Uni­dos Po­de­mos se des­mar­ca de su so­cio de Go­bierno

El País (Andalucía) - - ESPAÑA -

Esas ope­ra­cio­nes re­sul­tan ca­da vez más con­tro­ver­ti­das, es­pe­cial­men­te en el con­tex­to de la gue­rra de Ye­men, un con­flic­to que de­san­gra al país des­de ha­ce más de tres años y en el que la coa­li­ción que li­de­ra Ara­bia Sau­dí es con­si­de­ra­da por la ONU res­pon­sa­ble de vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos. Los 270 mi­llo­nes de eu­ros de eu­ros que las em­pre­sas es­pa­ño­las de armamento ex­por­ta­ron a Riad el año pa­sa­do —con avio­nes, pro­yec­ti­les y gra­na­das en la ces­ta co­mer­cial— su­po­nen el 6,2% de to­das las ope­ra­cio­nes. No es la úni­ca par­ti­da pro­ble­má­ti­ca. La pla­ta­for­ma Ar­mas bajo con­trol, in­te­gra­da por las or­ga­ni­za­cio­nes más ac­ti­vas en es­te te­rreno (In­ter­món Ox­fam, Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, Greenpeace y Fun­diPau) de­tec­tó el año pa­sa­do transac­cio­nes “de ex­tre­ma gra­ve­dad”, en con­cre­to a Ara­bia Sau­dí e Is­rael, y otras ven­tas preo­cu­pan­tes a 17 paí­ses.

Re­ce­los

En ese epí­gra­fe fi­gu­ran, por ejem­plo, gra­na­das, bom­bas, vehícu­los y pie­zas a Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos o ar­mas pe­que­ñas a las fuer­zas ar­ma­das de Bah­réin. Am­bos paí­ses par­ti­ci­pan en la coa­li­ción sau­dí en Ye­men. Tam­bién in­quie­tan las ar­mas li­ge­ras ven­di­das al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa en Irak o el ma­te­rial an­ti­dis­tur­bios des­ti­na­do a la po­li­cía de Tú­nez. Fue­ra de esa re­gión tan con­vul­sa, la mu­ni­ción des­ti­na­da a la po­li­cía bra­si­le­ña, las ar­mas pe­que­ñas ven­di­das en Co­lom­bia y Pe­rú o el ma­te­rial des­ti­na­do a Tur­quía des­pier­tan re­ce­los en es­ta or­ga­ni­za­ción, que se ha reuni­do re­cien­te­men­te con el Go­bierno es­pa­ñol pa­ra tras­la­dar­le sus de­man­das.

“Con el epi­so­dio de Ara­bia Sau­dí, el Eje­cu­ti­vo ha per­di­do la opor­tu­ni­dad de po­ner­se a la ca­be­za del mun­do en el con­trol de las ex­por­ta­cio­nes de armamento”, lamenta Al­ber­to Es­té­vez, por­ta­voz de Ar­mas bajo con­trol. Es­té­vez es cons­cien­te de que no se pue­de pa­ra­li­zar sin más to­do el co­mer­cio ar­ma­men­tís­ti­co con paí­ses aje­nos a la OTAN y a la UE, pe­ro sí pi­de un ges­to —una pa­ra­li­za­ción cau­te­lar de las transac­cio­nes—

da­rio pe­li­gro­so y ani­ma­da por unos alia­dos que bus­ca­ban com­pen­sar el des­equi­li­brio co­mer­cial de sus im­por­ta­cio­nes de cru­do, la fa­mi­lia real asig­nó a gas­tos de De­fen­sa has­ta un ter­cio del pre­su­pues­to na­cio­nal.

Des­de mar­zo de 2015, Ara­bia Sau­dí (con ayu­da de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y el apo­yo sim­bó­li­co de otra me­dia do­ce­na de paí­ses) intenta des­alo­jar del poder a los re­bel­des Hut­hi, que unos me­ses an­tes con­quis­ta­ron Sa­ná. Va­rios in­for­mes de la ONU y de ONG ase­gu­ran que esa coa­li­ción no só­lo ha desata­do una ca­tás­tro­fe hu­ma­na, sino que ha vio­la­do los es­tán­da­res de la ley hu­ma­ni­ta­ria in­ter­na­cio­nal, tan­to por no dis­tin­guir en­tre ob­je­ti­vos mi­li­ta­res y ci­vi­les, co­mo por ata­car a es­tos de for­ma sis­te­má­ti­ca.

