La ideo­lo­gía ocul­ta de los me­mes.

Los chis­tes grá­fi­cos en la re­des so­cia­les y los es­te­reo­ti­pos se­xis­tas

El País (América) - - IDEAS - POR JAI­ME RU­BIO HAN­COCK

Una mu­jer de ro­jo se cru­za con una pa­re­ja. El hom­bre se gi­ra pa­ra con­tem­plar­la y su no­via se da cuen­ta, mi­rán­do­le con en­fa­do. Es­ta fo­to­gra­fía del bar­ce­lo­nés An­to­nio Gui­llem se con­vir­tió en un me­me en ve­rano de 2017 y se ha usa­do en to­da cla­se de con­tex­tos hu­mo­rís­ti­cos. En abril de es­te año lle­gó a una ofer­ta de tra­ba­jo que pu­bli­có Bahn­hof, una em­pre­sa sue­ca, en su cuen­ta de Fa­ce­book. En mal mo­men­to: Re­kla­mom­buds­mann en, el ob­ser­va­to­rio sue­co de pu­bli­ci­dad, re­dac­tó un informe en el que ca­li­fi­ca­ba es­te anun­cio de se­xis­ta por­que pre­sen­ta a las mu­je­res co­mo “ob­je­tos in­ter­cam­bia­bles” y mues­tra una ima­gen es­te­reo­ti­pa­da del com­por­ta­mien­to mas­cu­lino. El dic­ta­men, pu­bli­ca­do en agos­to, fue re­ci­bi­do con sor­pre­sa y ocu­pó ti­tu­la­res en la pren­sa de to­do el mun­do. La em­pre­sa se de­fen­dió ar­gu­men­tan­do que “cual­quie­ra que si­ga In­ter­net y la cul­tu­ra de los me­mes sa­be có­mo se usa e in­ter­pre­ta es­te me­me”.

Ma­nual de ins­truc­cio­nes

¿Qué es un me­me? Mu­chos se ba­san en mo­di­fi­car y re­con­tex­tua­li­zar las imá­ge­nes que sir­ven de ba­se. Un po­co de tex­to pue­de per­mi­tir dar un sig­ni­fi­ca­do nue­vo y di­fe­ren­te a una fo­to o di­bu­jo, aun­que en oca­sio­nes se re­cu­rra a mon­ta­jes más o me­nos so­fis­ti­ca­dos, co­mo ex­pli­ca Jo­sé Ma­nuel Ruiz Mar­tí­nez, pro­fe­sor de lin­güís­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y au­tor del es­tu­dio Una apro­xi­ma­ción re­tó­ri­ca a los me­mes de In­ter­net.

Es de­cir, en los me­mes se da un “des­pla­za­mien­to se­mán­ti­co”: la mis­ma ima­gen pue­de ex­pre­sar co­sas muy di­fe­ren­tes. Es­to pa­sa tam­bién con el me­me que pro­ta­go­ni­za la dis­cor­dia, lla­ma­do el del no­vio dis­traí­do. La ima­gen se ha usa­do pa­ra ha­blar de ga­tos, de li­bros y de co­mi­da, por ci­tar so­lo al­gu­nos ejem­plos. Y de po­lí­ti­ca: una de las pri­me­ras mues­tras que re­co­ge Know Your Me­me, en­ci­clo­pe­dia on­li­ne de me­mes, con­ver­tía es­ta es­ce­na de pa­re­ja en un comentario hu­mo­rís­ti­co so­bre las ten­den­cias po­lí­ti­cas de la ju­ven­tud. Bas­ta­ban cua­tro pa­la­bras: “la ju­ven­tud” (el no­vio), “ca­pi­ta­lis­mo” (la no­via) y “co­mu­nis­mo” (la mu­jer de ro­jo).

Otra cla­ve del fun­cio­na­mien­to de los me­mes es que se imi­tan y mo­di­fi­can. No bas­ta con que ha- ya una ima­gen gra­cio­sa muy com­par­ti­da pa­ra ha­blar de me­me: tie­ne que ha­ber mu­cha gen­te com­par­tien­do sus pro­pias mo­di­fi­ca­cio­nes. De he­cho, a ve­ces se usa la pa­la­bra me­me pa­ra ha­blar de ca­da una de es­tas va­rian­tes, cuan­do el me­me se re­fie­re a la cons­te­la­ción de to­das las imá­ge­nes re­la­cio­na­das en­tre sí.

Los me­mes fun­cio­nan a mo­do de “len­gua fran­ca pa­ra la par­ti­ci­pa­ción” en In­ter­net, se­gún es­cri­be Ryan M. Mil­ner en The World Ma­de Me­me. Re­sul­ta muy fá­cil ex­pre­sar una idea usan­do una de es­tas imá­ge­nes, pe­ro es ne­ce­sa­rio que to­do el mun­do se­pa qué sig­ni­fi­ca.

