“Pa­ra que ha­ya pro­fun­di­dad tie­ne que ha­ber aso­cia­ción”

El País (América) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES, Ma­drid

Dos go­les y una asis­ten­cia con­tra In­gla­te­rra y Croa­cia en las dos pri­me­ras jor­na­das de la Li­ga de las Na­cio­nes con­vier­ten a Ro­dri­go Mo­reno (Río de Ja­nei­ro, 1991) en el ata­can­te con me­jo­res nú­me­ros de Es­pa­ña en el nue­vo tor­neo de la UEFA. Su con­so­li­da­ción con­fir­ma que los de­lan­te­ros-tan­que son una ré­mo­ra pa­ra el mo­de­lo de jue­go que es­ta­ble­ció Luis Ara­go­nés en 2008. Si Es­pa­ña le ga­na a In­gla­te­rra ma­ña­na en el Vi­lla­ma­rín se­lla­rá su pa­se a la Fi­nal Four —un em­pa­te pue­de va­ler­le se­gún otras com­bi­na­cio­nes—.

Pre­gun­ta. Aho­ra los ata­can­tes de Es­pa­ña en­cuen­tran los es­pa­cios que no en­con­tra­ban en el Mun­dial.

Res­pues­ta. El jue­go es muy atrac­ti­vo y muy bueno. Es­ta­mos en un muy buen mo­men­to. Pe­ro In­gla­te­rra y Croa­cia son equi­pos que no te ha­cen lo que ha­cían Por­tu­gal, Irán o Ru­sia, que se me­tían con on­ce den­tro del área. Eso es mu­cho más com­pli­ca­do. In­gla­te­rra y Croa­cia son de al­to ni­vel, quie­ren ga­nar, y eso ha­ce que ha­ya más es­pa­cios.

P. ¿Có­mo en­cuen­tra esos es­pa­cios el pun­ta cuan­do los dos ex­tre­mos aca­ban en el me­dio, y los in­te­rio­res co­mo Thia­go o Saúl tam­bién lle­gan?

R. El pun­ta del 4-3-3, cuan­to más es­ti­re a su equi­po y más fi­je a los cen­tra­les más be­ne­fi­cios pro­por­cio­na por­que fa­bri­ca es­pa­cios a los ex­tre­mos y a los in­te­rio­res que re­ci­ben en­tre lí­neas y te pue­den fil­trar ba­lo­nes. Es­tos es­pa­cios pa­ra el com­pa­ñe­ro se vuel­ven es­pa­cios pa­ra ti por­que en cuan­to tus ex­tre­mos o tus in­te­rio­res re­ci­ben el ba­lón tú es­tás más cen­tra­li­za­do, y ahí es más fá­cil ti­rar el des­mar­que y que­dar­te de ca­ra a la por­te­ría. Cuan­do arran­cas del cos­ta­do tie­nes me­nos án­gu­lo pa­ra en­ca­rar.

P. Pe­ro ve­mos que en Es­pa­ña los go­les los mar­can so­bre to­do los in­te­rio­res y los ju­ga­do­res que par­ten de afue­ra, co­mo Al­cá­cer, Asen­sio y Saúl.

R. Es ver­dad que con­tra Ga­les, en ca­da ba­lón que to­có Mo­ra­ta siem­pre tuvo una mar­ca que lo en­ci­mó mu­cho. Al fi­nal, cuan­to más abier­to es­tés más po­si­bi­li­da­des vas a te­ner de par­ti­ci­par en el jue­go por­que me­nos acu­mu­la­ción de gen­te vas a en­con­trar­te.

P. ¿Có­mo ha si­do pa­ra los ata­can­tes el pa­so de ju­gar con Inies­ta, un ju­ga­dor que se ca­rac­te­ri­za­ba por la ela­bo­ra­ción, a Saúl, que bus­ca la fi­na­li­za­ción?

R. Inies­ta tie­ne una ca­li­dad téc­ni­ca so­bre­sa­lien­te con res­pec­to a to­dos. Saúl es fí­si­ca­men­te mu­cho más po­de­ro­so, más lle­ga­dor, más fuer­te en el sal­to. Luis En­ri­que le ha da­do un rol im­por­tan­te y él le ha co­rres­pon­di­do asu­mién­do­lo con na­tu­ra­li­dad.

P. ¿Saúl re­pre­sen­ta el fút­bol di­rec­to fren­te al to­que?

R. Creo que por la for­ma de ju­gar en el Atlé­ti­co de Ma­drid, más di­rec­to, esos au­to­ma­tis­mos los aca­ba tra­yen­do de se­rie.

P. ¿Qué opi­na de Asen­sio?

R. Es un ju­ga­dor muy ver­ti­cal. Cuan­do jue­ga a pier­na cam­bia­da bus­ca mu­cho la por­te­ría.

“Ia­go As­pas es el más com­bi­na­ti­vo de los ata­can­tes de Es­pa­ña”

“Ju­gar de es­pal­das no siem­pre es aguan­tar el ba­lón con un tío col­ga­do”

P. ¿Y de As­pas?

R. Que es muy ver­sá­til. Pue­de ju­gar co­mo pun­ta y en las dos ban­das. De los cua­tro de­lan­te­ros, Ia­go es el más aso­cia­ti­vo de to­dos. El jue­go de la se­lec­ción te lo pi­de. Ne­ce­si­tas par­ti­ci­par en la fa­se de fi­na­li­za­ción, ba­jan­do a re­ci­bir, com­bi­nan­do con los ex­tre­mos o los in­te­rio­res.

