Des­nu­dar­se es un ar­te

El País (Andalucía) - - OPINIÓN - / BER­NA GONZÁLEZ HAR­BOUR

El ar­te ha per­mi­ti­do re­crear la des­nu­dez ve­ta­da en la vi­da real, pros­cri­ta pa­ra los hu­ma­nos de car­ne y hue­so, y ha si­do ca­paz de des­per­tar el de­seo y sen­ti­mien­tos su­bli­mes en es­pec­ta­do­res ate­na­za­dos en su in­ti­mi­dad. Co­mo la me­jor li­te­ra­tu­ra, los cua­dros gran­dio­sos te arras­tran a mun­dos idea­les, fan­ta­sio­sos, pe­ro ma­te­ria­li­za­dos an­te tus ojos co­mo puer­tas abiertas a la es­ca­pa­to­ria. Y si ade­más ver­san so­bre el cuer­po ad­mi­ra­ble, pleno, co­mu­ni­ca­ti­vo; si cap­tan mo­men­tos de per­fec­ción ins­tan­tá­nea que de­be­rían ser eter­nos; en­ton­ces pue­den alo­jar­se en nues­tro ima­gi­na­rio co­mo una as­pi­ra­ción más in­ten­sa que la ley, los man­da­mien­tos o los va­lo­res se­lla­dos en nues­tra me­mo­ria. Go­ya des­nu­dó a Pe­pi­ta Tu­dó, la aman­te de Go­doy, pa­ra re­ga­lar­nos una ma­ja que pa­re­ce in­vi­tar­nos a to­dos a su ha­bi­ta­ción con tan­to ru­bor co­mo na­tu­ra­li­dad. No hay pro­ca­ci­dad en su mi­ra­da, sino so­lo un de­seo de re­ci­bir­nos con una cal­ma que aún nos ha­ce pa­li­de­cer. Ve­láz­quez nos ha­bía da­do ya su Ve­nus del es­pe­jo. Y Du­re­ro, su Adán y Eva. Los clá­si­cos ha­bían si­do más li­bres, ex­hi­bie­ron la be­lle­za de los cuer­pos y nos trans­mi­tie­ron cá­no­nes tan fas­tuo­sos co­mo aco­ge­do­res. La be­lle­za es tu­ya, nos de­cían. Es­tá al al­can­ce de tu mano.

Dos per­for­mers bar­ce­lo­ne­ses, Adrián Pino y Jet Brühl, han si­do no­ti­cia es­ta semana al des­nu­dar­se an­te el Adán y Eva de Du­re­ro en el Mu­seo del Pra­do y di­vul­gar sus cuer­pos co­mo una reivin­di­ca­ción de la des­truc­ción de “unos cons­truc­tos so­cia­les ri­dícu­los”. Pino lo ha­bía he­cho ya en lu­ga­res em­ble­má­ti­cos co­mo la Fon­ta­na de Tre­vi o la Mo­na Li­sa en París, siem­pre es­con­de sus ge­ni­ta­les y de­nun­cia la con­cep­ción del gé­ne­ro que he­mos he­re­da­do. “Yo soy bio­ló­gi­ca­men­te una mu­jer pe­ro no lo soy, me es­toy hor­mo­nan­do”, di­ce Brühl. “Que­re­mos ju­gar con las ver­da­des ab­so­lu­tas y re­la­ti­vi­zar­las, des­nu­dar­nos pa­ra des­po­jar­nos de ton­te­rías y di­ver­tir­nos”, di­ce él. “Hay mu­chas más op­cio­nes, más vi­das po­si­bles”. Su dis­cur­so, vi­si­ble en co­di­go­nue­vo.com, no es un tra­ta­do del ar­te ni una lec­ción ma­gis­tral. Tam­po­co acla­ra la gran du­da prin­ci­pal que a es­ta plu­mi­lla le sus­ci­ta su es­pec­tácu­lo (y es por qué él ta­pa y has­ta aplas­ta un pe­cho de ella co­mo si fue­ra su­yo). Pe­ro, du­ran­te unos ins­tan­tes, nos per­mi­te re­fle­xio­nar cuan­do ase­gu­ra: “La so­cie­dad nos pa­re­ce una pa­ri­da”. Di­cho así, pue­den te­ner ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.