Una so­cie­dad te­me­ro­sa

Los es­pa­ño­les culpan a los po­lí­ti­cos, otean otra cri­sis y su­fren por los jó­ve­nes

El País (América) - - OPINIÓN -

La car­to­gra­fía que se di­bu­ja de la Es­pa­ña pos­cri­sis, se­gún el son­deo rea­li­za­do por la em­pre­sa 40dB pa­ra EL PAÍS, es la de una so­cie­dad ma­yo­ri­ta­ria­men­te te­me­ro­sa, que se­ña­la ca­si uná­ni­me­men­te co­mo res­pon­sa­bles de la Gran Re­ce­sión a la cla­se po­lí­ti­ca, a la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y a los ban­cos —aun­que no es ca­paz de di­fe­ren­ciar en­tre ban­ca in­ter­na­cio­nal, ban­ca na­cio­nal y ca­jas de aho­rros—, pe­se a que la cri­sis na­ció en la pri­me­ra y se desa­rro­lló en las ter­ce­ras. Co­mo con­se­cuen­cia de ello y de las po­lí­ti­cas lle­ga­das de Eu­ro­pa, opi­nan los en­cues­ta­dos, la so­cie­dad sa­le de la pa­sa­da dé­ca­da con los sa­cri­fi­cios muy de­sigual­men­te re­par­ti­dos. La Es­pa­ña de hoy ha cam­bia­do con in­ten­si­dad res­pec­to del país de an­tes de la cri­sis: más po­bre, de­sigual y pre­ca­ria y me­nos pro­te­gi­da so­cial­men­te.

Es­te te­mor se ma­ni­fies­ta de mu­chas for­mas (preo­cu­pa­ción, re­sig­na­ción, irri­ta­ción, mie­do, nue­vo ma­pa po­lí­ti­co…), pe­ro so­bre to­do en la can­ti­dad de ciu­da­da­nos que opi­nan que to­da­vía no se ha sa­li­do de la cri­sis —lo que pa­re­ce in­di­car que si­guen su­frien­do sus con­se­cuen­cias en for­ma de de­sem­pleo, sa­la­rios más ba­jos, me­nor pro­tec­ción en ca­pí­tu­los de­te­rio­ra­dos co­mo la sa­ni­dad y la edu­ca­ción…—, y tam­bién en la eva­lua­ción ne­ga­ti­va de las po­lí­ti­cas que se han prac­ti­ca­do en es­te tiem­po: ca­si el 100% de los en­cues­ta­dos sub­ra­ya que si lle­ga­se otra cri­sis a cor­to pla­zo, co­sa har­to pro­ba­ble se­gún ellos, no se han pues­to en mar­cha los me­ca­nis­mos su­fi­cien­tes pa­ra pre­ve­nir­las.

Los ciu­da­da­nos ela­bo­ran una lis­ta en cas­ca­da de res­pon­sa­bles de lo su­ce­di­do, en la cual no se li­bran ni ellos mis­mos cuan­do re­co­no­cen los ex­tra­or­di­na­rios ni­ve­les de en­deu­da­mien­to que ad­qui­rie­ron pa­ra man­te­ner sus ni­ve­les de bie­nes­tar pre­vios a las di­fi­cul­ta­des (el “vi­vir por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des”). Pe­ro esa res­pon­sa­bi­li­dad es ca­si anec­dó­ti­ca fren­te a la que atri­bu­yen en pri­me­ra ins­tan­cia la “cla­se po­lí­ti­ca”, al es­ta­lli­do de la bur­bu­ja de la vi­vien­da y a “la ban­ca” en ter­mi­nos ge­ne­ra­les. En el se­gun­do es­ca­lón es­tá el Ban­co de Es­pa­ña, se su­po­ne que por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra de­tec­tar y con­tro­lar los pro­ble­mas, y a con­ti­nua­ción el con­ta­gio de los pro­ble­mas que lle­ga­ban de fue­ra, y las po­lí­ti­cas aus­te­ri­ci­das de la troi­ka. So­lo una ín­fi­ma mi­no­ría de los en­cues­ta­dos ci­ta en­tre los cul­pa­bles a los inmigrantes. Una des­agre­ga­ción trans­ver­sal de los da­tos del son­deo in­di­ca que los prin­ci­pa­les pa­ga­nos de la cri­sis se en­cuen­tran en­tre los jó­ve­nes, las mu­je­res y los ma­yo­res de 45 años, so­bre to­do en re­la­ción con el es­ca­lón de ciu­da­da­nos ma­yo­res de 65 años, los más pro­te­gi­dos en tér­mi­nos re­la­ti­vos.

Los se­ña­la­dos co­mo prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la Gran Re­ce­sión tie­nen en el son­deo abun­dan­te mu­ni­ción pa­ra co­rre­gir los gra­ves pro­ble­mas de repu­tación que les afec­tan, sean jus­tos o in­jus­tos, y que si­guen dán­do­les pro­ta­go­nis­mo hoy día con otras ma­te­rias que no tie­nen na­da que ver con la cri­sis eco­nó­mi­ca. Si no com­par­ten las con­clu­sio­nes, el ver­da­de­ro pa­pel del li­de­raz­go con­sis­te en con­ven­cer a sus con­ciu­da­da­nos de que sus opi­nio­nes es­tán ses­ga­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.