P. ¿La ver­ti­ca­li­dad se con­si­gue co­rrien­do más que to­can­do?

R. No bas­ta con co­rrer. Hay un ba­lón de por me­dio y un ri­val. Ya pue­des ti­rar un des­mar­que de rup­tu­ra fe­no­me­nal que si el ri­val te tie­ne bien con­tro­la­do, si no du­da en­tre se­guir­te a ti en pro­fun­di­dad o ir a ta­par al ju­ga­dor que lle­ga en­tre lí­neas, las co­sas se te com­pli­can.

P. ¿Pa­ra ser ver­ti­cal hay que ela­bo­rar?

R. Pa­ra que ha­ya pro­fun­di­dad siem­pre hay que ge­ne­rar un es­pa­cio. Pa­ra crear es­pa­cios tie­nes que ti­rar un des­mar­que de apo­yo. A ve­ces lo ha­ce el de­lan­te­ro pa­ra que los in­te­rio­res lle­guen de la se­gun­da lí­nea, y a ve­ces el ex­tre­mo pa­ra que el de­lan­te­ro pue­da caer a ban­da. Tie­ne que ha­ber un mo­vi­mien­to y una aso­cia­ción pre­via. Tie­nes que evi­tar el jue­go es­tá­ti­co pa­ra crear du­das en los ri­va­les. P. A us­ted se le ve cho­car po­co. R. No soy el tí­pi­co de­lan­te­ro de 1,90 y 95 ki­los. Ese de­be ser el pe­so de Ma­gui­re, el in­glés que me mar­có en Wem­bley. Si voy al con­tac­to fí­si­co de diez ga­na­ría tres. Hay que bus­car otra manera.

P. Se di­ce que hay de­lan­te­ros que son fe­nó­me­nos por­que aguan­tan muy bien el ba­lón de es­pal­das a los cen­tra­les. ¿Eso es ju­gar bien de es­pal­das?

R. Ju­gar de es­pal­das no siem­pre es re­ci­bir el ba­lón y aguan­tar a un tío col­ga­do de tu es­pal­da. Pue­des ju­gar de es­pal­da re­ci­bien­do el ba­lón, des­car­gan­do y bus­can­do la pro­fun­di­dad; o con un con­trol orien­ta­do pa­ra de­jar al de­fen­sa de­trás con el mis­mo con­trol y dar­le con­ti­nui­dad al jue­go.

P. Pa­ra eso ne­ce­si­ta una cin­tu­ra de bai­la­rín co­mo la su­ya.

R. Me ha ve­ni­do bien ju­gar con el 4-4-2 del Va­len­cia. Ca­si siem­pre me to­ca ba­jar a re­ci­bir en­tre lí­neas, y te acos­tum­bras a vi­vir en esa po­si­ción in­ter­me­dia que es don­de más com­pli­ca­do es ju­gar por­que no hay tiem­po. En­tre la lí­nea del me­dio­cam­po y la lí­nea de fon­do es don­de más ri­va­les te en­cuen­tras y más fino tie­nes que es­tar en el con­trol y en el to­que. Si la con­tro­las de­ma­sia­do lar­ga el me­dio­cen­tro te la qui­ta, si se te que­da muy cor­ta el cen­tral te pun­tea la pe­lo­ta, y si te va lar­ga lle­ga el la­te­ral o se te va fue­ra. Yo me­jo­ré mu­cho mi jue­go de es­pal­das o en­tre lí­neas en el Va­len­cia, y eso me ha ayu­da­do pa­ra la se­lec­ción, don­de no hay es­pa­cios.

P. Eso le ayu­da a ju­gar de nue­ve y a bur­lar a los cen­tra­les.

R. Te ayu­da a con­tro­lar y a gi­rar pa­ra sa­lir de la mar­ca, que los cen­tra­les no pue­dan sen­tir el con­tac­to. Ellos en el con­tac­to siem­pre tie­nen la ven­ta­ja por­que no tie­nen que con­tro­lar la pe­lo­ta. Con­que la pun­teen el tra­ba­jo es­tá he­cho. Por­que ya te han qui­ta­do la po­se­sión y ca­si siem­pre tie­nen ayu­das cer­ca, del la­te­ral o del me­dio­cen­tro. Con un em­pu­jón o un jue­go de cuer­po les bas­ta pa­ra des­equi­li­brar al ju­ga­dor ofen­si­vo y qui­tar­le la pe­lo­ta. Cuan­to me­nos con­tac­to, pa­ra mí me­jor.

/ SAN­TI BUR­GOS

Ro­dri­go Mo­reno po­sa ayer en la Ciu­dad del Fút­bol de Las Ro­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.