Ita­lia, 100 días de rui­do y fu­ria

Los pri­me­ros tres me­ses del Go­bierno po­pu­lis­ta de Mat­teo Sal­vi­ni y Lui­gi Di Maio han sa­cu­di­do las ins­ti­tu­cio­nes ita­lia­nas y europeas, pe­ro han apor­ta­do po­cos cambios sus­tan­cia­les

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - DA­NIEL VER­DÚ,

Mat­teo Sal­vi­ni gri­ta en di­rec­to en Fa­ce­book y tiem­blan las pa­re­des de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Cuan­do lo ha­ce el otro vi­ce­pre­si­den­te, el gri­llino Lui­gi Di Maio, pa­li­de­cen sus em­pre­sa­rios. En al­gu­nos mo­men­tos ha ha­bi­do reac­cio­nes de pá­ni­co en los mer­ca­dos, se ha dis­pa­ra­do la pri­ma y con ella, el his­te­ris­mo de la opi­nión pú­bli­ca. Cien días de rui­do y fu­ria tras los que na­da vol­ve­ría ya a ser igual. Pe­ro los da­tos su­gie­ren que el ar­te­fac­to for­ma­do por el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S) y la Li­ga to­da­vía no ha pro­pi­cia­do nin­gún cam­bio sus­tan­cial. Se ha reuni­do me­nos ve­ces, me­nos tiem­po y ha apro­ba­do me­nos le­yes que sus pre­de­ce­so­res en el mis­mo pe­rio­do de tiem­po. En ese lap­so, la agre­si­vi­dad ha ido re­ba­ján­do­se en cuestiones co­mo Eu­ro­pa o los lí­mi­tes del dé­fi­cit, que ya no se su­pe­rarán. Han quedado di­lui­das las pro­pues­tas estrella co­mo la Flat Tax (un ti­po im­po­si­ti­vo úni­co) o la ren­ta bá­si­ca de ciu­da­da­nía. Y en la cues­tión mi­gra­to­ria —le ha cos­ta­do a Sal­vi­ni una impu­tación por se­cues­tro de per­so­nas—, más allá de los gra­ví­si­mos ges­tos, los cien­tos de mi­les de ex­pul­sio­nes que con­te­nía el pro­gra­ma es­tán por de­ba­jo de las que prac­ti­ca­ba el an­te­rior Go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta. ¿Ha do­mes­ti­ca­do Ro­ma a la bes­tia?

La sen­sa­ción es que la ter­ce­ra eco­no­mía de la zo­na eu­ro si­gue en cam­pa­ña tres me­ses des­pués. La Li­ga ha uti­li­za­do el poder pa­ra hor­mo­nar su mus­cu­la­tu­ra elec­to­ral. El par­ti­do de Sal­vi­ni, vol­ca­do por com­ple­to en la in­mi­gra­ción —una in­ver­sión a cos­te ce­ro y ren­di­mien­to elec­to­ral ele­va­dí­si­mo—, se ha dis­pa­ra­do en los son­deos (tie­ne ya el 30,2% de apo­yos, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de De­mos), du­pli­can­do sus re­sul­ta­dos de mar­zo y su­peran­do ya al M5S ca­si un pun­to. La vis­ta es­tá pues­ta aho­ra en las europeas de ma­yo. Y cuan­to más du­ro, más apo­yos.

El 54% de los ita­lia­nos aprue­ba la po­lé­mi­ca ges­tión del Di­ciot­ti, el bar­co de la Guar­dia Cos­tie­ra al que el mi­nis­tro del In­te­rior im­pi­dió atra­car du­ran­te 10 días po­nien­do en ries­go la sa­lud de los 100 mi­gran­tes que via­ja­ban a bor­do. Los gri­lli­nos, en cam­bio, lo han fia­do to­do a la car­ta de la ren­ta ciu­da­da­na, que originalmente de­bía apor­tar 780 eu­ros a la po­bla­ción ne­ce­si­ta­da y que no es­tá cla­ro ni que pue­da fi­nan­ciar­se. Los em­pre­sa­rios es­tán ner­vio­sos y la pa­tro­nal ha lle­ga­do a ame­na­zar con sa­lir a la ca­lle jun­to a los sin­di­ca­tos. Y ha sur­ti­do efec­to.

El di­ne­ro de­ter­mi­na­rá la so­li­dez de las pro­me­sas. Y la res­pues­ta de­fi­ni­ti­va lle­ga­rá el 15 de oc­tu­bre, cuan­do se pre­sen­ten los pre­su­pues­tos a Bru­se­las y el 20 en el Par­la­men­to. Pin­ta­ba mal, y has­ta en­ton­ces, las agen­cias de ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia Stan­dard & Poor’s y Moody’s han apla­za­do sus va­lo­ra­cio­nes so­bre la deu­da del país, que hoy es­tá en un 132% del PIB.

Va­cu­nas. La eli­mi­na­ción de la obli­ga­to­rie­dad de las va­cu­nas, una pro­me­sa muy po­lé­mi­ca, si­gue apla­za­da por fal­ta de con­sen­so.

Pre­su­pues­to. Un mo­men­to cla­ve lle­ga­rá el 15 de oc­tu­bre, cuan­do se pre­sen­ten los pre­su­pues­tos a la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el 20 en el Par­la­men­to.

/ HER­BERT NEUBAUER (AFP)

Mat­teo Sal­vi­ni, mi­nis­tro del In­te­rior de Ita­lia, du­ran­te una rue­da de pren­sa en Vie­na (Aus­tria) el 14 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.