“¿Qué ha si­do eso? ¿Es­tá tem­blan­do de nue­vo?”

La an­sie­dad an­te nue­vos te­rre­mo­tos se ha mul­ti­pli­ca­do en Mé­xi­co, un año des­pués de los sis­mos que cau­sa­ron la muer­te de cer­ca de 500 per­so­nas Se es­ti­ma que un 20% de los afec­ta­dos su­frió se­cue­las psi­co­ló­gi­cas “Si hay sín­to­mas que pa­ra­li­zan, po­dría ha­ber u

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - JA­VIER LA­FUEN­TE,

En­tre to­das las re­co­men­da­cio­nes que se pue­den re­ci­bir al lle­gar a Mé­xi­co una de las más ines­pe­ra­das es la de des­car­gar­se una apli­ca­ción que ad­vier­te de los te­rre­mo­tos. Así, mien­tras uno es­tá, pon­ga­mos, es­cri­bien­do es­te tex­to, pue­de re­ci­bir en su te­lé­fono una alerta: “Sis­mo de­tec­ta­do: In­ten­si­dad dé­bil. Sen­sor ubi­ca­do en Miahuatlán OAXACA”. Y a los po­cos se­gun­dos, otra: “Sis­mo de­tec­ta­do: In­ten­si­dad mo­de­ra­do. Sen­sor ubi­ca­do en Hua­tul­co OAXACA”. To­do acom­pa­ña­do de ex­cla­ma­cio­nes ro­jas y en ca­so de no te­ner el te­lé­fono en si­len­cio, de un so­ni­do des­con­cer­tan­te.

La apli­ca­ción no deja de ser al­go anec­dó­ti­co si no fue­se por­que, des­de ha­ce un año, cual­quier co­sa que ten­ga que ver con un te­rre­mo­to es­tá en­vuel­to en un am­bien­te de ma­yor an­sie­dad, don­de los fan­tas­mas por lo ocu­rri­do en sep­tiem­bre de 2017 vuel­ven a aflo­rar en mu­chas per­so­nas. En­ton­ces, el mes pa­trio se vol­vió el más trá­gi­co. El día 19, el mis­mo en que se cum­plían 32 años del te­rre­mo­to que ses­gó la vi­da de más de 5.000 per­so­nas, un nue­vo tem­blor sa­cu­dió la ca­pi­tal del país: 369 per­so­nas mu­rie­ron, 228 en Ciudad de Mé­xi­co. 12 días an­tes, Oaxaca (en el sur del país) ha­bía su­fri­do otro te­rre­mo­to, que dejó 102 víc­ti­mas mor­ta­les. En­tre am­bos, mi­les de per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das; ca­si 6.000 vi­vien­das se vie­ron afec­ta­das so­lo en la ca­pi­tal.

Si al­go ca­rac­te­ri­za a Ciudad de Mé­xi­co son los so­ni­dos que se des­pren­den de sus ca­lles, un bu­lli­cio des­con­cer­tan­te que se ter­mi­na por amar, qui­zás co­mo mé­to­do de su­per­vi­ven­cia. Ocu­rre en la ma­yo­ría de los ba­rrios, pe­ro en La Ro­ma o La Con­de­sa, dos de los más afec­ta­dos por el te­rre­mo­to, los rui­dos son cons­tan­tes: el del afi­la­dor, de los cha­ta­rre­ros que bus­can “al­go de fie­rro vie­jo” o, el más ha­bi­tual, el del ven­de­dor de ta­ma­les. No hay po­cos que, en el úl­ti­mo año, se han so­bre­sal­ta­do y lle­ga­do a sen­tir que lo que so­na­ba real­men­te era la alerta sís­mi­ca, que, ge­ne­ral­men­te, sal­ta des­pués de de­tec­tar­se un sis­mo de mag­ni­tud su­pe­rior a 5. Un sim­ple mo­vi­mien­to de la tie­rra pro­vo­ca­do por el pa­so de vehícu­los pe­sa­dos, ha­bi­tual en es­tos ba­rrios por el ti­po de sue­lo, sus­ci­ta en oca­sio­nes una pre­gun­ta re­cu­rren­te:

—¿Qué ha si­do eso? ¿Es­tá tem­blan­do?

