Se­lec­ción de éli­tes

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - FER­NAN­DO VALLESPÍN

Di­cen que la crea­ción ar­tís­ti­ca es un 1% de ins­pi­ra­ción y 99% de trans­pi­ra­ción. De la política se po­dría de­cir que es un 90% de ges­tión y un 10% de re­pre­sen­ta­ción. Pe­ro no de una re­pre­sen­ta­ción cual­quie­ra, sino de una es­pec­ta­cu­lar y cons­tan­te es­ce­ni­fi­ca­ción del desacuer­do. Co­mo en la pri­me­ra, don­de so­lo so­mos ca­pa­ces de ver la ge­nia­li­dad, en la política des­apa­re­ce tam­bién la par­te ocul­ta, esa co­ti­dia­na e inevi­ta­ble la­bor ad­mi­nis­tra­ti­va. Al fi­nal, lo que siem­pre nos que­da en la re­ti­na es el es­truen­do de la con­fron­ta­ción en­tre sus pro­ta­go­nis­tas. No es ex­tra­ño, por tan­to, que Ri­chard von Weiz­säc­ker afir­ma­ra que “el po­lí­ti­co de pro­fe­sión no es ni un es­pe­cia­lis­ta ni un di­le­tan­te, sino un ge­ne­ra­lis­ta úni­ca­men­te ex­per­to en opo­ner­se a un ad­ver­sa­rio”.

Qui­zá por eso, el po­lí­ti­co-bu­ró­cra­ta, cen­tra­do en la ges­tión, ha ido de­jan­do pa­so al po­lí­ti­co-ga­llo de pe­lea, al po­lí­ti­co ago­nís­ti­co. En es­tos mo­men­tos don­de pre­va­le­ce la eco­no­mía de la aten­ción y en los que to­do se re­du­ce a sa­ber co­mu­ni­car, la me­jor ma­ne­ra de con­se­guir im­pac­to es ejer­cien­do el ma­to­nis­mo dia­léc­ti­co. Por­que es lo que es­pe­ra la au­dien­cia, con­ta­gia­da tam­bién de esa pug­na por “po­ner al otro en su si­tio”; exi­ge ser “en­tre­te­ni­da”. Co­mo en el cir­co ro­mano, im­por­ta más la san­gre que el vir­tuo­sis­mo con las ar­mas.

Lo he­mos vuel­to a ver en las es­ca­ra­mu­zas de la gue­rra de los más­te­res/te­sis. Son to­dos muy bue­nos, sa­ben có­mo agui­jo­near al ad­ver­sa­rio. ¿Pa­ra qué ne­ce­si­tan esa su­pues­ta for­ma­ción com­ple­men­ta­ria en de­re­cho au­to­nó­mi­co o di­plo­ma­cia eco­nó­mi­ca? La ac­tual so­cia­li­za­ción de las éli­tes po­lí­ti­cas ya no pre­ci­sa de la Uni­ver­si­dad. Si, co­mo en la Re­pú­bli­ca de Pla­tón, los fi­ló­so­fos tu­vie­ran que ele­gir a los go­ber­nan­tes, hoy se fi­ja­rían en su com­por­ta­mien­to en el pa­tio del co­le­gio; lue­go los me­te­rían en un par­ti­do pa­ra que fue­ran co­gien­do sol­tu­ra en eso de opo­ner­se a un ad­ver­sa­rio, y des­pués les da­rían un cur­so bá­si­co de re­tó­ri­ca.

Pla­tón se equi­vo­có, no de­ben go­ber­nar los sa­bios, sino los gue­rre­ros, aque­llos do­ta­dos de “ca­rác­ter” (thy­mós). Aho­ra ya no pa­ra la gue­rra, les bas­ta con ser du­chos en la pa­ra­diás­to­le, que di­ría un re­tó­ri­co: en en­con­trar siem­pre un ar­gu­men­to opues­to al de su con­ten­dien­te. Ejer­ci­tar­se en es­ta prác­ti­ca es la lla­ve maes­tra que abre las puer­tas al éxi­to po­lí­ti­co. Lo sa­bían bien los an­ti­guos, pe­ro pen­sa­ban que pa­ra ejer­cer­lo con efi­ca­cia ha­cía fal­ta al­gún ti­po de for­ma­ción bá­si­ca. Hoy nos cons­ta que es pres­cin­di­ble. Es un pro­ce­so dar­wi­nis­ta, pa­ra so­bre­vi­vir en su pro­fe­sión so­lo hay que apren­der a ven­cer a sus an­ta­go­nis­tas.

No hay na­da dra­má­ti­co en es­to. Nos gus­te o no, la política es una per­ma­nen­te pug­na ami­go/enemigo. Pe­ro nos que­da el in­men­so con­ti­nen­te su­mer­gi­do, la política co­mo ad­mi­nis­tra­ción. Pa­ra cul­ti­var es­ta ta­rea, la que es­tá de­trás de los fo­cos, sí ha­ce fal­ta una for­ma­ción téc­ni­co-uni­ver­si­ta­ria. ¿Hay al­guien ahí que se­pa se­lec­cio­nar a los más ca­pa­ces pa­ra lle­var­la a ca­bo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.