Es­to po­dría ex­pli­car que el ob­ser­va­to­rio sue­co ca­li­fi­ca­se al no­vio dis­traí­do de se­xis­ta: el me­me salió de su en­torno ha­bi­tual (los chis­tes de Twit­ter y otras re­des so­cia­les), pa­ra pa­sar a una ofer­ta de tra­ba­jo, por lo que se en­con­tró con un pú­bli­co que no es­tá en­tre­na­do y que qui­zá no ha en­ten­di­do el sub­tex­to de una ima­gen en apa­rien­cia es­te­reo­ti­pa­da. Eso sí, Ruiz Mar­tí­nez re­cuer­da que “los me­mes se es­tán ex­ten­dien­do tan­to que ca­da vez más gen­te los en­tien­de sin pro­ble­mas, y

do­mi­na su re­tó­ri­ca”. Ade­más, es­te en con­cre­to no es de los más di­fí­ci­les de en­ten­der, pre­ci­sa­men­te. La fo­to mues­tra una ac­ti­tud muy re­co­no­ci­ble, de for­ma tan cla­ra que re­sul­ta ca­si ca­ri­ca­tu­res­ca. Es tan iden­ti­fi­ca­ble que in­clu­so se han en­con­tra­do ejem­plos de en­cua­dres si­mi­la­res en el ar­te y en el ci­ne. Hay una es­ce­na pa­re­ci­da en el cua­dro Ga­rrick en­tre la tra­ge­dia y la co­me­dia (1762), del pin­tor bri­tá­ni­co Jos­hua Rey­nolds. Tam­bién en la pe­lí­cu­la Día de pa­ga (1922), de Char­lie Cha­plin. De he­cho, gran par­te del éxi­to del no­vio dis­traí­do se pue­de ex­pli­car por lo fá­cil que re­sul­ta de en­ten­der y de mo­di­fi­car la ima­gen. Hay que re­cor­dar que la po­pu­la­ri­dad de los me­mes sue­le du­rar ape­nas unos días, mien­tras que de es­te se­gui­mos ha­blan­do (y vien­do ejem­plos nue­vos) un año más tar­de.

Los me­mes dan un sig­ni­fi­ca­do nue­vo a las imá­ge­nes mo­di­fi­ca­das, y por eso el no­vio dis­traí­do se ha usa­do en con­tex­tos que no tie­nen re­la­ción di­rec­ta con las re­la­cio­nes de pa­re­ja. Pe­ro la ima­gen sigue sien­do la que es. Los me­mes son co­mo “chis­tes en­ci­ma de un chis­te”, ex­pli­ca De­lia Ro­drí­guez, pe­rio­dis­ta y au­to­ra del li­bro Me­me­cra­cia: los vi­ra­les que nos go­bier­nan. “Hay mu­chas ca­pas y po­de­mos ol­vi­dar lo ob­vio”. Lo ob­vio, en es­te ca­so, es una ima­gen que mues­tra es­te­reo­ti­pos que se po­drían con­si­de­rar se­xis­tas, aun­que a Ruiz Mar­tí­nez, por ejem­plo, no le pa­re­ce que es­te sea el ca­so.

De he­cho, la ma­yor par­te de los me­mes ne­ce­si­tan man­te­ner al me­nos cier­ta re­la­ción con los re­fe­ren­tes ori­gi­na­les. Por ejem­plo, los mon­ta­jes con Ma­riano Ra­joy co­rrien­do o los tuits an­ti­guos de Pe­dro Sán­chez (“Va­ya pa­li­za me es­tán dan­do”, “Ser ma­los! Bue­nas no­ches co­le­gas”) no son gra­cio­sos si no se co­no­ce a es­tos po­lí­ti­cos.

Es de­cir, pue­de pa­sar que, con ayu­da del ob­ser­va­to­rio sue­co de la pu­bli­ci­dad, nos de­mos cuen­ta de que “hay chis­tes que ya no nos ha­cen gra­cia”, co­mo di­ce Ro­drí­guez. Ella opi­na que “pa­sa­mos por un mo­men­to de tran­si­ción ideo­ló­gi­ca” y que por eso hay ac­ti­tu­des y pro­duc­tos cul­tu­ra­les que an­tes no cues­tio­ná­ba­mos pe­ro que aho­ra nos pa­re­cen ma­chis­tas (o ra­cis­tas, o cla­sis­tas…). Y los chis­tes de In­ter­net, ob­via­men­te, tam­po­co es­ca­pa­rán a es­ta re­vi­sión: “Ocu­rri­rá con más me­mes”, advierte Ro­drí­guez. “Den­tro de 10 años tam­bién nos sor­pren­de­rá ha­ber­nos reí­do de se­gún qué co­sas”.

La pe­rio­dis­ta re­cuer­da ade­más que “los me­mes pue­den ser muy crue­les”. To­ma­mos una ima­gen, la mo­di­fi­ca­mos, nos reí­mos de ella… Pe­ro po­cas ve­ces pen­sa­mos más allá del tuit. Po­ne el ejem­plo de la pin­tu­ra del ec­ceho­mo de Bor­ja, (mal) res­tau­ra­do en 2012 por Ce­ci­lia Gi­mé­nez, una ve­ci­na que en­ton­ces te­nía 81 años. El ve­rano pa­sa­do, la mu­jer con­ce­dió una en­tre­vis­ta al

He­ral­do de Ara­gón: “Sen­tí que es­ta­ba sien­do ri­di­cu­li­za­da en el mun­do en­te­ro”, re­co­no­ció.

Es de­cir, los me­mes pue­den re­ci­clar imá­ge­nes y dar­les otros sig­ni­fi­ca­dos —so­bre to­do, hu­mo­rís­ti­cos—, pe­ro tam­bién ex­pre­san ideas y son par­te de nues­tra so­cie­dad y de nues­tra cul­tu­ra. Nun­ca son neu­tros. “Na­da lo es”, re­cuer­da Ro­drí­guez.

De arri­ba a aba­jo, ver­sio­nes de El no­vio dis­traí­do de @bar­ba­ria­na, @ian­brem­mer, @un­he­la­do, un au­tor des­co­no­ci­do y @ola­la­de­fua; me­me de @ELXGANZA a par­tir de un cua­dro de J. Rey­nolds; y un fo­to­gra­ma de Día de pa­ga (1922).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.