His­to­ria y fic­ción

— PIE­DRA DE TO­QUE El li­bro de Ro­ca Ba­rea so­bre la le­yen­da ne­gra es­pa­ño­la cues­tio­na las ba­ses mis­mas de la his­to­ria co­mo una cien­cia ob­je­ti­va, pues de­mues­tra que en mu­chos casos se aco­mo­da a las ur­gen­cias ideo­ló­gi­cas del poder

El País (Andalucía) - - OPINIÓN - MA­RIO VARGAS LLOSA

Pue­de ser en­tre­te­ni­do un li­bro de ri­gu­ro­sa eru­di­ción? Ra­ra vez, pe­ro sí lo es en el ca­so de Im­pe­rio­fo­bia y le­yen­da ne­gra, de Ma­ría El­vi­ra Ro­ca Ba­rea, que aca­bo de ter­mi­nar. Es ague­rri­do, pro­fun­do, po­lé­mi­co y se lee sin pau­sas, co­mo una no­ve­la po­li­cial en la que el lec­tor vue­la so­bre las pá­gi­nas pa­ra sa­ber quién es el ase­sino. Con­fie­so que ha­ce tiem­po que no leía un li­bro tan ameno y es­ti­mu­lan­te.

Su sub­tí­tu­lo es Ro­ma, Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos y el Im­pe­rio es­pa­ñol. Y es cier­to que la au­to­ra se ocu­pa tam­bién de las le­yen­das ne­gras ge­ne­ra­das por los tres pri­me­ros im­pe­rios, pe­ro de lo que se ocu­pa muy a fon­do y ma­ne­jan­do con desen­vol­tu­ra una bi­blio­gra­fía im­pre­sio­nan­te es de esa cons­truc­ción in­te­lec­tual y fic­ti­cia que des­de ha­ce si­glos dis­tor­sio­na pro­fun­da­men­te la his­to­ria de España y ri­di­cu­li­za a su pue­blo. Se­gún ella, es­tá to­da­vía muy vi­va, por­que los pro­pios es­pa­ño­les no han que­ri­do ni sa­bi­do con­tra­ata­car­la, dan­do la es­pal­da a esas ca­ri­ca­tu­ras que los pre­sen­ta­ban co­mo fa­ná­ti­cos, per­ver­sos, ig­no­ran­tes y enemi­gos vis­ce­ra­les de la cien­cia, la mo­der­ni­dad y la ci­vi­li­za­ción.

Se­gún Ro­ca Ba­rea, la le­yen­da ne­gra an­ti­es­pa­ño­la fue una ope­ra­ción de pro­pa­gan­da mon­ta­da y ali­men­ta­da a lo lar­go del tiem­po por el pro­tes­tan­tis­mo —so­bre to­do en sus ra­mas an­gli­ca­na y cal­vi­nis­ta— con­tra el Im­pe­rio es­pa­ñol y la re­li­gión ca­tó­li­ca pa­ra afir­mar su pro­pio na­cio­na­lis­mo, sa­ta­ni­zán­do­los has­ta ex­tre­mos pa­vo­ro­sos y pri­ván­do­los in­clu­so de hu­ma­ni­dad. Da de ello ejemplos abun­dan­tes y de to­da ín­do­le: tra­ta­dos teo­ló­gi­cos, li­bros de his­to­ria, no­ve­las, do­cu­men­ta­les y pe­lí­cu­las de fic­ción, có­mics, chas­ca­rri­llos y has­ta chis­tes de sobremesa. Con­tri­bu­yó a la ex­ten­sión y du­ra­ción de la le­yen­da ne­gra la in­di­fe­ren­cia con que el Im­pe­rio es­pa­ñol, pri­me­ro, y, lue­go sus in­te­lec­tua­les, es­cri­to­res y ar­tis­tas, en vez de de­fen­der­se, en mu­chos casos hi­cie­ron su­ya la le­yen­da ne­gra, ava­lan­do sus ex­ce­sos y fa­bri­ca­cio­nes co­mo par­te de una fe­roz au­to­crí­ti­ca que ha­cía de España un país in­to­le­ran­te, ma­chis­ta, las­ci­vo y re­ñi­do con el espíritu cien­tí­fi­co y la li­ber­tad.

