Mís­ti­ca

El País (América) - - PASATIEMPOS TIEMPO -

Exis­te un mé­to­do de sal­va­ción al al­can­ce de cual­quie­ra que pre­ten­da des­in­to­xi­car­se de la ba­su­ra po­lí­ti­ca y mo­ral que nos ve­mos obli­ga­dos a tra­gar ca­da día. Se tra­ta de huir ha­cia aden­tro en bus­ca de ese vér­ti­ce del es­pí­ri­tu en el que los cin­co sen­ti­dos cor­po­ra­les, co­mo vías del co­no­ci­mien­to, con­flu­yen y se trans­for­man en una sen­sa­ción úni­ca de ple­ni­tud y bie­nes­tar. Pa­ra co­ro­nar esa ci­ma no es ne­ce­sa­rio po­ner­se en ma­nos de un maes­tro ve­ne­ra­ble en el Tí­bet, pues­to que los ma­te­ria­les de esa es­ca­la­da es­pi­ri­tual los pro­por­cio­na la pro­pia na­tu­ra­le­za de for­ma gra­tui­ta. No hay que rea­li­zar un es­fuer­zo especial que no sea pla­cen­te­ro; so­lo se re­quie­re cier­ta prác­ti­ca y un po­co de con­cen­tra­ción. Exis­ten in­nu­me­ra­bles va­ria­cio­nes y po­si­bi­li­da­des, pe­ro pón­ga­se có­mo­do, re­lá­je­se y eli­ja la que es­té más a su al­can­ce en ese mo­men­to. Eli­ja, por ejem­plo, una bo­ni­ta pues­ta de sol fren­te al mar, de for­ma que su mi­ra­da se sa­cie con to­dos los ma­ti­ces de la luz mien­tras aca­ri­cia con la ye­ma de los de­dos la co­pa de su li­cor pre­fe­ri­do que tie­ne en la mano. Atien­da al so­ni­do pro­fun­do del olea­je y al li­ge­ro aro­ma de al­gas que le trae la bri­sa car­ga­da de sal. In­cor­po­re esas sen­sa­cio­nes a su con­cien­cia. Si­ga con­cen­tra­do. Ya son cua­tro los sen­ti­dos que han si­do cap­tu­ra­dos. So­lo que­da uno, el gus­to, que ac­tua­rá de di­sol­ven­te pa­ra fun­dir­los en un pun­to de su me­mo­ria. Se­gún Aris­tó­te­les, la me­mo­ria tam­bién es una vía del co­no­ci­mien­to. Cuan­do el li­cor flu­ya so­bre la len­gua de­be­rá con­vo­car un re­cuer­do agra­da­ble, tal vez unas pa­la­bras de amor o las ri­sas de un ve­rano o aquel éxi­to del que se sien­te or­gu­llo­so. Si aña­de a la dul­zu­ra del li­cor esa me­mo­ria fe­liz uni­da a los cin­co sen­ti­dos, sen­ti­rá en la men­te un pla­cer ex­plo­si­vo, que por un mo­men­to le li­be­ra­rá de to­da la mier­da po­lí­ti­ca y mo­ral que le ro­dea. Esa es la mís­ti­ca pa­ga­na de sal­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.