Un es­pía muy po­co dis­cre­to

Hans-Georg Maas­sen, je­fe de los ser­vi­cios se­cre­tos in­ter­nos ale­ma­nes, ha pues­to en ja­que al Go­bierno de coa­li­ción de An­ge­la Mer­kel por cues­tio­nar los su­ce­sos de Chem­nitz El fun­cio­na­rio tie­ne co­mo alia­do al mi­nis­tro del In­te­rior ale­mán Su te­sis doc­to­ral es

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - ANA CARBAJOSA,

Unas ga­fas mi­nús­cu­las y re­don­das ocu­pan des­de ha­ce más de una semana las por­ta­das de la pren­sa en Ale­ma­nia. Son las de Hans-Georg Maas­sen, el po­lé­mi­co je­fe de los ser­vi­cios se­cre­tos in­ter­nos ale­ma­nes y el res­pon­sa­ble de ha­ber ro­cia­do de ga­so­li­na un cli­ma so­cial y po­lí­ti­co ya de por sí en­cen­di­do con sus de­cla­ra­cio­nes en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió el fin de semana pa­sa­do al dia­rio sen­sa­cio­na­lis­ta Bild. La pun­ta­da vino so­bra­da de hi­lo. En los círcu­los po­lí­ti­cos ber­li­ne­ses po­cos du­dan de que sus pa­la­bras fue­ron un dar­do en­ve­ne­na­do y di­ri­gi­do con­tra la can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel. El dar­do po­dría sin em­bar­go te­ner pa­ra Maas­sen un efec­to bu­me­rán. Las pró­xi­mas ho­ras re­sul­ta­rán cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de es­te es­pía des­len­gua­do y ten­ta­do por la política.

Es­te abogado, de 55 años, eli­gió el dia­rio Bild pa­ra lan­zar la bom­ba con la que ali­men­tó las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas de la ex­tre­ma de­re­cha y que ha abier­to una grie­ta en la gran coa­li­ción de Go­bierno que ame­na­za con en­san­char­se. Maas­sen afir­mó que no ha­bía “evi­den­cias” so­bre la au­ten­ti­ci­dad del ví­deo en el que se ve a un gru­po de ul­tras desata­dos a la ca­za de ex­tran­je­ros en las ca­lles de Chem­nitz. Las pro­tes­tas se des­en­ca­de­na­ron tras la muer­te el mes pa­sa­do de un ciu­da­dano ale­mán de ori­gen cu­bano su­pues­ta­men­te apu­ña­la­do por un si­rio y un ira­quí. Maas­sen cues­tio­nó lo pu­bli­ca­do por la pren­sa, pe­ro so­bre to­do, cues­tio­nó a la can­ci­ller, quien ha­bía ase­gu­ra­do es­tar ho­rro­ri­za­da an­te la ex­hi­bi­ción de odio xe­nó­fo­bo en es­ta ciudad de Sa­jo­nia. Las evi­den­cias de ata­ques a ex­tran­je­ros, e in­clu­so a un res­tau­ran­te ju­dío, así co­mo los re­gis­tros po­li­cia­les de aquel día han de­ja­do cla­ro que el es­cep­ti­cis­mo de Maas­sen era, co­mo po­co, in­fun­da­do.

Pe­ro, ¿por qué no com­par­tió sus du­das con Mer­kel en lu­gar de ai­rear­lo en la pren­sa? Y, so­bre to­do, ¿qué mue­ve al je­fe de los es­pías a ali­men­tar las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas de la ul­tra­de­re­cha? Maas­sen es for­mal­men­te el je­fe de la Ofi­ci­na pa­ra la Pro­tec­ción de la Cons­ti­tu­ción (BfV), en­car­ga­da de ve­lar por el or­den de­mo­crá­ti­co y, pa­ra ello, de vi­gi­lar a su­je­tos y gru­pos ex­tre­mis­tas. Tam­bién for­man par­te de su ne­go­cia­do los ul­tras de de­re­chas e iz­quier­das, yiha­dis­tas y los res­pon­sa­bles de ci­be­ra­ta­ques. Di­ri­ge el or­ga­nis­mo des­de 2012, año en el que su pre­de­ce­sor fue in­vi­ta­do a sa­lir tras co­no­cer­se la des­truc­ción de do­cu­men­tos re­la­cio­na­dos con el gru­po te­rro­ris­ta neo­na­zi NSU. An­tes, a prin­ci­pios de los años no­ven­ta, el en­ton­ces jo­ven y bri­llan­te ju­ris­ta ha­bía re­ca­la­do en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Pe­ro fue a par­tir de 2015 cuan­do Maas­sen, co­mo mu­chos otros po­lí­ti­cos y ciu­da­da­nos ale­ma­nes, se dis­tan­ció de la can­ci­ller a raíz de la lle­ga­da de más de 1,5 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos. El je­fe de la BfV te­mió que la su­pues­ta política de puer­tas abiertas de Mer­kel y la en­tra­da des­con­tro­la­da de cien­tos de mi­les de per­so­nas pro­ce­den­tes de una gue­rra en la que com­ba­ten is­la­mis­tas au­men­ta­ra la in­se­gu­ri­dad en el país.