¿Sa­bía us­ted que las de­go­lli­nas y des­cuar­ti­za­mien­tos de ca­tó­li­cos en la Inglaterra de En­ri­que VIII y la rei­na Isa­bel, y en los Paí­ses Bajos de Gui­ller­mo de Oran­ge, fue­ron in­fi­ni­ta­men­te más nu­me­ro­sos que las tor­tu­ras y ajus­ti­cia­mien­tos en to­da la his­to­ria de la te­mi­ble In­qui­si­ción es­pa­ño­la? ¿Sa­bía que la cen­su­ra de li­bros en Fran­cia, Inglaterra y Ale­ma­nia fue tan­to o más se­ve­ra que en España? El en­sa­yo de Ro­ca Ba­rea prue­ba to­do ello de ma­ne­ra inequí­vo­ca, pe­ro tam­bién inú­til, pues, se­gún mues­tra su li­bro —es lo más in­quie­tan­te que hay en él—, cuan­do una de esas ficciones ma­lig­nas (aho­ra di­ría­mos pos­ver­da­des) se en­car­na en la his­to­ria sus­ti­tu­yen­do a la ver­dad, al­can­za una so­li­dez y reali­dad que re­sis­te a to­das las crí­ti­cas y des­men­ti­dos y pre­va­le­ce siem­pre so­bre ellos. La fic­ción se tra­ga la his­to­ria. Por eso, las ba­ta­llas de Na­po­león na­rra­das por Victor Hu­go y Tols­tói nos pa­re­cen siem­pre, pe­se a sus abun­dan­tes erro­res, más cier­tas que las de los his­to­ria­do­res más es­tric­tos.

Aho­ra bien, en el li­bro de Ro­ca Ba­rea apa­re­cen his­to­ria­do­res muy pres­ti­gio­sos, co­mo el ale­mán Leo­pold von Ran­ke y el in­glés Tho­mas Ma­cau­lay —hay otros mu­chos pen­sa­do­res y ar­tis­tas no me­nos dis­tin­gui­dos co­mo un Vol­tai­re o un Edgar Allan Poe—, que, qui­zás sin ser cons­cien­tes de ello, con­tri­bu­ye­ron a la le­yen­da ne­gra. Y per­pe­tra­ron dis­tor­sio­nes fla­gran­tes a la ver­dad his­tó­ri­ca aco­mo­dan­do en sus li­bros los he­chos de tal mo­do que con­fir­ma­ran en vez de re­fu­tar las exa­ge­ra­cio­nes y men­ti­ras in­ven­ta­das pa­ra des­pres­ti­giar y hun­dir mo­ral y po­lí­ti­ca­men­te al “enemigo” im­pe­rial y “pa­pis­ta”. La au­to­ra de Im­pe­rio­fo­bia y le­yen­da ne­gra no pre­ten­de que to­do es­to re­sul­te de una cons­pi­ra­ción cons­cien­te­men­te fra­gua­da por los poderes; to­do ello es, des­de lue­go, alen­ta­do y a ve­ces fi­nan­cia­do por el poder, pe­ro tam­bién na­ce de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, co­mo una ex­cre­cen­cia na­tu­ral del na­cio­na­lis­mo, que se for­ma y ro­bus­te­ce siem­pre con­tra al­go o al­guien, pues ne­ce­si­ta un enemigo a quien odiar pa­ra poder sub­sis­tir. Y la España del Si­glo de Oro, cuan­do la le­yen­da ne­gra es más ac­ti­va, era el im­pe­rio más po­de­ro­so de Eu­ro­pa, y, por cier­to, el enemigo obli­ga­do de los paí­ses que as­pi­ra­ban a re­em­pla­zar­lo. Y de las de­no­mi­na­cio­nes re­li­gio­sas que que­rían ser las más ge­nui­nas he­re­de­ras de las ver­da­des bí­bli­cas.

De es­ta ma­ne­ra in­di­rec­ta, el li­bro de Ro­ca Ba­rea, sin si­quie­ra ha­bér­se­lo pro­pues­to, cues­tio­na las ba­ses mis­mas de la his­to­ria co­mo una cien­cia ob­je­ti­va, pues su in­ves­ti­ga­ción de­mues­tra que en mu­chos casos en ella se fil­tra, en ra­zón de las cir­cuns­tan­cias y las pre­sio­nes re­li­gio­sas y po­lí­ti­cas, la fic­ción, co­mo un ele­men­to que des­na­tu­ra­li­za la ver­dad his­tó­ri­ca y la aco­mo­da a las ur­gen­cias ideo­ló­gi­cas del poder es­ta­ble­ci­do. Y no hay áci­do más efi­caz e ines­cru­pu­lo­so en la al­te­ra­ción de las ver­da­des his­tó­ri­cas que el na­cio­na­lis­mo, co­mo tie­nen oca­sión de com­pro­bar­lo en es­tos mis­mos días los es­pa­ño­les con el desafío in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña, que, ade­más de re­be­lar­se con­tra la Cons­ti­tu­ción y las le­yes, se em­pe­ña en reha­cer la his­to­ria y con­ver­tir­la en una fic­ción a su ser­vi­cio.