A fi­na­les de 2016, la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma, frus­tra­da an­te las ele­va­das víc­ti­mas ci­vi­les, sus­pen­dió la ven­ta a Riad de mi­si­les de pre­ci­sión y res­trin­gió al­gu­nas áreas de coo­pe­ra­ción, aun­que Pablo Eche­ni­que, se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción de Po­de­mos, con­si­de­ró el vier­nes que las ex­pli­ca­cio­nes de la por­ta­voz del Go­bierno, Isa­bel Ce­laá, pa­ra con­ti­nuar con la ven­ta de bom­bas a Ara­bia Sau­dí son “la­men­ta­bles”.

“Es ur­gen­te crear al­ter­na­ti­vas de em­pleo en Cá­diz pa­ra de­jar de ven­der ar­mas a teo­cra­cias ase­si­nas ami­gas de los Bor­bo­nes”, ar­gu­men­tó Eche­ni­que tras rue­da de pren­sa en el Con­se­jo de Mi­nis­tros en la que la tam­bién Donald Trump intenta re­ver­tir esa me­di­da. El Par­la­men­to Eu­ro­peo ha vo­ta­do en dos oca­sio­nes a fa­vor de que la UE im­pon­ga un em­bar­go a Ara­bia Sau­dí, pe­ro se tra­ta de un ges­to sim­bó­li­co ya que los Es­ta­dos no es­tán obli­ga­dos por sus de­ci­sio­nes, que tie­nen que ser ra­ti­fi­ca­das por el Con­se­jo.

En reali­dad ya exis­te una Po­si­ción Co­mún so­bre ex­por­ta­ción de ar­mas, en la que los eu­ro­peos se com­pro­me­tie­ron a re­cha­zar las li­cen­cias cuan­do exis­te un cla­ro ries­go de que aque­llas se usen pa­ra co­me­ter vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos o de la ley hu­ma­ni­ta­ria in­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, ca­re­ce de un me­ca­nis­mo pa­ra san­cio­nar los in­cum­pli­mien­tos. Ade­más, co­mo ha quedado cla­ro en el ca­so es­pa­ñol, in­te­rrum­pir el su­mi­nis­tro a Ara­bia Sau­dí tam­bién afec­ta a otros in­tere­ses, sean pues­tos de tra­ba­jo (Na­van­tia) o ré­di­tos em­pre­sa­ria­les (AVE a La Me­ca o, pa­ra Lon­dres, la po­si­bi­li­dad de atraer la sa­li­da a bol­sa de Aram­co). mi­nis­tra de Edu­ca­ción ase­gu­ró que eran bom­bas de lá­ser y al­ta pre­ci­sión y “no se van a equi­vo­car ma­tan­do a ye­me­níes”.

El al­cal­de de Cá­diz, José Ma­ría González, miem­bro de Po­de­mos, ha de­fen­di­do la ven­ta de armamento pa­ra man­te­ner los pues­tos de tra­ba­jo en los as­ti­lle­ros de la ciudad en lo que con­si­de­ra “un di­le­ma en­tre fa­bri­car ar­mas y co­mer”. Es­tos mis­mos em­pleos de­pen­den de la fa­bri­ca­ción de cin­co cor­be­tas

Aho­ra Riad es­tá usan­do las ar­mas im­por­ta­das en la gue­rra de Ye­men, lo que ha desata­do la con­tro­ver­sia. In­clu­so en EE UU. El asun­to ha cau­sa­do en España fric­cio­nes en el que tam­bién se­rán ven­di­das a Ara­bia Sau­dí y se uti­li­za­rán en la gue­rra de Ye­men. Aun­que el Eje­cu­ti­vo sos­tie­ne que “no hay es­pe­ci­fi­ca­ción” so­bre el lu­gar en el que se usa­rán, pe­se a que es un re­qui­si­to le­gal.

