma, se­gu­ro que gra­cias a su gam­be­rra­da lo­gra­rá que sus obras suban en co­ti­za­ción”, de­cía en­tu­sias­ma­da Ca­ro­li­na, una mu­jer la­ti­noa­me­ri­ca­na que aguar­dó pa­cien­te­men­te la co­la jun­to a su hi­ja pa­ra po­der ver de cer­ca el ob­je­to del mo­men­to.

Más allá de al­gu­na que otra co­lum­na de opi­nión en la pren­sa bri­tá­ni­ca cues­tio­nan­do los es­tán­da­res de cre­di­bi­li­dad y la trans­pa­ren­cia con­ta­ble del mer­ca­do del ar­te con­tem­po­rá­neo, los cen­te­na­res de cu­rio­sos, de to­da cla­se y con­di­ción, que han acu­di­do du­ran­te el fin de se­ma­na a Sot­heby’s se dan por sa­tis­fe­chos, co­mo la fla­man­te pro­pie­ta­ria de la obra, con ha­cer­se una fo­to al la­do de un pe­da­zo de la his­to­ria del ar­te del que to­do el pla­ne­ta ha ha­bla­do du­ran­te los úl­ti­mos días.

/ BEN STANSALL (AFP)

Em­plea­dos de Sot­heby’s co­lo­can la obra se­mi­des­trui­da de Banksy, el pa­sa­do vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.