El li­bro de Ro­ca Ba­rea es­tá muy bien es­cri­to, con una pro­sa ele­gan­te, ar­gu­men­tos per­ti­nen­tes y a ra­tos una iro­nía ri­sue­ña que ate­núa la gra­ve­dad de los asun­tos que tra­ta. Sal­ta a ve­ces del pa­sa­do re­mo­to a la ac­tua­li­dad, pa­ra mos­trar que hay en­tre am­bos una con­ca­te­na­ción se­cre­ta, y, con fre­cuen­cia, in­di­ca en las no­tas el día exac­to en que hi­zo aque­lla ci­ta o ve­ri­fi­ca­ción en los ar­chi­vos (al­go que, creo, se ha­ce por pri­me­ra vez).

La au­to­ra de es­te li­bro ex­tra­or­di­na­rio me ja­la las ore­jas, en una de sus pá­gi­nas, por ha­ber re­cor­da­do que la no­ve­la co­mo gé­ne­ro li­te­ra­rio es­tu­vo prohi­bi­da en His­pa­noa­mé­ri­ca du­ran­te los tres si­glos co­lo­nia­les, por­que las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas y po­lí­ti­cas es­pa­ño­las con­si­de­ra­ron que las in­ven­cio­nes dis­pa­ra­ta­das de esos li­bros po­dían con­fun­dir a los in­dí­ge­nas y dis­traer­los de las en­se­ñan­zas re­li­gio­sas. Es, creo, el úni­co ca­so en la his­to­ria en que se prohi­bió un gé­ne­ro li­te­ra­rio. Ro­ca Ba­rea me re­cuer­da que en España sur­gió en aque­lla épo­ca la no­ve­la pi­ca­res­ca (po­día ha­ber men­cio­na­do tam­bién a la no­ve­la cum­bre: el Qui­jo­te). Es­ta afir­ma­ción mía no es par­te de la le­yen­da ne­gra, se tra­ta de una ver­dad inequí­vo­ca. La prohi­bi­ción, que exis­tió y fue reite­ra­da va­rias ve­ces a lo lar­go de aque­llos tres­cien­tos años, con­cer­nía so­lo a las co­lo­nias, no a la me­tró­po­li. Y, aun­que la prohi­bi­ción fun­cio­nó en lo que se re­fie­re a la pu­bli­ca­ción de no­ve­las, no im­pi­dió que, gra­cias al pro­fu­so con­tra­ban­do, las no­ve­las se le­ye­ran en abun­dan­cia en las co­lo­nias ame­ri­ca­nas. Pe­ro la pri­me­ra no­ve­la, co­mo tal, so­lo se pu­bli­có en Mé­xi­co, lue­go de la in­de­pen­den­cia: El Pe­ri­qui­llo Sar­nien­to (1816). To­das las bue­nas his­to­rias de la li­te­ra­tu­ra his­pa­noa­me­ri­ca­na (re­co­mien­do las dos me­jo­res, es de­cir, la de En­ri­que An­der­son Im­bert y la de José Miguel Ovie­do) re­pro­du­cen esas prohi­bi­cio­nes, que, des­de mis años de es­tu­dian­te, siem­pre me han fas­ci­na­do. ¿Por qué se prohi­bió la fic­ción co­mo tal? El re­sul­ta­do fue que, se­ga­da la fuen­te na­tu­ral de la fic­ción, que es la no­ve­la, to­do en Amé­ri­ca La­ti­na pa­só a ser im­preg­na­do por la prohi­bi­da fic­ción: no so­lo los gé­ne­ros li­te­ra­rios co­mo la poe­sía y el tea­tro, tam­bién la re­li­gión, la política y la vi­da mis­ma de la so­cie­dad y las per­so­nas.

Las ba­ta­llas na­rra­das por Tols­tói nos pa­re­cen, pe­se a sus erro­res, más cier­tas que las de los his­to­ria­do­res

La España del Si­glo de Oro, cuan­do la le­yen­da ne­gra es más ac­ti­va, era el im­pe­rio más po­de­ro­so de Eu­ro­pa

De­re­chos mun­dia­les de pren­sa en to­das las len­guas re­ser­va­dos a Edi­cio­nes EL PAÍS, SL, 2018. © Ma­rio Vargas LLosa, 2018.

FER­NAN­DO VI­CEN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.