Trump em­pu­ja a Eu­ro­pa ha­cia Moscú.

La UE se plan­tea si de­be cam­biar su es­tra­te­gia con Ru­sia

El País (América) - - IDEAS - POR CAR­LOS YÁRNOZ

Dos me­ses des­pués de que un ca­za­bom­bar­de­ro es­pa­ñol dis­pa­ra­se por error un mi­sil en el es­pa­cio aé­reo es­to­nio pró­xi­mo a la fron­te­ra con Ru­sia se des­co­no­cen aún los por­me­no­res de un in­ci­den­te tan gra­ve, y tam­po­co se han lo­ca­li­za­do los res­tos de tan avan­za­do cohe­te. In­creí­ble pe­ro cier­to.

El su­ce­so, que pu­do cau­sar una ca­tás­tro­fe aé­rea de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias, no ha ori­gi­na­do po­lé­mi­ca al­gu­na en Es­pa­ña. Tam­po­co se ha pre­gun­ta­do nin­gún di­ri­gen­te si es ló­gi­co que cien­tos de mi­li­ta­res es­pa­ño­les ac­túen en una zo­na de per­ma­nen­tes fric­cio­nes en­tre fuer­zas de la OTAN y de Ru­sia. Y sin em­bar­go, Eu­ro­pa ya em­pie­za a pre­gun­tar­se si no ha lle­ga­do el mo­men­to de em­pe­zar a coope­rar con Moscú y de­jar de tra­tar al ve­cino co­mo a un enemi­go.

El 21 de ju­nio del año pa­sa­do, un ca­za ru­so SU-27 in­ter­cep­tó so­bre el Bál­ti­co a otro F-16 es­ta­dou­ni­den­se que se ha­bía acer­ca­do a escasa dis­tan­cia del avión en el que via­ja­ba el mi­nis­tro de De­fen­sa ru­so, Ser­guéi Shoi­gú. Un día an­tes, ha­bían si­do in­ter­cep­ta­dos otros dos avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos de re­co­no­ci­mien­to RC-135. El mes an­te­rior, ca­zas es­pa­ño­les F-18 ha­bían in­ter­cep­ta­do un SU-24 ru­so.

Es­tos pe­li­gro­sos in­ci­den­tes se pro­du­cen con­ti­nua­men­te en una de las fron­te­ras más ca­lien­tes en­tre el es­te y el oes­te. Pues bien, es ahí don­de fuer­zas aé­reas es­pa­ño­las —seis avio­nes y 130 mi­li­ta­res— ac­túan por tur­nos des­de 2004 den­tro de la Po­li­cía Aé­rea de la OTAN, con­ce­bi­da pa­ra su­plir la ca­ren­cia de ca­zas en Es­to­nia, Li­tua­nia y Le­to­nia.

Su ob­je­ti­vo es “pre­ser­var la se­gu­ri­dad del es­pa­cio aé­reo de la Alian­za”, co­mo se­ña­la la OTAN, “24 ho­ras al día, 365 días al año”. Vis­to des­de Moscú, se tra­ta de un des­plie­gue alia­do pa­ra es­piar sus mo­vi­mien­tos, co­mu­ni­ca­cio­nes y ca­pa­ci­da­des mi­li­ta­res.

El otro des­plie­gue alia­do fren­te a Ru­sia en el que tam­bién par­ti­ci­pa Es­pa­ña se de­ci­dió en la cum­bre de la OTAN de ju­lio de 2016 en Var­so­via y fue una res­pues­ta a la ane­xión ru­sa de Cri­mea. Se tra­ta de cua­tro gru- pos tác­ti­cos mul­ti­na­cio­na­les de 4.000 sol­da­dos des­ple­ga­dos en la fron­te­ra nor­te. Jun­to con Ca­na­dá, Al­ba­nia, Es­lo­ve­nia, Ita­lia y Po­lo­nia, Es­pa­ña apor­ta 305 mi­li­ta­res, ca­rros de com­ba­te y mi­si­les en el gru­po Le­to­nia, con ba­se en es­te país.

