Las dos ca­ras de un hom­bre al bor­de de la ex­pul­sión

Moha­med At­taouil es un sa­la­fis­ta ra­di­cal pa­ra la Po­li­cía y un tra­ba­ja­dor por la paz so­cial con seis hi­jos es­pa­ño­les en Salt “No pue­do de­cir que el Es­ta­do no ac­túe se­gún la Ley”, di­ce un lí­der mu­sul­mán “Bajo su as­pec­to rí­gi­do, es amis­to­so, fiel y leal”, as

El País (Andalucía) - - ESPAÑA - PA­TRI­CIA OR­TE­GA DOLZ,

Moha­med At­taouil tie­ne 44 años y seis hi­jos na­ci­dos en España, don­de vi­ve des­de ha­ce 25 y de don­de la Po­li­cía quiere aho­ra ex­pul­sar­le —al me­nos du­ran­te diez años— por su­po­ner “una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal” de acuer­do con los ar­tícu­los 54 y si­guien­tes de la Ley de Ex­tran­je­ría. Lle­va años a vuel­tas con la Jus­ti­cia es­pa­ño­la. Pe­ro el re­sul­ta­do es que ha ga­na­do dos procesos ju­di­cia­les con­tra dos im­por­tan­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Te­le­ma­drid y ABC ,a quie­nes de­nun­ció, en 2011 y 2012 res­pec­ti­va­men­te, por acu­sar­le de ser un pre­di­ca­dor sa­la­fis­ta y por aten­tar con­tra su ho­nor al in­cluir­le en­tre los do­ce ima­nes más pe­li­gro­sos de España. Ga­nó y fue in­dem­ni­za­do. Sa­lió tam­bién ai­ro­so de una in­ves­ti­ga­ción por blan­queo de ca­pi­ta­les de la Fis­ca­lía en 2013 por el ori­gen pre­sun­ta­men­te opa­co de los fon­dos con los que lo­gró que se cons­tru­ye­ra la mez­qui­ta de Salt (Girona), pre­su­pues­ta­da en cua­tro mi­llo­nes de eu­ros.

At­taouil tra­ta aho­ra de es­qui­var un ex­pe­dien­te pre­fe­ren­te de ex­pul­sión que le co­mu­ni­ca­ron el pa­sa­do 8 de ju­nio: “Ten­drán que sen­tar­me an­te el juez”, res­pon­de con par­que­dad al te­lé­fono, a sa­bien­das de que se en­fren­ta a un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo que no re­quie­re pa­sar por un juz­ga­do. Bas­ta con que la or­den sea fir­ma­da por un al­to car­go de la Ad­mi­nis­tra­ción, en es­te ca­so de la Se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Su abogado, el doc­tor en De­re­cho y Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na Iván Ji­mé­nez Ay­bar di­ce que “so­bre el pa­pel, es­ta­mos an­te un ins­tru­men­to de au­to­pro­tec­ción del Es­ta­do pa­ra expulsar a los ex­tran­je­ros que su­po­nen un gra­ve pe­li­gro pa­ra nues­tra so­cie­dad”. Pe­ro, ad­vier­te: “Cui­da­do, es­te ins­tru­men­to que­da al mar­gen de to­do con­trol ju­di­cial”. La Co­mi­sión Is­lá­mi­ca de España (CIE) no tie­ne da­tos de las per­so­nas que han si­do ex­pul­sa­das de España por es­te mo­ti­vo. En In­te­rior ase­gu­ran que “no se pue­den fa­ci­li­tar ese da­to” sin apor­tar ra­zón al­gu­na. In­ves­ti­ga­ción ju­di­cial no exis­te por­que no exis­te pro­ce­di­mien­to ju­di­cial en es­tos casos. Pe­ro una so­me­ra in­da­ga­ción en es­te asun­to mues­tra las dos ca­ras de At­taouil, un lí­der mu­sul­mán al bor­de de la ex­pul­sión.

Lle­gó a España des­de Ain Zoh­ra, sur de Ma­rrue­cos. “Ado­ra a sus ni­ños y le ado­ran. Dis­fru­ta ju­gan­do con los pe­que­ños. Con ellos com­par­te su afi­ción al fút­bol. Uno de ellos me lla­ma Iván Ra­ki­tic, en re­fe­ren­cia al ju­ga­dor del Ba­rça”, le des­cri­ben en su en­torno. Es em­pre­sa­rio de la cons­truc­ción y re­gen­ta una tien­da de ali­men­ta­ción en una po­pu­lo­sa es­qui­na de Salt. “Bajo su as­pec­to rí­gi­do y se­rio se es­con­de una per­so­na tra­ba­ja­do­ra, que cuan­do to­ma con­fian­za es amis­to­so, fiel y leal”, ase­gu­ran.

En su afán por or­ga­ni­zar a la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na, At­taouil se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te. Im­pul­sor y pre­si­den­te de la Mez­qui­ta de Salt, y vi­ce­pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na en Ca­ta­lu­ña. Un di­ri­gen­te is­lá­mi­co cu­ya co­mu­ni­dad (Cen­tro Is­lá­mi­co Imam Ma­lik) per­te­ne­ce a la Unión de Co­mu­ni­da­des Is­lá­mi­cas de España (UCIDE), que pre­si­de el his­tó­ri­co imán Riaj Ta­tary, tam­bién pre­si­den­te de la CIE.

