Es­ta­dos Uni­dos se ol­vi­da del des­em­pleo

La ta­sa de pa­ro en EE UU cae al 3,7%, el ni­vel más ba­jo des­de 1969, tras en­ca­de­nar nue­ve años se­gui­dos de cre­ci­mien­to, uno de sus ma­yo­res pe­rio­dos de pros­pe­ri­dad

El País (América) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - PA­BLO GUIMÓN, Bal­ti­mo­re

Pa­re­ce una far­ma­cia cual­quie­ra de la ca­de­na CVS, una de las más po­pu­la­res de Es­ta­dos Uni­dos. Las es­tan­te­rías es­tán re­ple­tas de pro­duc­tos pa­ra la sa­lud y me­di­ca­men­tos, las ca­jas re­gis­tra­do­ras es­tán in­for­ma­ti­za­das, y las re­ce­tas mé­di­cas se cla­si­fi­can de for­ma ha­bi­tual. Pe­ro si el clien­te abre un bote de píl­do­ras com­pro­ba­rá que, en su in­te­rior, hay ca­ra­me­los Skittles en lu­gar de me­di­ca­men­tos. Es una “far­ma­cia de pe­ga”, pues­ta en mar­cha por Good­will en Bal­ti­mo­re, una ciu­dad del es­te de Es­ta­dos Uni­dos si­tua­da a una ho­ra en co­che de Was­hing­ton. Es­ta em­pre­sa de co­lo­ca­ción y for­ma­ción de po­bla­cio­nes des­fa­vo­re­ci­das ha mon­ta­do es­te es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra adies­trar tra­ba­ja­do­res que se in­cor­po­ren a las cer­ca de 10.000 far­ma­cias que CVS tie­ne por to­do el país. “La em­pre­sa es­tá cre­cien­do mu­cho y ne­ce­si­ta más tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos de los que es­tán dis­po­ni­bles aho­ra mis­mo en el mer­ca­do”, ex­pli­ca Sam Ab­ney, res­pon­sa­ble del pro­yec­to. “No­so­tros bus­ca­mos a esos tra­ba­ja­do­res y les ofre­ce­mos una en­tra­da en el mer­ca­do la­bo­ral sal­tán­do­se los pri­me­ros pa­sos y co­bran­do di­rec­ta­men­te el do­ble del sa­la­rio mí­ni­mo”, aña­de.

His­to­rias co­mo es­ta se re­pi­ten es­tos días por to­do el país. Las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses ne­ce­si­tan tra­ba­ja­do­res en un mo­men­to en que la eco­no­mía en­ca­de­na nue­ve años se­gui­dos de cre­ci­mien­to. La ta­sa de pa­ro en Es­ta­dos Uni­dos ba­jó en sep­tiem­bre al 3,7%, su ni­vel más ba­jo des­de 1969, se­gún da­tos ofi­cia­les pu­bli­ca­dos la se­ma­na pa­sa­da. Y mu­chos ana­lis­tas pro­nos­ti­can que des­cen­de­rá aún más en los pró­xi­mos me­ses. El país en­ca­de­na 96 me­ses se­gui­dos de au­men­tos en la con­tra­ta­ción. Un es­ce­na­rio que, com­bi­na­do con una in­fla­ción ba­ja, di­bu­ja “una épo­ca ex­tra­or­di­na­ria”, en pa­la­bras de Je­ro­me H. Po­well, pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed), el Ban­co Cen­tral de EE UU.

Op­ti­mis­mo has­ta 2020

El ban­co cen­tral pre­vé que el des­em­pleo con­ti­nua­rá por de­ba­jo del 4% has­ta el fi­nal de 2020, y que la in­fla­ción se­gui­rá ba­ja, so­bre el 2%, du­ran­te ese pe­rio­do. La úl­ti­ma vez que el des­em­pleo se man­tu­vo tan ba­jo du­ran­te tan­to tiem­po fue en los años se­sen­ta y se dis­pa­ró la in­fla­ción, al­go que ni la Fed ni la ma­yo­ría de ana­lis­tas creen que ocu­rri­rá es­ta vez. “Me pre­gun­ta­ron si nues­tros pro­nós­ti­cos son de­ma­sia­do bue­nos pa­ra ser ver­dad… es una pre­gun­ta ra­zo­na­ble”, bro­meó Po­well.