En es­te ca­so, se tra­ta de “desa­rro­llar una pre­sen­cia avan­za­da re­for­za­da de na­tu­ra­le­za de­fen­si­va pa­ra evi­tar que la ines­ta­bi­li­dad ge­ne­ra­da por los úl­ti­mos con­flic­tos se ex­tien­da a los países alia­dos del es­te de Eu­ro­pa”. Así lo ex­pli­ca el Mi­nis­te­rio es­pa­ñol de De­fen­sa. Tra­du­ci­do: los países del es­te eu­ro­peo, que siem­pre mos­tra­ron ma­yor in­te­rés por en­trar en la OTAN que en la UE, pre­sio­na­ron a la Alian­za a raíz del con­flic­to de Ucra­nia pa­ra que re­for­za­ra sus fron­te­ras con Ru­sia y fre­na­ra cual­quier ten­ta­ción de Moscú de in­ter­ve­nir mi­li­tar­men­te en el pa­tio tra­se­ro de Eu­ro­pa.

Teó­ri­ca­men­te, la Gue­rra Fría con­clu­yó en 1989 con la caí­da del mu­ro de Ber­lín, pe­ro la dis­ten­sión mi­li­tar du­ró so­lo unos años, por­que Es­ta­dos Uni­dos si­guió co­lo­can­do a Ru­sia a la ca­be­za de las ame­na­zas po­ten­cia­les pa­ra su se­gu­ri­dad.

Des­de Moscú, la per­cep­ción de la ame­na­za fue más ob­via, por­que fue te­rri­to­rial: los con­fi­nes de la OTAN, crea­da pa­ra ha­cer fren­te a los ru­sos, se des­pla­za­ron 1.000 ki­ló­me­tros ha­cia su ca­pi­tal al in­cor­po­rar­se a la Alian­za países que du­ran­te me­dio si­glo es­tu­vie­ron ba­jo el con­trol y la in­fluen­cia de Ru­sia. Es­te país pu­so pies en pa­red cuan­do Oc­ci­den­te in­ten­tó “en­gu­llir” a Ucra­nia, cu­na de los ru­sos.

Es esa con­cep­ción es­tra­té­gi­ca es­ta­dou­ni­den­se la que ha arras­tra­do per­ma­nen­te­men­te a Eu­ro­pa a si­tuar­se en el úl­ti­mo me­dio si­glo fren- te a Moscú, im­pi­dien­do el desa­rro­llo de una po­lí­ti­ca de ve­cin­dad más dis­ten­di­da. Por vez pri­me­ra en es­tas dé­ca­das, sin em­bar­go, las alian­zas, las ame­na­zas y las es­tra­te­gias es­tán cam­bian­do con ra­pi­dez.

La irrup­ción de Do­nald Trump en el es­ce­na­rio mun­dial ha si­do cla­ve en esa trans­for­ma­ción. Su apo­yo al Bre­xit y la rup­tu­ra del acuer­do nu­clear con Irán han de­mos­tra­do a Eu­ro­pa que Was­hing­ton ya no es un so­cio fia­ble, co­mo han reite­ra­do la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel y el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron.

Aún más des­es­ta­bi­li­za­do­res pa­ra la UE han si­do los acer­ca­mien­tos del man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano a Vla­dí­mir Pu­tin, que en al­gún mo­men­to han he­cho te­mer un pac­to en­tre am­bas po­ten­cias con Eu­ro­pa co­mo mo­ne­da de cam­bio.

Por to­do ello, en Eu­ro­pa to­ma más fuer­za la te­sis —de­fen­di­da has­ta aho­ra por una mi­no­ría— de que la UE de­be bus­car un acer­ca­mien­to a Moscú, que no so­lo es la po­ten­cia ve­ci­na más im­por­tan­te, sino que tam­bién es el prin­ci­pal su­mi­nis­tra­dor de cru­do y gas na­tu­ral.

No es ca­sua­li­dad que ha­ya si­do Ma­cron, el prin­ci­pal im­pul­sor de una au­to­no­mía eu­ro­pea de de­fen­sa, el pri­mer man­da­ta­rio en pro­po­ner pú­bli­ca­men­te ese acer­ca­mien­to por­que ya es ho­ra de to­mar no­ta de “to­das las con­se­cuen­cias del fin de la Gue­rra Fría”, de re­plan­tear­se los “au­to­ma­tis­mos” so­bre los que si­guen ba­sa­das las alian­zas mi­li­ta­res eu­ro­peas.