Uni­dos Po­de­mos, prin­ci­pal so­cio del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez, se des­mar­có así de una de las de­ci­sio­nes más po­lé­mi­cas de la le­gis­la­tu­ra. La for­ma­ción ne­go­cia en cin­co me­sas de tra­ba­jo acuer­dos en ma­te­ria fis­cal, so­bre pen­sio­nes y edu­ca­ción, en­tre otros te­mas, pa­ra al­can­zar un pac­to que per­mi­ta que Pe­dro Sán­chez aprue­be los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les an­tes de fi­nal de año.

El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, no en­con­tró “nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad que im­pi­die­se po­ner en prác­ti­ca” la en­tre­ga de es­te armamento des­pués de que la mo­nar­quía sau­dí hu­bie­se ama­ga­do con sus­pen­der con­tra­tos mi­llo­na­rios con España co­mo res­pues­ta al su­pues­to desai­re. en el ca­so de los en­víos a Riad. Resulta po­co pro­ba­ble que el Go­bierno, des­pués de anun­ciar que fre­na­ría la en­tre­ga de mi­si­les lá­ser a la mo­nar­quía sau­dí y lue­go die­ra marcha atrás an­te el ries­go de que ese re­vés obs­ta­cu­li­za­ra otras ope­ra­cio­nes, to­me esa de­ci­sión tan drás­ti­ca.

Es­té­vez con­ce­de, pe­se a to­do, que el Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez mues­tra al­gu­nos sig­nos de com­pro­mi­so. En­tre ellos, ace­le­rar un equi­po que ya es­ta­ba en marcha pa­ra pro­mo­ver cambios le­ga­les que ga­ran­ti­cen un ma­yor con­trol ex post de las ven­tas de ar­mas. “To­do ha me­jo­ra­do, pe­ro aún que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer, en par­ti­cu­lar en el con­trol par­la­men­ta­rio de es­tas ope­ra­cio­nes y en trans­pa­ren­cia”, re­su­me.

La ley es­pa­ño­la, que da­ta de 2007, prohí­be ex­por­tar ma­te­rial si exis­te el ries­go de que se em­plee con­tra los de­re­chos hu­ma­nos, de que sal­ga del país de des­tino o de que se re­ven­da a ter­ce­ros. Los te­rri­to­rios su­je­tos a con­trol de­ben cer­ti­fi­car el cum­pli­mien­to de es­tos re­qui­si­tos, aun­que en la prác­ti­ca resulta im­po­si­ble ga­ran­ti­zar­los. Una jun­ta in­ter­mi­nis­te­rial (ads­cri­ta al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y com­pues­ta tam­bién por Ex­te­rio­res, De­fen­sa, Ha­cien­da e In­te­rior) es la en­car­ga­da de de­ci­dir si con­ce­de o no las li­cen­cias. Sus de­li­be­ra­cio­nes son se­cre­tas, aun­que de­be in­for­mar al Par­la­men­to ca­da se­mes­tre de lo que au­to­ri­za y lo que de­nie­ga. Es­te or­ga­nis­mo se re­uni­rá el pró­xi­mo miér­co­les.

Es­ta­dos Uni­dos, la pri­me­ra po­ten­cia mi­li­tar del mun­do, tie­ne criterios más trans­pa­ren­tes y re­quie­re el vis­to bueno del Con­gre­so pa­ra al­gu­nas ex­por­ta­cio­nes. Pe­ro ni si­quie­ra ese país po­ne la lu­pa so­bre to­das las transac­cio­nes. El De­par­ta­men­to de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se rehú­sa ofre­cer in­for­ma­ción so­bre las 400 bom­bas ven­di­das a Ara­bia Sau­dí (que pre­via­men­te fue­ron trans­fe­ri­das des­de Es­ta­dos Uni­dos a España) con el ar­gu­men­to de que no pue­de di­vul­gar de­ta­lles so­bre ope­ra­cio­nes de po­ca cuan­tía o que im­pli­quen a un clien­te ex­tran­je­ro.

/ EFE

Co­lum­na de hu­mo tras un ata­que a una po­si­ción hu­ti en Ye­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.