Flo­ren­ce pro­vo­ca cor­tes ma­si­vos de elec­tri­ci­dad en la cos­ta es­te de EE UU

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - AN­TO­NIA LABORDE,

El pá­ni­co an­tes de que el hu­ra­cán Flo­ren­ce to­ca­ra tie­rra ha­ce unos días era que abo­fe­tea­ra sin pie­dad la cos­ta es­te es­ta­dou­ni­den­se. Aho­ra, aun­que con­ver­ti­do en una tor­men­ta tro­pi­cal, no ha de­ja­do de re­pre­sen­tar una ame­na­za mor­tal. Las fuer­tes llu­vias

En New Bern, una ciudad cos­te­ra atra­ve­sa­da por un río des­bor­da­do, los res­ca­tis­tas se pa­sea­ron en bo­tes hin­cha­bles re­co­gien­do a las per­so­nas que no si­guie­ron la or­den de eva­cua­ción. Más de 360 per­so­nas han si­do lle­va­das a un re­fu­gio des­de el jue­ves por la no­che. Hel­der Cos­ta, de 39 años, no pu­do eva­cuar su ca­sa en New Bern por­que su es­po­sa es en­fer­me­ra y el per­so­nal de sa­lud tie­ne el deber de que­dar­se en las zo­nas de emer­gen­cia. “Es­te es mi sép­ti­mo hu­ra­cán. Si bien Char­lie, en Flo­ri­da, fue más po­ten­te, es­te me ha da­do más mie­do. El pro­ble­ma no es el vien­to, es el agua. Avan­za tan len­to que el río no deja de cre­cer”, co­men­ta des­de su re­si­den­cia ubi­ca­da en una zo­na al­ta de la cos­ta, lo que le per­mi­te es­tar fue­ra de pe­li­gro por el mo­men­to.

Des­de su ven­ta­na, Cos­ta ve có­mo han inun­da­do ciu­da­des en­te­ras y los ser­vi­cios de res­ca­te tuvieron que ir, puer­ta por puer­ta, a pe­dir a la gen­te que de­ja­ra sus ca­sas. Ca­si un mi­llón de per­so­nas se que­da­ron sin su­mi­nis­tro eléc­tri­co. En Ca­ro­li­na del Nor­te y del Sur, se cuen­tan al me­nos seis muer­tos.

una pe­que­ña edi­fi­ca­ción de hor­mi­gón que ha­bía cons­trui­do su ve­cino es­tá des­trui­da. Del otro la­do de la ca­sa ya no con­si­gue ver el mue­lle que unía su pa­tio con el río. Su es­po­sa no pu­do ir tra­ba­jar el jue­ves por­que es­ta­ban to­tal­men­te ais­la­dos pe­ro sí lo hi­zo ayer.

Cre­ci­das en los ríos

El di­lu­vio preo­cu­pa­da en las ciu­da­des del in­te­rior de la cos­ta. La ru­ta de la tor­men­ta tro­pi­cal es­tá ali­men­tan­do has­ta re­ven­tar los ríos y arro­yos de las dos Carolinas. En el con­da­do de Har­nett, a unos 150 ki­ló­me­tros tie­rra adentro, or­de­na­ron a los re­si­den­tes de unas 1.100 vi­vien­das a que eva­cua­ran por­que el río Lo­wer Little es­ta­ba su­bien­do a ni­ve­les ré­cord. El Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio­nal

pro­nos­ti­ca que el río al­can­za­rá su cús­pi­de el lu­nes por la ma­ña­na cuan­do lle­gue a los 10 me­tros. Se con­si­de­ra inun­da­ción cuan­do al­can­za los cin­co me­tros y me­dio.

Mien­tras los es­tra­gos con­ti­núan en Ca­ro­li­na del Nor­te, en la ve­ci­na del sur hay zo­nas que se en­ca­mi­nan a la nor­ma­li­dad. El go­ber­na­dor Henry McMas­ter le­van­tó las ór­de­nes de eva­cua­ción en va­rios con­da­dos cos­te­ros del Es­ta­do, des­pe­jan­do el ac­ce­so a ciu­da­des co­mo Char­les­ton, Ber­ke­ley y Dor­ches­ter. Pe­ro mu­chos no se atre­ven a vol­ver aún.

El pre­si­den­te Donald Trump emi­tió ayer una de­cla­ra­ción de desas­tre pa­ra Ca­ro­li­na del Nor­te e in­for­mó de que pon­drá di­ne­ro fe­de­ral a dis­po­si­ción de los afec­ta­dos en ocho con­da­dos. La ayu­da in­clu­ye sub­ven­cio­nes pa­ra vi­vien­das tem­po­ra­les y re­pa­ra­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.