Pa­ra va­lo­rar lo ex­tra­or­di­na­rio de la re­cu­pe­ra­ción con­vie­ne re­cor­dar el pun­to de par­ti­da, con la caí­da de Leh­man Brot­hers. So­lo en sep­tiem­bre de 2008, en me­dio de un sis­te­ma fi­nan­cie­ro en caí­da li­bre, se des­tru­ye­ron 443.000 em­pleos. Otros sie­te mi­llo­nes se es­fu­ma­rían en los me­ses si­guien­tes.

De ahí se ha pa­sa­do, en 10 años, a una ta­sa de em­pleo es­ta­ble por de­ba­jo del 4%, al­go que se ha pro­du­ci­do po­cas ve­ces des­de que ha­ce 70 años se em­pe­za­ron a lle­var re­gis­tros. Al mar­gen de unos po­cos me­ses en el año 2000, pre­vios a la ex­plo­sión de la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca, so­lo ha ha­bi­do dos pe­rio­dos lar­gos de des­em­pleo por de­ba­jo del 4%, y fue­ron du­ran­te las gue­rras de Co­rea y de Viet­nam, en las que la com­bi­na­ción de un fuer­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con la lla­ma­da a fi­las de cien­tos de mi­les de jó­ve­nes, mu­chos de ellos sin tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios, hi­zo prác­ti­ca­men­te des­apa­re­cer el pa­ro.

Es una de las ra­zo­nes por las que los da­tos de em­pleo actuales, sin una gue­rra que va­cíe de jó­ve­nes ci­vi­les el mer­ca­do la­bo­ral, son tan ex­cep­cio­na­les. Pe­ro hay más. “Un fac­tor mu­cho más im­por­tan­te, en mi opi­nión, es que la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral en los se­sen­ta era mu­cho más ba­ja que aho­ra”, ex­pli­ca Cham­ber­lain. “De manera que la ba­ja ta­sa de pa­ro ac­tual tie­ne un im­pac­to mu­cho más am­plio en la po­bla­ción que ha­ce cin­co dé­ca­das”.

El re­ver­so de la fo­to­gra­fía lu­mi­no­sa es el he­cho de que el pleno em­pleo no se tra­du­ce en un cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de los sa­la­rios, que ape­nas subie­ron un 2,8% res­pec­to al año pa­sa­do, ca­si lo mis­mo que la in­fla­ción. Pa­ra Bi­vens, el es­ca­so cre­ci­mien­to de los sa­la­rios es un in­di­ca­dor de la re­la­ti­va cau­te­la con la que hay que to­mar los bue­nos da­tos de em­pleo. “La ca­li­dad del tra­ba­jo, y so­bre to­do los sa­la­rios, es una preo­cu­pa­ción”, ex­pli­ca. “Y lo re­le­van­te es que no es la com­po­si­ción del em­pleo, por in­dus­trias u ocu­pa­ción, la que ex­pli­ca ese len­to cre­ci­mien­to de los sa­la­rios, sino que es una de­bi­li­dad ma­si­va. Creo que eso es una se­ñal de que que­da aún hol­gu­ra en el mer­ca­do la­bo­ral. Par­te de ese mar­gen pro­ce­de de per­so­nas que co­gen em­pleos cuan­do an­tes no se ha­bían de­fi­ni­do en los son­deos co­mo ac­ti­va­men­te bus­can­do tra­ba­jo. Al fi­nal, la prue­ba del al­go­dón del pleno em­pleo se­rá una ver­da­de­ra subida de los sa­la­rios, y no lo he­mos vis­to to­da­vía”.

En otras dos eta­pas se lo­gró es­ta ta­sa: en las gue­rras de Co­rea y Viet­nam

El pleno em­pleo con­tras­ta con el len­to cre­ci­mien­to de los sa­la­rios

/ B. P. (GETTY IMAGES)

Va­rios tra­ba­ja­do­res en la plan­ta de en­sam­bla­je de ca­mio­nes que Ford tie­ne en Ken­tucky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.