En los cuer­nos de la lu­na

Re­cién en­viu­da­do, el es­cri­tor in­ten­tó res­pon­der a es­ta pre­gun­ta: ¿por qué, si el uni­ver­so es in­fi­ni­to, el cie­lo noc­turno es ne­gro?

El País (América) - - ENSAYOS - POR MON­TE­RO GLEZ

De­sola­do tras la muer­te de su es­po­sa y obe­de­cien­do a un im­pul­so in­con­te­ni­ble, Ed­gar Allan Poe se dis­pu­so a ex­pli­car que la ex­pan­sión del uni­ver­so es­tá es­cri­ta en la os­cu­ri­dad del cie­lo noc­turno.

Cuan­do su es­po­sa aún es­ta­ba con vi­da, la pa­re­ja sa­lía a pa­sear ca­da noche ba­jo las es­tre­llas. Jun­tos ob­ser­va­ban el vér­ti­go de la os­cu­ri­dad ro­tan­do al­re­de­dor de los cuer­pos ce­les­tes y, por ex­ten­sión, la in­cóg­ni­ta que sal­pi­ca los hue­cos ne­gros del cie­lo. Esa fue la cau­sa pri­me­ra que lle­va­ría al es­cri­tor a bus­car de qué pre­gun­tas es res­pues­ta el uni­ver­so. Cuan­do su es­po­sa mu­rió, Poe se pre­ci­pi­ta­ría tam­bién a la muer­te, re­su­mien­do su bús­que­da en la si­guien­te pro­po­si­ción ló­gi­ca: “Pues­to que na­da fue, en con­se­cuen­cia to­das las co­sas son”.

Vir­gi­nia Eli­za Clemm y Ed­gar Allan Poe eran pri­mos, aun­que eso no les im­pi­dió ca­sar­se cuan­do ella to­da­vía era una ni­ña que tan so­lo con­ta­ba con 13 años de edad. Vir­gi­nia mo­ri­ría tiem­po des­pués, a los 24, víc­ti­ma de la tu­bercu­losis. Des­de en­ton­ces, Poe se per­dió bus­can­do una au­sen­cia que in­flui­rá no so­lo en su poe­ma An­na­bel Lee, sino tam­bién en el ensayo que hoy nos ocu­pa, ti­tu­la­do Eu­re­ka, y que el au­tor nor­te­ame­ri­cano pre­fe­ría de­no­mi­nar poe­ma en pro­sa.

Al que­dar­se viu­do, Ed­gar Allan Poe se pro­pu­so re­ve­lar la ra­zón de la os­cu­ri­dad de la noche y pa­ra ello es­cri­bi­ría es­te ensayo de an­ti­ci­pa­ción cos­mo­gó­ni­ca, en el cual da­rá res­pues­ta a la pre­gun­ta for­mu­la­da por el as­tró­no­mo ale­mán Hein­rich Wil­helm Matt­häus Ol­bers en su co­no­ci­da pa­ra­do­ja don­de se afir­ma­ba que, en un uni­ver­so as­tral eterno e in­fi­ni­to, co­mo el acep­ta­do por en­ton­ces, el cie­lo no de­be­ría ca­re­cer de luz, sien­do to­tal­men­te lu­mi­no­so y sin re­gio­nes os­cu­ras. Pe­ro es­to no es así. ¿Por qué en­ton­ces, si el uni­ver­so es in­fi­ni­to, el cie­lo de la noche es os­cu­ro?

Ol­bers in­di­ca­ba que el cie­lo es ne­gro por­que la ma­te­ria in­ter­es­te­lar ab­sor­be la ra­dia­ción de las es­tre­llas, de­bi­li­tan­do su luz. Por lo mis­mo, si­guien­do el ra­zo­na­mien­to de Ol­bers, el cie­lo noc­turno no pre­sen­ta una lu­mi­no­si­dad tan plás­ti­ca co­mo la pre­sen­ta­da por Van Gogh en su cua­dro La noche es­tre­lla­da. Poe, que no creía en la ab­so­lu­ta in­fi­ni­tud del uni­ver­so as­tral, se dis­pu­so a ex­pli­car los hue­cos ne­gros, los “va­cíos” de la noche sal­pi­ca­dos por pun­tos lu­mi­no­sos.

A la na­tu­ra­le­za le gus­ta ocul­tar­se, se­gún di­ce el fa­mo­so afo­ris­mo de He­rá­cli­to. Y Poe, siem­pre fa­vo­ra­ble al con­tras­te, de­ci­dió po­ner luz so­bre ella. “Si la su­ce­sión de es­tre­llas fue­ra in­fi­ni­ta, el fon­do del cie­lo nos pre­sen­ta­ría una lu­mi­no­si­dad uni­for­me, co­mo la des­ple­ga­da por la ga­la­xia, pues no po­dría ha­ber en to­do ese fon­do nin­gún pun­to en el cual no exis­tie­ra una es­tre­lla. (…) la úni­ca ma­ne­ra de com­pren­der los va­cíos que nues­tros te­les­co­pios en­cuen­tran en in­nu­me­ra­bles di­rec­cio­nes, se­ría su­po­nien­do tan in­men­sa la dis­tan­cia en­tre el fon­do in­vi­si­ble y no­so­tros, que nin­gún ra­yo de és­te hu­bie­ra po­di­do al­can­zar­nos to­da­vía. ¿Quién se atre­ve­rá a ne­gar que pue­da ser así?”, es­cri­bi­ría Poe con lu­ci­dez cien­tí­fi­ca, po­seí­do por esa ca­pa­ci­dad vi­sio­na­ria que an­ti­ci­pa la in­cer­ti­dum­bre del en­torno, re­sol­vien­do a su ma­ne­ra la pa­ra­do­ja de Ol­bers que nos trae la in­cóg­ni­ta de la os­cu­ri­dad del cie­lo en la noche.

