Ma­riano Ra­joy: “¡Que me fi­cha Flo­ren­tino!”

El ex­pre­si­den­te es­pe­ra en un ho­tel de San­ta Po­la su tras­la­do pa­ra ejer­cer de re­gis­tra­dor en Ma­drid El pa­sa­je le re­ga­ló un lar­go aplau­so en un vue­lo de bajo cos­te Ali­can­te-Vi­go En la le­ja­nía si­gue in­for­ma­do y bro­mea: “¡Có­mo son es­tos po­lí­ti­cos!”

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - JA­VIER CASQUEIRO,

“¡Qué me ha fi­cha­do Flo­ren­tino!”. La bro­ma, en­via­da es­te pa­sa­do 28 de agos­to a va­rios ami­gos por What­sapp, con­te­nía un me­me con el cro­mo de la úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción al Real Ma­drid de Flo­ren­tino Pé­rez, el de­lan­te­ro pro­ce­den­te del Lyon Ma­riano Díaz, pe­ro con la cara del ex­pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy. El men­sa­je lo man­dó el pro­pio Ra­joy y re­ve­la el es­ta­do de áni­mo di­si­pa­do de un di­ri­gen­te po­lí­ti­co que ha­ce tres me­ses se co­dea­ba por to­do el mun­do con pre­si­den­tes y gran­des lí­de­res, y aho­ra es­tre­na una vi­da ol­vi­da­da co­mo re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad que es. Lle­ga en­tre semana por la tar­de a su re­sort jun­to a la pla­ya de San Juan, en Ali­can­te, a me­dia ho­ra de su nue­vo des­pa­cho en San­ta Po­la, a tiem­po pa­ra ver so­lo en su ha­bi­ta­ción un par­ti­do de la Cham­pions.

“Es­tá tran­qui­lo, ha su­pe­ra­do en par­te el shock que su­frió con la mo­ción de cen­su­ra, que no se po­día es­pe­rar, y si­gue in­for­ma­do de ca­si to­do y man­te­nien­do con­tac­tos con al­gu­nos po­lí­ti­cos que ba­jan a ver­le y, so­bre to­do, con ami­gos que le pre­pa­ran pe­que­ños ho­me­na­jes, y con los que ha pa­sa­do to­da la vi­da el ve­rano co­mo siem­pre en San­xen­xo”. Es­te es el re­la­to que ha­cen sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res de los úl­ti­mos años so­bre a qué se de­di­ca el ex­pre­si­den­te Ra­joy.

El 1 de ju­nio triun­fó la mo­ción de cen­su­ra de Pe­dro Sán­chez y Ra­joy tu­vo que ves­tir­se de ex­pre­si­den­te a mar­chas for­za­das. Fue una mu­dan­za rá­pi­da pe­ro por eta­pas, con pro­ble­mas lo­gís­ti­cos co­mo que el cam­bio le pi­lla­ra con su ado­sa­do de Ara­va­ca en obras y pin­tán­do­se, con el in­ter­lu­dio de las va­ca­cio­nes en las que se re­gis­tró un ro­bo en la vi­vien­da pe­ga­da a la su­ya, y, so­bre to­do, con un ges­to iné­di­to con el que qui­so es­cul­pir su epi­ta­fio.

El 15 de ju­nio, ape­nas dos se­ma­nas más tar­de, dejó su es­ca­ño y pi­dió su re­in­gre­so en su pla­za bien re­tri­bui­da y aban­do­na­da ha­ce 40 años de re­gis­tra­dor en San­ta Po­la (Ali­can­te).

Cuan­do en el con­gre­so del PP de ju­lio Pablo Ca­sa­do se im­pu­so a su ex­vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, el ex­pre­si­den­te ya vi­vía en­tre semana en el Ho­tel Meliá de Ali­can­te, dis­fru­ta­ba días de asue­to con su fa­mi­lia en su apar­ta­men­to en San­xen­xo (Pon­te­ve­dra) y le pro­me­tió a su su­ce­sor que no le mo­les­ta­ría.

Ra­joy si­gue ads­cri­to al re­gis­tro de la pro­pie­dad nú­me­ro 1 de San­ta Po­la. El tras­la­do que se le con­ce­dió por an­ti­güe­dad (es el 36 en el es­ca­la­fón de su ca­te­go­ría) al nú­me­ro 5 en el pa­seo de la Cas­te­lla­na de Ma­drid aún no se ha plas­ma­do en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do y el de la Co­mu­ni­dad. Ese trá­mi­te va con re­tra­so y no se com­ple­ta­rá pa­ra pri­me­ros de oc­tu­bre, co­mo se es­pe­ra­ba. Mien­tras tan­to fir­ma aún unos tres días a la semana en San­ta Po­la y el res­to se pre­pa­ra pa­ra sus in­mi­nen­tes obli­ga­cio­nes, con el ase­so­ra­mien­to de su her­ma­na Mer­ce­des, tam­bién re­gis­tra­do­ra, que te­nía pla­za en Ge­ta­fe y aho­ra tam­bién se mo­ve­rá a la ca­pi­tal.

En el as­pec­to vi­tal se mues­tra dis­ten­di­do y de buen hu­mor. A su cu­ña­do, el eu­ro­dipu­tado y di­plo­má­ti­co Fran­cis­co Mi­llán, le gas­ta bro­mas so­bre “¡có­mo son es­tos po­lí­ti­cos!” cuan­do ve al­gu­nas no­ti­cias pro­ble­má­ti­cas.

“Ra­joy nun­ca fue de fre­cuen­tar los círcu­los em­pre­sa­ria­les, me­diá­ti­cos o eco­nó­mi­cos de al­to ni­vel”, pre­su­men en su en­torno. Le sa­tis­fa­ce la bue­na res­pues­ta que ha com­pro­ba­do en la ca­lle. Es­te ve­rano se sa­có un bi­lle­te en un vue­lo de bajo cos­te de Ali­can­te a Vi­go, y al en­trar en la na­ve el pa­sa­je le aga­sa­jó con un lar­go aplau­so. Ha te­ni­do que re­le­gar la re­cu­rren­te ca­mi­na­ta de ocho ki­ló­me­tros en­tre Meis y el Mo­nas­te­rio de la Ar­men­tei­ra por la acu­mu­la­ción de pa­sean­tes y ha op­ta­do por abrir nue­vas vías.

Las abru­ma­do­ras pe­ti­cio­nes de sel­fies y sa­lu­dos y la cer­ca­nía al des­pa­cho le han lle­va­do a cam­biar de ho­tel y va­riar los res­tau­ran­tes en San­ta Po­la. El Bas­ti­de es su arro­ce­ría de ca­be­ce­ra pa­ra las ci­tas más for­ma­les, pe­ro en La Sal co­men sus es­col­tas y su ca­ma­re­ra, Con­cha Morales, se ha eri­gi­do en una suer­te de por­ta­voz ofi­cio­sa. Ha con­ta­do que Ra­joy es­tá más gua­po, que se ha de­ja­do me­le­ni­ta y le ha pro­me­ti­do pro­bar su tor­ti­lla an­tes de vol­ver a Ma­drid.

/ EFE

El ex­pre­si­den­te del Go­bierno Ma­riano Ra­joy en el pa­seo ma­rí­ti­mo de Ali­can­te el pa­sa­do mes de ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.