Cuan­do la política ter­mi­na... em­pie­za la vi­da

Ru­bal­ca­ba y Ga­llar­dón re­fle­xio­nan so­bre su re­ti­ra­da la semana en la que se han ido Do­mè­nech y San­ta­ma­ría

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - RUBÉN AMÓN,

Las dis­cre­pan­cias ideo­ló­gi­cas en­tre Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba (67 años) y Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón (59) se des­di­bu­jan en el tran­ce de “psi­coa­na­li­zar” su re­ti­ra­da de la política. Es­co­gie­ron el mis­mo año (2014) pa­ra cor­tar­se la co­le­ta. No la ex­tra­ñan. Agra­de­cen ha­ber re­cu­pe­ra­do la in­ti­mi­dad y ha­ber­se sus­traí­do al cli­ma de en­car­ni­za­mien­to pre­do­mi­nan­te. La agen­da la di­se­ñan ellos. Y tie­nen la sen­sa­ción de que el fin de la política ha pre­dis­pues­to el ini­cio de la vi­da, aca­so año­ran­do de vez en cuan­do el poder má­gi­co de ha­cer co­sas y de re­sol­ver pro­ble­mas.

Ad­quie­re sen­ti­do el pro­ce­so de “des­in­to­xi­ca­ción” aho­ra que aca­ban de em­pren­der­lo en las an­tí­po­das tan­to Xavier Do­mè­mech (Ca­ta­lun­ya en Co­mú) co­mo la ex vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. Son bas­tan­te más jó­ve­nes de cuan­to lo fue­ron Ga­llar­dón y Ru­bal­ca­ba en sus res­pec­ti­vos adio­ses, pe­ro tam­bién se ha ex­tre­ma­do y en­ra­re­ci­do el há­bi­tat de la política con­tem­po­rá­nea en la úl­ti­ma dé­ca­da: es­cru­ta­da co­mo nun­ca, ex­pues­ta a un fe­roz des­pres­ti­gio y re­mu­ne­ra­da con li­mi­ta­cio­nes.

“La política es más hos­til de cuan­to lo ha si­do ja­más”, ex­pli­ca Ru­bal­ca­ba, “pe­ro no tan­to por los agen­tes o cir­cuns­tan­cias ex­te­rio­res co­mo por su pro­pia en­do­ga­mia y sus me­ca­nis­mos au­to­des­truc­ti­vos. Pe­rro muer­de a pe­rro. Hay un pea­je que resulta el más di­fí­cil de to­dos: el des­gas­te per­so­nal y de tu en­torno, tu gen­te, tu fa­mi­lia. Cuan­do me des­pe­dí en el úl­ti­mo mi­tin de So­la­res, mi pri­mo, ajeno por com­ple­to a la ac­ti­vi­dad política, me di­jo: no sa­bes lo di­fí­cil que ha si­do lle­var to­dos es­tos años el ape­lli­do Ru­bal­ca­ba”.

Años han si­do mu­chos, to­da vez que el ex­vi­ce­pre­si­den­te del

Aho­ra, la agen­da la di­se­ñan ellos, aun­que la año­ran­za per­sis­te

Go­bierno se ini­ció en 1982 y de­ci­dió re­ti­rar­se ha­ce cua­tro, cons­cien­te de que “no te­nía na­da que apor­tar” y des­pués de ha­ber ocu­pa­do “sin que­rer­lo nun­ca” la po­si­ción de can­di­da­to a las ge­ne­ra­les y la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE. Pa­re­ci­da ha si­do la im­pli­ca­ción de Ga­llar­dón. Una tra­yec­to­ria de tres dé­ca­das que alo­ja mu­cha so­bre­ex­po­si­ción en las tareas de Go­bierno —al­cal­de de Ma­drid, pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad— y de la que se ha dis­tan­cia­do has­ta sen­tir que los com­pa­trio­tas em­pie­zan a ol­vi­dar­se de él.

“Cuan­do de­jas de sa­lir en te­le­vi­sión, la gen­te ya co­mien­za a de­jar de acor­dar­se. Y resulta enor­me­men­te li­be­ra­dor el ejer­ci­cio de co­ger el me­tro, pa­sear tu pe­rro, sa­lir a la ca­lle sin es­col­ta. No es que ha­ya vi­da des­pués de la política, la vi­da co­mien­za des­pués de la política. La des­cu­bres, te li­be­ras de la ten­sión y del es­cru­ti­nio, te des­qui­tas de una presión gi­gan­tes­ca, apre­cias el ho­ra­rio ru­ti­na­rio. Y, di­gá­mos­lo, ob­tie­nes unos ni­ve­les re­tri­bu­ti­vos en el sec­tor pri­va­do que la política nun­ca te per­mi­te, de­jan­do cla­ro que no te de­di­cas a ella por di­ne­ro. No es una pro­fe­sión, sino una de­di­ca­ción. Un ejer­ci­cio de en­tre­ga ab­so­lu­to”.

Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón abrió su pro­pio des­pa­cho de abo­ga­dos en un ba­rrio pos­ti­ne­ro de Ma­drid, mien­tras que Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba se re­in­cor­po­ró co­mo pro­fe­sor de Quí­mi­cas en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. “La ma­yor sa­tis­fac­ción es la agen­da”, ex­pli­ca el ex­lí­der so­cia­lis­ta.

“De­ci­dir con quién no co­mes, a quién no quie­res ver y dón­de no vas a ir. Te li­be­ras de la an­sie­dad, del es­ta­do de ago­bio, del con­ti­nuo so­bre­sal­to. An­tes no vi­vía, aho­ra sí, pe­ro es­te cam­bio no sig­ni­fi­ca que an­te­rior­men­te me de­di­ca­ra a la política obli­ga­do. Qué va. Na­die

lo ha­ce. Ni hay que creer a los que di­cen sa­cri­fi­car­se por España. Es más, la política exi­ge una im­pli­ca­ción ab­so­lu­ta por­que es un pri­vi­le­gio. Ni hay ho­ras ni hay do­min­gos. Se te da la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar tu país. Y lo que más echo de me­nos, ade­más de la vi­da par­la­men­ta­ria, que me gus­ta­ba mu­cho, es te­ner el poder no de man­dar por man­dar sino de con­tri­buir a con­ver­tir en reali­dad las co­sas que crees que pue­den ha­cer­se. Ma­te­ria­li­zar una idea, con­cre­tar un pro­yec­to”.

Presión in­so­por­ta­ble

Ruiz-Ga­llar­dón lo lla­ma ma­gia. Y ad­mi­te ex­tra­ñar en cier­to sen­ti­do los “su­per­po­de­res” que con­sien­ten le­van­tar un tea­tro, arre­glar un so­ca­vón, cons­truir un tú­nel o apro­bar una ley cu­ya ener­gía pue­de trans­for­mar la vi­da de las per­so­nas. “Pe­ro nun­ca he lle­ga­do a arre­pen­tir­me de la de­ci­sión de re­ti­rar­me”, pun­tua­li­za. “He re­cu­pe­ra­do la au­to­no­mía. Y res­pon­do úni­ca­men­te an­te mí mis­mo de las de­ci­sio­nes. La res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar crea una presión que mu­chas ve­ces es in­so­por­ta­ble. Lo veo con más cla­ri­dad aho­ra, cuan­do he de­ja­do de sen­tir­la, y cuan­do per­ci­bo has­ta qué ex­tre­mo mi vi­da y la de mi gen­te es­ta­ba as­fi­xia­da por las in­tro­mi­sio­nes en el ám­bi­to per­so­nal. El po­lí­ti­co de­be asu­mir la trans­pa­ren­cia, el con­trol, el es­cru­ti­nio pú­bli­co, pe­ro la per­so­na de­be pre­ser­var­se. Y eso no ocu­rre por­que es el po­lí­ti­co el que des­tro­za al otro po­lí­ti­co”.

Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba to­da­vía se des­pla­za con es­col­ta. Y con­ser­va cier­tos tics de la an­ti­gua vi­da, cuan­do lee los pe­rió­di­cos con la su­ges­tión de un “des­in­to­xi­ca­do”. O cuan­do sien­te el im­pul­so de in­ter­ve­nir des­de su ex­pe­rien­cia, pe­ro nun­ca has­ta el pun­to de ha­ber pues­to en du­da la de­ci­sión de mar­char­se. “En la política no se es­tá pa­ra es­tar, se es­tá pa­ra ha­cer. Me sen­tía ato­ra­do, ha­bía per­di­do mi ca­pa­ci­dad. Y es me­jor dar­se cuen­ta, asu­mir­lo, que afe­rrar­te a tu pro­pia ago­nía. Aho­ra que la he de­ja­do, siem­pre ha­blo bien de ella, de­fien­do la im­por­tan­cia del ser­vi­cio pú­bli­co. Y agra­dez­co el ca­ri­ño de la gen­te. Que se te acer­ca, y que te ha­ce sen­tir más o me­nos or­gu­llo­so”.

/ CAR­LOS ROSILLO

El ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba du­ran­te una de sus cla­ses en la Uni­ver­si­dad.

/ EFE

El ex­mi­nis­tro de Jus­ti­cia Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.