Esa sen­sa­ción ha mul­ti­pli­ca­do la an­sie­dad. Na­da com­pa­ra­ble con la que pa­de­cen los que su­frie­ron di­rec­ta­men­te los te­rre­mo­tos del año pa­sa­do. Cuan­ti­fi­car cuán­ta gen­te tie­ne pro­ble­mas de sa­lud men­tal se an­to­ja qui­mé­ri­co.

Mag­ni­tud del pro­ble­ma

Pa­ra De­ni Álvarez Ica­za, doc­to­ra del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Psi­quia­tría, se­ría muy per­ti­nen­te ha­cer un es­tu­dio pa­ra ver la mag­ni­tud del pro­ble­ma. A par­tir de es­ta­dís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, se es­ti­ma que en­tre los seis pri­me­ros me­ses y el año pos­te­rior al tem­blor, en­tre un 20% y un 30% de los afec­ta­dos po­drían ha­ber desa­rro­lla­do al­gún pro­ble­ma de sa­lud men­tal. “Des­pués del pri­mer mes, es nor­mal que ha­ya reac­cio­nes adap­ta­ti­vas, que tien­den a dis­mi­nuir. A un año del sis­mo, si hay sín­to­mas de an­sie­dad que pa­ra­li­zan, po­dría ha­ber un pro­ble­ma”, ex­pli­ca Álvarez, quien tam­bién acla­ra que to­do de­pen­de de has­ta qué pun­to una per­so­na se pue­de lle­gar a pa­ra­li­zar. “Hay que di­fe­ren­ciar en­tre pa­to­ló­gi­co y es­pe­ra­ble. Si sue­na la alar­ma sís­mi­ca, es nor­mal que uno se al­te­re, pe­ro si se pa­ra­li­za y no lo­gra res­pon­der, se­ría ya pa­to­ló­gi­co, de­pen­de de có­mo se ma­ni­fies­te”.

Los ex­per­tos apuntan a que una de las en­se­ñan­zas que dejó el te­rre­mo­to, des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud men­tal, es la ne­ce­si­dad de ela­bo­rar un pro­gra­ma de aten­ción. Ha­ce un año, los psi­có­lo­gos sa­lie­ron co­mo un ejér­ci­to a ayu­dar a los afec­ta­dos. “Hu­bo un fe­nó­meno de so­bre­ayu­da que no siem­pre fue bueno. Se dio en­tra­da a gen­te que no es­ta­ba ca­pa­ci­ta­da, se pa­to­lo­gi­za­ron si­tua­cio­nes que eran es­pe­ra­bles”, ex­pli­ca Álvarez, con las con­si­guien­tes con­se­cuen­cias pa­ra los afec­ta­dos. “No so­lo por es­cu­char se van a so­lu­cio­nar los pro­ble­mas. Sí hay que te­ner más es­pa­cios de es­cu­cha, pe­ro no so­lo re­pe­ti­ti­vos”, pun­tua­li­za el psi­có­lo­go Die­go Sa­fa.

Los aniver­sa­rios son épo­cas pro­cli­ves a que se re­ge­ne­ren la an­sie­dad, el due­lo. Co­mo to­dos los 19 de sep­tiem­bre, Ciudad de Mé­xi­co vol­ve­rá a rea­li­zar un si­mu­la­cro, a mo­do de ho­me­na­je por las víc­ti­mas del te­rre­mo­to de 1985. Ha­ce un año se hi­zo a las 11 de la ma­ña­na, dos ho­ras an­tes de que la tie­rra se vol­vie­se a mo­ver. En es­ta oca­sión, las au­to­ri­da­des han que­ri­do ha­cer­lo coin­ci­dir con la ho­ra del tem­blor: la alerta sís­mi­ca so­na­rá a las 13.14.

El eterno re­torno de Nietzs­che sir­ve al psi­có­lo­go Die­go Sa­fa pa­ra, sin res­tar­le im­por­tan­cia, re­ba­jar par­te de la neu­ro­sis que se ha ge­ne­ra­do. “Por más he­rra­mien­tas psí­qui­cas que exis­tan siem­pre ha­brá al­go que no po­de­mos con­tro­lar del to­do. No po­de­mos evi­tar el mie­do y la tris­te­za. Si no sen­ti­mos, ha­brá que preo­cu­par­se”.

/ R. S. (AFP)

Ve­ci­nos, po­li­cías y res­ca­ta­do­res tra­ba­jan so­bre los es­com­bros de­ja­dos por un tem­blor en Ciudad de Mé­xi­co, el 19 de sep­tiem­bre de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.