Bol­so­na­ro en­va­len­to­na a las mi­li­cias en Bra­sil

El pre­si­den­te elec­to bus­ca fle­xi­bi­li­zar el ac­ce­so a las ar­mas y evi­tar que los po­li­cías sean juz­ga­dos cuan­do ma­ten

El País (América) - - INTERNACIONAL - FE­LI­PE BETIM,

Vio­len­cia en Río de Ja­nei­ro sue­le ser si­nó­ni­mo de nar­co­tra­fi­can­tes des­fi­lan­do con fu­si­les. Pe­ro son las lla­ma­das mi­li­cias, gru­pos pa­ra­po­li­cia­les for­ma­dos so­bre to­do por po­li­cías, mi­li­ta­res y bom­be­ros, en ser­vi­cio o en la re­ser­va, las que im­po­nen el si­len­cio. Pa­ra los que con­vi­ven con ellas, ha­blar so­bre el te­ma re­quie­re una se­rie de cui­da­dos y, so­bre to­do, si­gi­lo. En un bar del cen­tro de Río, P. F. ha­bla ba­jo. “No me fío de los nar­cos ni de la mi­li­cia, pe­ro en el pri­mer ca­so hay cha­va­les de la co­mu­ni­dad, mien­tras las mi­li­cias son al­go ins­ti­tu­cio­na­li­za­do. Son el pro­pio Es­ta­do”, ex­pli­ca la mu­jer, que tie­ne ca­sa y fa­mi­lia­res en Cam­po Gran­de, un ba­rrio de Río ba­jo la in­fluen­cia de mi­li­cia­nos, que ex­tor­sio­nan, ate­rro­ri­zan y ase­si­nan con la jus­ti­fi­ca­ción de que es­tán pro­te­gien­do el lu­gar.

Po­cos días des­pués de esa con­ver­sa­ción, el ul­tra Jair Bol­so­na­ro sa­lió ele­gi­do pre­si­den­te de Bra­sil con un plan de se­gu­ri­dad que ame­na­za con mul­ti­pli­car las mi­li­cias, un fe­nó­meno que se con­cen­tra es­pe­cial­men­te en Río. Así lo afir­man cua­tro ex­per­tos en se­gu­ri­dad pú­bli­ca con­sul­ta­dos por EL PAÍS, que coin­ci­den en que el pro­gra­ma del ul­tra­de­re­chis­ta con­du­ci­rá a que ha­ya más vio­len­cia en un país que re­gis­tró 63.880 ho­mi­ci­dios en 2017. Se tra­ta de tres ideas bá­si­cas: fo­men­tar que los po­li­cías ma­ten y per­mi­tir que lo ha­gan sin ser pro­ce­sa­dos, fa­ci­li­tar el ac­ce­so a las ar­mas en­tre la po­bla­ción y en­du­re­cer el có­di­go pe­nal pa­ra in­cre­men­tar el nú­me­ro de pre­sos en las ya su­per­po­bla­das cár­ce­les bra­si­le­ñas.

Cam­bios legales tan pro­fun­dos, co­mo los que per­mi­ti­rían po­ner en prác­ti­ca esas pro­pues­tas, de­pen­den del Con­gre­so, del Su­pre­mo y de los go­ber­na­do­res de los Es­ta­dos. Sin em­bar­go, el du­ro dis­cur­so de Bol­so­na­ro, quien de­fien­de in­clu­so que quien eje­cu­te a un cri­mi­nal sea con­de­co­ra­do, por sí mis­mo es­ti­mu­la los gru­pos de ex­ter­mi­nio, se­gún los ex­per­tos con­sul­ta­dos. “Si exis­te un te­ma en el que las se­ña­les son fun­da­men­ta­les es el de se­gu­ri­dad. Un apre­tón de ma­nos o una pa­la­bra pue­den sig­ni­fi­car va­rias muer­tes y tra­ge­dias”, ex­pli­ca Da­niel Cer­quei­ra, eco­no­mis­ta del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca Apli­ca­da y con­se­je­ro del Fó­rum de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. Si los con­tro­les so­cia­les del uso de la vio­len­cia de­jan de exis­tir, los po­li­cías se­rán li­bres pa­ra so­bor­nar o unir­se a gru­pos de mi­li­cias, ar­gu­men­ta Cer­quei­ra. “Echa­re­mos de me­nos cuan­do so­lo los nar­cos eran el pro­ble­ma”.

Lo mis­mo opi­na Ig­na­cio Cano, so­ció­lo­go de la Uni­ver­si­dad del Es­ta­do de Río de Ja­nei­ro (UERJ). “Los po­li­cías bra­si­le­ños re­co­no­cen que ma­tan a más de 5.000 per­so­nas al año, sin con­tar las eje­cu­cio­nes su­ma­rias. Eso va a au­men­tar con Bol­so­na­ro, cuan­do di­ce que el po­li­cía no va a ser pro­ce­sa­do. Los po­li­cías ca­si nun­ca son pro­ce­sa­dos”, sub­ra­ya. El ex­per­to re­cuer­da que el ul­tra vi­si­tó un cuar­tel de la po­li­cía de Río y pro­me­tió que los ca­pi­ta­nes van a man­dar en el país. A su vez, el go­ber­na­dor elec­to de Río, Wil­son Wit­zel, pro­me­te ex­tin­guir la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad pa­ra “de­vol­ver el po­der a los po­li­cías”. Pa­ra Cano, to­do ello “en­vía un men­sa­je de des­con­trol y au­to­no­mía con­tra­ria a la ló­gi­ca mi­li­tar tra­di­cio­nal”. Y afir­ma: “Qui­zá no ha­ga fal­ta gru­pos de ex­ter­mi­nio si el tra­ba­jo de los po­li­cías es ma­tar”.