Con to­do, la ex­pli­ca­ción de una ma­te­ria ab­sor­ben­te for­mu­la­da por Ol­bers re­sul­ta anémi­ca, pues la ra­dia­ción es­te­lar ab­sor­bi­da se ten­dría que vol­ver a emi­tir de al­gu­na for­ma, ya que la ma­te­ria que ab­sor­be la luz se ca­len­ta­ría con el tiem­po y al fi­nal emi­ti­ría su ra­dia­ción con bri­llo es­te­lar. Con ta­les asun­tos, Poe se pre­sen­tó an­te el edi­tor Put­nam.

En sus ojos lle­va­ba el re­lám­pa­go do­ra­do de la lo­cu­ra, y ba­jo el bra­zo, las cuar­ti­llas de su poe­ma en pro­sa. Ya le que­da­ba po­co tiem­po de vi­da y, con la au­to­ri­dad que da el sa­ber­se muer­to, con­fe­só que ha­bía es­cri­to una cues­tión de su­ma im­por­tan­cia que iba a pro­vo­car un in­te­rés cien­tí­fi­co tan sig­ni­fi­ca­ti­vo que se ve­ría tra­du­ci­do en un gran ne­go­cio edi­to­rial. Lo que de­mos­tra­ban aque­llas cuar­ti­llas ve­nía a ser un acon­te­ci­mien­to de más im­por­tan­cia que el des­cu­bri­mien­to de la gra­vi­ta­ción de New­ton, ase­gu­ró Poe.

Di­cho es­to, el es­cri­tor pro­po­ne una pri­me­ra ti­ra­da de

50.000 ejemplares.

Pe­ro el edi­tor neo­yor­quino, lle­va­do por la prudencia, pu­bli­ca­ría el li­bro re­du­cien­do la ti­ra­da a 500 ejemplares. Es­ta­ba es­cri­to que aquel tra­ba­jo de Poe pa­sa­ría sin pe­na ni glo­ria de­bi­do a la men­ta­li­dad de la épo­ca y, so­bre to­do lo de­más, a la eti­que­ta que Poe car­ga­ba co­mo au­tor mal­di­to, lo más pa­re­ci­do a la pie­dra de Sí­si­fo, cu­yo pe­so es la me­di­da de un cas­ti­go em­pu­ja­do cues­ta arri­ba.

Al fi­nal, el ensayo Eu­re­ka se con­ver­ti­ría en ejem­plo de có­mo un li­te­ra­to con afi­cio­nes de in­ves­ti­ga­dor es ca­paz de alum­brar teo­rías cien­tí­fi­cas mu­cho an­tes de que es­tas se ha­gan evi­den­tes. Co­mo es­cri­bi­ría ese otro poe­ta vi­sio­na­rio, Wi­lliam Bla­ke: “Lo que aho­ra es­tá pro­ba­do, en su mo­men­to, al­guien lo ima­gi­nó”. Po­co an­tes de mo­rir, se le pu­do ver pre­ci­pi­tán­do­se al de­li­rio por las ta­ber­nas de Baltimore. Iba de­ma­cra­do, su­cio y sin di­ne­ro, agi­tan­do su bas­tón mien­tras re­ci­ta­ba pa­sa­jes de su úl­ti­mo li­bro, un ensayo acer­ca del ori­gen, desa­rro­llo y na­tu­ra­le­za del uni­ver­so que lle­va­ría por tí­tu­lo Eu­re­ka,y que fir­mó co­mo un poe­ma en pro­sa. “No ten­go de­seos de vi­vir des­de que es­cri­bí Eu­re­ka. No po­dría es­cri­bir na­da más”, de­jó di­cho en una car­ta.

Uno de sus ami­gos sa­lió en su ayu­da pa­ra lle­var­lo al sa­na­to­rio don­de aca­ba­ría en­ce­rra­do en la par­te re­ser­va­da a los bo­rra­chos y a los lo­cos de atar. Ed­gar Allan Poe pa­sa­ría el fi­nal de su vi­da asal­ta­do por los de­mo­nios del al­cohol y de la lo­cu­ra, en­fren­tán­do­se a ellos en una ha­bi­ta­ción se­me­jan­te a una cel­da. Mo­ri­ría el 7 de oc­tu­bre de 1849. Sus úl­ti­mas pa­la­bras an­tes de mo­rir fue­ron: “¡Que Dios ayu­de a mi po­bre al­ma!”. Te­nía 40 años.

Poe creía ha­ber es­cri­to una cues­tión de su­ma im­por­tan­cia que iba a pro­vo­car in­te­rés cien­tí­fi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.