Esa es pre­ci­sa­men­te una de las ideas del dis­cur­so de la pu­jan­te ex­tre­ma de­re­cha par­la­men­ta­ria, Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (Afd). Maas­sen se ha­bría reuni­do con los lí­de­res de es­ta for­ma­ción en los dos úl­ti­mos años, se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas coin­ci­den­tes, en cir­cuns­tan­cias aún por acla­rar. El je­fe de los es­pías, que es de­mó­cra­ta cris­tiano, nie­ga com­pli­ci­da­des con Afd.

Te­mas migratorios

Su in­te­rés por los te­mas migratorios y su pro­fun­do co­no­ci­mien­to en la ma­te­ria vie­ne de le­jos. En Ale­ma­nia, al igual que en España, tam­bién se des­em­pol­van es­tos días tra­ba­jos de doc­to­ran­dos, y el de Maas­sen da al­gu­nas pistas so­bre su preo­cu­pa­ción por la “in­mi­gra­ción des­con­tro­la­da”, co­mo se­ña­la­ba es­ta semana el dia­rio Der Spie­gel. Su te­sis, de 457 pá­gi­nas, ver­sa so­bre “el es­ta­tus le­gal de de­man­dan­tes de asi­lo en la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal”. En ella se habla de su­pues­tos “abu­sos” del de­re­cho al asi­lo por par­te de los so­li­ci­tan­tes y del lla­ma­do tu­ris­mo de asi­lo, un tér­mino em­plea­do en Ale­ma­nia por los xe­nó­fo­bos.

Ha­ce dos años, Maas­sen vol­vió a es­tar bajo los fo­cos cuan­do su Ofi­ci­na fue acu­sa­da de ocul­tar in­for­ma­ción en el ca­so de Anis Am­ri, el te­rro­ris­ta que em­po­tró un ca­mión con­tra un mer­ca­do de Na­vi­dad en Ber­lín y ma­tó a 12 per­so­nas. Sus in­for­mes pe­rió­di­cos y sus in­ter­ven­cio­nes sor­pren­den a me­nu­do por su lo­cua­ci­dad y con­tun­den­cia, im­pro­pias de su car­go. En los men­ti­de­ros po­lí­ti­cos que­da es­ca­so lu­gar a du­das de que Maas­sen se ha lan­za­do sin red a la ba­ta­lla par­ti­dis­ta, cons­cien­te de que en esa mi­sión cuen­ta con un alia­do de ex­cep­ción: Horst Seeho­fer. No es nin­gún se­cre­to que el mi­nis­tro del In­te­rior, Cons­truc­ción y Pa­tria man­tie­ne un en­fren­ta­mien­to abier­to con Mer­kel por­que re­pu­dia su política de in­mi­gra­ción y asi­lo. La BfV de­pen­de or­gá­ni­ca­men­te de In­te­rior. Así que si Seeho­fer no quiere, Maas­sen no cae.

Mu­chos ale­ma­nes te­men que el ti­ra y aflo­ja po­lí­ti­co se lle­ve por delante la cre­di­bi­li­dad de una ins­ti­tu­ción vi­tal pa­ra el país. Un son­deo pu­bli­ca­do es­te vier­nes re­fle­ja que un 51% de los en­cues­ta­dos quiere que Maas­sen de­je su pues­to. El par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta (SPD), prin­ci­pal so­cio de los con­ser­va­do­res en la coa­li­ción de Go­bierno, exi­ge tam­bién su sa­li­da. El mar­tes, los pri­me­ros es­pa­das de los par­ti­dos de la gran coa­li­ción vol­ve­rán a re­unir­se a puer­ta ce­rra­da pa­ra de­ci­dir so­bre el fu­tu­ro de Maas­sen. Él, por aho­ra, guar­da si­len­cio.

/ M. SOHN (AP)

Maas­sen aguar­da el ini­cio de su com­pa­re­cen­cia an­te el Par­la­men­to ale­mán, el miér­co­les en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.