El si­len­cio que ha man­te­ni­do esa en­ti­dad que aú­na a to­das las co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas de España es in­quie­tan­te. Más aún si —co­mo re­cuer­da un re­pre­sen­tan­te mu­sul­mán— la co­mu­ni­dad del imán Ab­del­ba­ki Es Satty, ce­re­bro de los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils, tam­bién per­te­ne­cía a UCIDE. “Es un te­ma muy delicado, me sien­to con­fu­so, co­noz­co a At­taouil de dos en­cuen­tros, no pue­do de­cir que el Es­ta­do no es­té ac­tuan­do de acuer­do con la ley”, se li­mi­ta a de­cir Ta­tary.

Más pro­li­jo en pa­la­bras es el se­cre­ta­rio de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de En­ti­da­des Re­li­gio­sas Is­lá­mi­cas (FEERI), Fran­cis­co Ji­mé­nez: “Des­de la Co­mi­sión Is­lá­mi­ca no di­cen na­da de las ex­pul­sio­nes pe­ro es­ta­mos alar­ma­dos: es un abu­so, no hay acu­sa­cio­nes con­cre­tas y la in­de­fen­sión es to­tal; At­taouil nun­ca es­con­dió que si­gue la ten­den­cia sa­la­fis­ta, es una co­rrien­te rí­gi­da pe­ro eso no le con­vier­te en un te­rro­ris­ta”.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre Moha­med At­taouil “co­mien­za cuan­do ejer­ce co­mo re­fe­ren­te en la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na, ac­tuan­do co­mo lí­der del mo­vi­mien­to sa­la­fí [la ver­tien­te más ra­di­cal del Is­lam]”, di­cen los in­for­mes po­li­cia­les de la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de In­for­ma­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal. “Par­ti­ci­pa en con­gre­sos sa­la­fíes man­te­nien­do re­la­cio­nes con pre­di­ca­do­res de esa co­rrien­te, y con miembros eu­ro­peos de la ONG Re­vi­val of Is­la­mic He­ri­ta­ge So­ciety (RIHS), prin­ci­pal fi­nan­cia­do­ra de los cen­tros que ex­pan­den el sa­la­fis­mo. Mu­chos de sus par­ti­da­rios jus­ti­fi­can la lu­cha ar­ma­da en nom­bre del Is­lam. Fue prohi­bi­da en 2002 en Pa­kis­tán y Af­ga­nis­tán por apo­yar a los Ta­li­bán, y en 2008 Es­ta­dos Uni­dos la in­clu­yó en­tre las aso­cia­cio­nes que fi­nan­cia­ban ac­ti­vi­da­des de Al-Qae­da”.

Se­rio y ca­ris­má­ti­co

Sus ami­gos cuen­tan que “su ca­ris­ma, su se­rie­dad, el apre­cio de sus her­ma­nos en la fe y su ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go le per­mi­tie­ron pro­mo­ver la cons­truc­ción de la gran mez­qui­ta”. La Po­li­cía afir­ma que ese cen­tro is­lá­mi­co “se pu­do cons­truir gra­cias a la fi­nan­cia­ción de Ara­bia Sau­dí y Ku­wait, paí­ses que el se­ñor At­taouil vi­si­tó en va­rias oca­sio­nes”. Es­tu­vo tres ve­ces en Ara­bia Sau­dí, re­co­no­ce su abogado, pa­ra pe­re­gri­nar a la Me­ca.

“En­tre sus afi­nes ca­be des­ta­car a Ta­rik Chad­lioui, pre­di­ca­dor sa­la­fí arres­ta­do en Bir­ming­han (Reino Uni­do) en 2017”, di­cen los in­for­mes po­li­cia­les. “En abril de 2012, tras la de­ten­ción de un gru­po sa­la­fí en Fran­cia, ca­li­fi­có a las au­to­ri­da­des fran­ce­sas de “in­fie­les enemi­gos de Dios”, ase­gu­ran. “Y en 2010 hay in­for­ma­cio­nes que le vin­cu­lan con el in­ten­to de crea­ción de uni­da­des de po­li­cía re­li­gio­sa is­lá­mi­ca en Salt”, aña­den. “No per­mi­te que los mu­sul­ma­nes ad­quie­ran pro­pie­da­des me­dian­te prés­ta­mos con in­tere­ses, por­que el Co­rán lo prohí­be; de­fien­de la dis­cri­mi­na­ción de la mu­jer, in­cul­ca a jó­ve­nes el vic­ti­mis­mo mu­sul­mán fren­te a Occidente en de­fen­sa de la yihad”. Por to­do ello, con­clu­yen: “Moha­med At­taouil su­po­ne una ame­na­za real, ac­tual y su­fi­cien­te­men­te gra­ve pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal, con­cu­rrien­do mo­ti­vos im­pe­rio­sos de se­gu­ri­dad pú­bli­ca que jus­ti­fi­can su ex­pul­sión pre­fe­ren­te”.

/ TO­NI FERRAGUT

Moha­med At­taouil jun­to a sus hi­jas en una ma­ni­fes­ta­ción ce­le­bra­da es­te vier­nes en Salt en su apo­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.