Apo­yo a can­di­da­tu­ras

Pa­ra Jaqueline Mu­niz, an­tro­pó­lo­ga y po­li­tó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral Flu­mi­nen­se (UFF), el fe­nó­meno de las mi­li­cias “es­tá re­la­cio­na­do con un pro­ce­so que ha­ce au­tó­no­ma a la po­li­cía de una for­ma pre­da­to­ria”, ha­cién­do­la in­go­ber­na­ble. Pa­ra la ex­per­ta, es­te pro­ce­so su­po­ne “des­pro­fe­sio­na­li­zar” las ins­ti­tu­cio­nes po­li­cia­les.

En Río, las mi­li­cias do­mi­nan ba­rrios en­te­ros y, en los úl­ti­mos años, se han ex­pan­di­do a mu­ni­ci­pios ve­ci­nos. Una in­ves­ti­ga­ción del dia­rio di­gi­tal G1 in­di­ca que dos mi­llo­nes de per­so­nas de la re­gión me­tro­po­li­ta­na vi­ven en zo­nas ba­jo la in­fluen­cia de esas ban­das. Cuan­do sur­gie­ron, ha­ce 20 años, pro­me­tían lle­var se­gu­ri­dad a los ba­rrios y las fa­ve­las do­mi­na­dos por el nar­co­trá­fi­co. “No siem­pre des­fi­lan ar­ma­dos co­mo los nar­cos”, cuen­ta P. F., “pe­ro los ve­ci­nos tie­nen que ha­cer lo que man­dan”. Su po­der eco­nó­mi­co no es ne­ce­sa­ria­men­te el re­sul­ta­do de la ven­ta de dro­gas, sino del con­trol de ser­vi­cios co­mo el gas, el agua e In­ter­net, así co­mo de los co­mer­cios. “Si uno com­pra de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos, tie­ne que com­pro­bar que lo com­pró en un lu­gar con­tro­la­do por ellos”, ex­pli­ca P. F. Ex­tor­sión, tor­tu­ra y ase­si­na­tos for­man par­te del cóc­tel de te­rror. En el cam­po po­lí­ti­co, las mi­li­cias tam­bién fi­nan­cian can­di­da­tu­ras e in­clu­so eli­gen a los su­yos pa­ra el Par­la­men­to lo­cal.

“La vio­len­cia po­li­cial siem­pre vie­ne acom­pa­ña­da de co­rrup­ción. El po­li­cía que tie­ne au­to­ri­za­ción pa­ra ma­tar tam­bién la tie­ne pa­ra ex­tor­sio­nar”, ex­pli­ca la so­ció­lo­ga Sil­va Ra­mos, del Cen­tro de Es­tu­dios de Se­gu­ri­dad y Ciu­da­da­nía, de la Uni­ver­si­dad Cân­di­do Men­des. Sin em­bar­go, los gru­pos de pa­ra­po­li­cías son an­ti­guos y bas­tan­te co­no­ci­dos en Bra­sil. En los años se­sen­ta y se­ten­ta, to­ma­ron el po­der de las ca­lles de Río y São Pau­lo los lla­ma­dos es­cua­dro­nes de la muer­te, gru­pos de po­li­cías for­ma­dos den­tro de las co­mi­sa­rías y se­cre­ta­rías de se­gu­ri­dad con una ten­den­cia mo­ra­lis­ta —in­ten­si­fi­ca­da du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar (1964-1985)— y con au­to­ri­za­ción pa­ra ma­tar.

Las eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les y las ven­gan­zas ya es­tán pro­pa­ga­das por el país. En 2015, nue­ve po­li­cías fue­ron acu­sa­dos en Sal­va­dor, ca­pi­tal del Es­ta­do de Bahía, de ase­si­nar a 12 jó­ve­nes. En ese mis­mo año se per­pe­tró la ma­tan­za de 19 per­so­nas en el Es­ta­do de São Pau­lo a ma­nos de po­li­cías mi­li­ta­res y guar­dias ci­vi­les que que­rían ven­gan­za por la muer­te de dos agen­tes, se­gún la fis­ca­lía. En el nor­te y nor­des­te de Bra­sil pre­do­mi­nan los gru­pos que ma­tan por la noche, en un co­che ne­gro y sin tra­je de po­li­cía. En Río, esos gru­pos tie­nen tam­bién in­tere­ses co­mer­cia­les. Así fun­cio­na el mo­de­lo de la mi­li­cia, que ame­na­za con ex­pan­dir­se por to­do Bra­sil.

/ M. P. (AFP)

Un gru­po de agen­tes se en­car­ga del cuer­po de un hom­bre muer­to en un co­che en la Uni­ver­si­dad de Río de Ja­nei­ro.

/ A. M. (REUTERS)

Bol­so­na­ro, en un ac­to en Brasilia el pa­sa­do día 7.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.