Dis­cre­pan­cias en de­fen­sa en­tre Trump y Ma­cron

El País (América) - - POR­TA­DA - SILVIA AYUSO,

El pre­si­den­te de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, re­ci­bió ayer al es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, en el Elí­seo en una reunión que re­sul­tó ten­sa por las di­ver­gen­cias que am­bos man­tie­nen en asun­tos de De­fen­sa. Trump ca­len­tó su vi­si­ta a Fran­cia con un tuit con­tra su an­fi­trión en el que reivin­di­ca­ba que Eu­ro­pa au­men­te su apor­ta­ción a la OTAN.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, lle­gó ayer vi­si­ble­men­te en­fa­da­do al pa­la­cio del Elí­seo, don­de lo es­pe­ra­ba el an­fi­trión de los más de 70 je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno in­vi­ta­dos a Pa­rís, Em­ma­nuel Ma­cron. Trump, mar­can­do su pro­pia agen­da, traía una vie­ja re­cla­ma­ción: que Eu­ro­pa ha­ga más es­fuer­zos eco­nó­mi­cos den­tro de la OTAN. Ni las pa­la­bras del pre­si­den­te fran­cés re­cor­dan­do la his­tó­ri­ca amis­tad fran­co­ame­ri­ca­na ni una pal­ma­di­ta con­ci­lia­do­ra en la pier­na de su in­vi­ta­do lo­gra­ron me­jo­rar el ten­so am­bien­te, muy le­jos de la cor­dia­li­dad con que co­men­za­ron su re­la­ción y en con­tras­te con el amis­to­so en­cuen­tro pos­te­rior de Ma­cron con la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel.

“Que­re­mos ayu­dar a Eu­ro­pa, pe­ro tie­ne que ser al­go justo. Hay que com­par­tir la car­ga. Hoy en día, es EE UU el que pa­ga por pro­te­ger a Eu­ro­pa, y no es justo. Hay lí­mi­tes”, de­cla­ró Trump a su lle­ga­da al Elí­seo. Unas ho­ras an­tes, ha­bía car­ga­do du­ra­men­te con­tra su an­fi­trión por Twit­ter: “Ma­cron aca­ba de su­ge­rir que Eu­ro­pa cree su pro­pio Ejér­ci­to pa­ra pro­te­ger­se de EE UU, Chi­na y Ru­sia”, es­cri­bió

na­da más ate­rri­zar en Pa­rís. “¡Muy in­sul­tan­te, pe­ro qui­zás Eu­ro­pa de­be­ría an­tes pa­gar su par­te a la OTAN que Es­ta­dos Uni­dos sub­ven­cio­na am­plia­men­te!”, agre­gó.

La pre­si­den­cia fran­ce­sa se apre­su­ró a acla­rar ayer que Trump ha­bía ma­lin­ter­pre­ta­do a Ma­cron. El man­da­ta­rio fran­cés, du­ran­te una en­tre­vis­ta es­ta se­ma­na, de­cla­ró: “No pro­te­ge­re­mos a los eu­ro­peos si no de­ci­di­mos te­ner un ver­da­de­ro Ejér­ci­to eu­ro­peo. An­te Ru­sia que es­tá justo en nues­tra fron­te­ra y que ha de­mos­tra­do que pue­de ser una ame­na­za de­be­mos te­ner una Eu­ro­pa que pue­da de­fen­der­se so­la, sin de­pen­der so­la­men­te de EE UU, y de ma­ne­ra más so­be­ra­na”, sostuvo, a la vez que evo­có las ame­na­zas des­de el ci­be­res­pa­cio y la re­ti­ra­da es­ta­dou­ni­den­se

de un tra­ta­do nu­clear de los años ochen­ta co­mo un mo­ti­vo más pa­ra que Eu­ro­pa ha­ga más por su pro­pia de­fen­sa. Así se lo acla­ró tam­bién Ma­cron a Trump cuan­do le re­ci­bió ayer pa­ra un en­cuen­tro pri­va­do, se­gui­do de un al­muer­zo con las res­pec­ti­vas pri­me­ras da­mas.

Pe­se a ello, el des­en­cuen­tro en­tre am­bos era pal­pa­ble. Una ten­sión que se hi­zo más evi­den­te fren­te a la com­pli­ci­dad tan so­lo unas ho­ras des­pués de Ma­cron y Mer­kel. En una ce­re­mo­nia en la que se en­tre­mez­cla­ron men­sa­jes y los him­nos ale­mán y fran­cés, Ma­cron y Mer­kel des­ve­la­ron una nue­va pla­ca que re­su­me el es­pí­ri­tu en­tre am­bos paí­ses tras la gue­rra: “el va­lor de la re­con­ci­lia­ción fran­co­ale­ma­na al ser­vi­cio de Eu­ro­pa y de la paz”. / S. AYUSO

/AP

Ce­men­te­rio de Ais­ne Mar­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.