An­te sus em­ba­ja­do­res reuni­dos en agos­to en Pa­rís, Ma­cron ex­pli­có que esa “Eu­ro­pa so­be­ra­na” de la que ha­bla el pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean-Clau­de Junc­ker, de­be re­plan­tear­se su arquitectura de se­gu­ri­dad y de­fen­sa. Men­cio­nó al res­pec­to tres ve­ces a Moscú, las tres ve­ces en po­si­ti­vo, y pro­pu­so un diá­lo­go con el ve­cino so­bre ci­ber­se­gu­ri­dad, ar­mas quí­mi­cas, con­flic­tos te­rri­to­ria­les, se­gu­ri­dad es­pa­cial o pro­tec­ción de zo­nas po­la­res.

Sin du­da, esa nue­va es­tra­te­gia se­rá cla­ve fun­da­men­tal en esa Eu­ro­pa de la De­fen­sa que avan­za a pa­sos gi­gan­tes­cos. En so­lo un año, se han con­se­gui­do más lo­gros que en las seis dé­ca­das de exis­ten­cia de la UE. Des­de el ve­rano pa­sa­do se han crea­do la Coo­pe­ra­ción Re­for­za­da en De­fen­sa (Pes­co) y la Ini­cia­ti­va Eu­ro­pea de In­ter­ven­ción (nue­ve países, Es­pa­ña in­clui­da), se han lan­za­do los pri­me­ros fon­dos co­mu­ni­ta­rios de de­fen­sa, Ale­ma­nia y Fran­cia han pac­ta­do el desa­rro­llo con­jun­to de nue­vos ca­zas y ca­rros de com­ba­te…

Aho­ra, y den­tro de ese ob­je­ti­vo glo­bal de con­se­guir una au­to­no­mía es­tra­té­gi­ca de de­fen­sa, Ma­cron anun­cia que pro­pon­drá en bre­ve fór­mu­las pa­ra con­cre­tar la de­fen­sa re­cí­pro­ca y au­to­má­ti­ca de los países de la UE, plas­ma­da en el ar­tícu­lo 42.7 del Tra­ta­do de la UE y que fue in­vo­ca­da por pri­me­ra y úni­ca vez tras los aten­ta­dos te­rro­ris­tas de no­viem­bre de 2015 en Pa­rís.

To­do ello tie­ne una me­ta his­tó­ri­ca de­fen­di­da aho­ra por los prin­ci­pa­les so­cios de la UE: que los eu­ro­peos sean ca­pa­ces de de­fen­der su so­be­ra­nía por sí mis­mos. “Eu­ro­pa ya no pue­de se­guir de­jan­do su se­gu­ri­dad en ma­nos de

EE UU”, ha re­pe­ti­do el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Y una de las con­se­cuen­cias ya es­tá so­bre la me­sa: Ru­sia es un ve­cino, un so­cio, un po­ten­cial alia­do, pe­ro no un enemi­go.

Has­ta Reino Uni­do, el alia­do más fiel de Was­hing­ton en Eu­ro­pa, inicia un gi­ro. So­lo así pue­de in­ter­pre­tar­se que, pe­se a los en­ve­ne­na­mien­tos pre­sun­ta­men­te co­me­ti­dos por agen­tes ru­sos en sue­lo bri­tá­ni­co, The­re­sa May ha­ya in­sis­ti­do en que el ob­je­ti­vo es “re­cu­pe­rar al­gún día una fir­me alian­za” con Moscú.

Es­ta vez, el men­ti­ro­so Trump nos ha abier­to los ojos a los eu­ro­peos. ¿No ha lle­ga­do la ho­ra de que Es­pa­ña em­pie­ce a ha­blar de es­tas co­sas en pú­bli­co? Cuan­to an­tes, no va­yan a dis­pa­rar­se más mi­si­les sin que­rer.

Trump, con su apo­yo al Bre­xit y a la rup­tu­ra del acuer­do nu­clear con Irán, ha pro­ba­do que EE UU ya no es un alia­do fia­ble

Los prin­ci­pa­les so­cios de la Unión Eu­ro­pea ven hoy a Ru­sia co­mo un ve­cino, co­mo un so­cio, y no co­mo un enemi­go

CZAREK SOKOLOWSKI (AP)

Tro­pas de la OTAN en Po­lo­nia en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.