El rap­to de Eu­ro­pa

El País (Andalucía) - - OPINIÓN - MÁRIAM MAR­TÍ­NEZ-BASCUÑÁN @Ma­ria­mMar­ti­ne­zB

Eu­ro­pa vuel­ve a ser un cam­po de ba­ta­lla, aun­que no lo sea, fe­liz­men­te, por una gue­rra que la trans­for­me en un pai­sa­je lu­nar, co­mo en aque­llos tiempos no tan le­ja­nos en los que, se­gún des­cri­bía Von­ne­gut, Dres­de dejó de pa­re­cer­se a una Flo­ren­cia so­bre el El­ba. Lo que nos ju­ga­mos en es­ta otra con­tien­da, co­mo di­jo Tsi­pras es­te mar­tes en Es­tras­bur­go, es de “ca­rác­ter exis­ten­cial”, pues su­ce­de que, una vez ro­ta su pro­me­sa de pros­pe­ri­dad, la idea de Eu­ro­pa ha pa­sa­do a ser un sig­ni­fi­can­te va­cío a la es­pe­ra de ser re­lle­na­do de sen­ti­do. La dispu­ta es, de nue­vo, so­bre su iden­ti­dad, y me te­mo que ya no bas­ta con de­fen­der a Eu­ro­pa. El di­le­ma no con­sis­te en Eu­ro­pa sí o no. Se tra­ta de sa­ber qué Eu­ro­pa que­re­mos.

Cuan­do Fa­ra­ge y los su­yos aban­do­nen de una vez el bar­co, el Eu­ro­par­la­men­to de­ja­rá de con­tar con fuer­zas po­lí­ti­cas que so­lo quie­ren mar­char­se. La ba­ta­lla se pro­du­ci­rá en­ton­ces por la in­fluen­cia den­tro de la Unión y por el mo­de­lo que se quie­ra im­po­ner. Se equi­vo­can quie­nes pien­san que la UE es­tá en de­ca­den­cia: ja­más la ba­ta­lla política se pre­sen­tó en un mar­co tan eu­ro­peo. Y es en esa cla­ve don­de hay que in­ter­pre­tar las pa­la­bras de Or­bán del ve­rano pa­sa­do: “Ha­ce 27 años pen­sa­mos que Eu­ro­pa era nues­tro fu­tu­ro. Hoy, so­mos el fu­tu­ro de Eu­ro­pa”. Re­cor­da­ba con ellas que, le­ja­na ya la caí­da del mu­ro de Ber­lín, el con­flic­to po­lí­ti­co se ar­ti­cu­la aho­ra en tér­mi­nos iden­ti­ta­rios, y de ahí sur­ge su ab­yec­ta ban­de­ra: “Eu­ro­pa pa­ra los eu­ro­peos”.

No se tra­ta, por su­pues­to, de la Eu­ro­pa cos­mo­po­li­ta y li­be­ral de Ma­cron, o de la hu­ma­nis­ta e in­tré­pi­da tie­rra de Odi­seo a la que ape­la­ba Tsi­pras; su Eu­ro­pa es aque­lla que an­te­po­ne los va­lo­res cris­tia­nos a los de­re­chos in­di­vi­dua­les; la que, al pa­re­cer, per­mi­te tam­bién la im­po­si­ción del libre mer­ca­do sin in­cluir en la ecua­ción la li­ber­tad política pa­ra Hun­gría o Po­lo­nia. Esa es la enor­me im­por­tan­cia de la vo­ta­ción del miér­co­les en el PE.

La pug­na por la iden­ti­dad se li­bra en­car­ni­za­da­men­te en el seno del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo. Las pró­xi­mas elecciones pue­den co­lo­car a la ex­tre­ma de­re­cha co­mo se­gun­do gru­po del Eu­ro­par­la­men­to, in­clu­so con Or­bán a la ca­be­za, y ya ve­rán có­mo las vie­jas ba­ta­llas en­tre Junc­ker y Schulz nos pa­re­ce­rán en­ton­ces ama­bles duelos dia­léc­ti­cos, ape­nas una dispu­ta so­bre ma­ti­ces en­tre bie­nin­ten­cio­na­dos ca­ba­lle­ros. Aho­ra más que nun­ca es­ta­mos an­te la con­fron­ta­ción de mo­de­los an­ta­gó­ni­cos: uno que, con sus di­fe­ren­cias, in­clu­ye el li­be­ra­lis­mo de Ma­cron, la de­mo­cra­cia cris­tia­na de Mer­kel y la so­cial­de­mo­cra­cia; y el otro, los gru­pos de ul­tra­de­re­cha dis­pues­tos al asal­to de­fi­ni­ti­vo de la for­ta­le­za. La bue­na no­ti­cia es que Eu­ro­pa, al fin, se ha po­li­ti­za­do; la ma­la, que, si no ac­tua­mos en con­se­cuen­cia, aca­ba­re­mos per­dién­do­la.

DIE­GO MIR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.