El Go­bierno ad­mi­te la in­efi­ca­cia del sis­te­ma de con­trol de la Uni­ver­si­dad

El ‘ca­so más­ter’ des­ta­pa fa­llos en la su­per­vi­sión de los cam­pus, que sa­ben có­mo sortear las eva­lua­cio­nes de las agen­cias de ca­li­dad. Los ex­per­tos abo­gan por ins­pec­cio­nes in­ter­nas

El País (Andalucía) - - SOCIEDAD - ANA TORRES / J. A. AUNIÓN,

“Las uni­ver­si­da­des han apren­di­do a pa­sar fa­vo­ra­ble­men­te las eva­lua­cio­nes de las agen­cias de ca­li­dad y así es muy di­fí­cil de­tec­tar irre­gu­la­ri­da­des”. Es­ta es la res­pues­ta del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Uni­ver­si­da­des, José Manuel Pin­ga­rrón, a por qué los me­ca­nis­mos de con­trol de los cam­pus es­pa­ño­les no es­tán fun­cio­nan­do de for­ma efec­ti­va. Dar tra­to de fa­vor a de­ter­mi­na­dos alum­nos, per­mi­tir­les cur­sar tí­tu­los pre­sen­cia­les de for­ma on­li­ne o en­tre­gar tra­ba­jos fue­ra de pla­zo son so­lo al­gu­nas de las irre­gu­la­ri­da­des que han sa­li­do a la luz con el ca­so Ci­fuen­tes o la re­cien­te di­mi­sión de Car­men Mon­tón co­mo mi­nis­tra de Sa­ni­dad.

De­trás se es­con­de un pro­ble­ma de fon­do: los or­ga­nis­mos co­mo la Agen­cia Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Ca­li­dad y Acre­di­ta­ción (ANE­CA) no es­tán di­se­ña­dos pa­ra fis­ca­li­zar la ac­ti­vi­dad de las uni­ver­si­da­des, y el res­to de me­ca­nis­mos de ren­di­ción de cuen­tas de esas ins­ti­tu­cio­nes —cu­ya au­to­no­mía es­tá blindada por la Cons­ti­tu­ción— o no es­tán fun­cio­nan­do en ab­so­lu­to, co­mo se­ña­lan al­gu­nos ex­per­tos co­mo el ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Santiago José Car­los Ber­me­jo, o, co­mo mí­ni­mo, es­tán de­jan­do hue­cos por los que se cuelan esas prác­ti­cas co­rrup­tas.

Pin­ga­rrón ad­mi­te que los pro­ce­di­mien­tos de con­trol de la ca­li­dad uni­ver­si­ta­ria a tra­vés de las agen­cias de ca­li­dad co­mo la ANE­CA son “muy bu­ro­crá­ti­cos” y “po­co efi­ca­ces”, co­mo mues­tra el he­cho de que la in­men­sa ma­yo­ría de las pe­ti­cio­nes pa­ra im­plan­tar o re­no­var una ca­rre­ra (grado, más­ter o doc­to­ra­do) se aprue­ban: el 99,3% de gra­dos y el 98,89% de más­te­res. “Los pro­ce­di­mien­tos ac­tua­les con­du­cen a que prác­ti­ca­men­te to­dos los tí­tu­los se eva­lúen fa­vo­ra­ble­men­te; las uni­ver­si­da­des han apren­di­do a su­pe­rar esas eva­lua­cio­nes y los de­par­ta­men­tos que se en­car­gan de ello se han pro­fe­sio­na­li­za­do”, opi­na el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Uni­ver­si­da­des. “Es ne­ce­sa­ria una re­no­va­ción de los pro­ce­di­mien­tos, no so­lo de la ANE­CA”.

Por ello, a fi­na­les de es­te mes el Mi­nis­te­rio de Cien­cia —res­pon­sa­ble de los cam­pus— ha con­vo­ca­do una me­sa con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, los sin­di­ca­tos y los es­tu­dian­tes pa­ra tra­tar la re­for­ma del de­cre­to que or­de­na las en­se­ñan­zas uni­ver­si­ta­rias. Allí, Pin­ga­rrón pre­vé plan­tear una po­si­ble re­for­ma de las Ve­ri­fi­ca­ción. Las agen­cias re­vi­san la me­mo­ria ela­bo­ra­da por las uni­ver­si­da­des. En ella se des­cri­ben las ca­rac­te­rís­ti­cas del tí­tu­lo: plan de es­tu­dios, re­glas de ac­ce­so y ad­mi­sión, re­cur­sos hu­ma­nos, en­tre otras.

Se­gui­mien­to. Se re­vi­sa la pues­ta en marcha de la ti­tu­la­ción por me­dio de nue­vas me­mo­rias re­dac­ta­das por las uni­ver­si­da­des. En el ca­so de al­gu­nos or­ga­nis­mos au­to­nó­mi­cos, co­mo el ca­ta­lán AQU, los cam­pus es­tán obli­ga­dos a ha­cer­lo anual­men­te. La ANE­CA no lo exi­ge.

Re­no­va­ción. Trans­cu­rri­dos cua­tro años des­de la pri­me­ra ve­ri­fi­ca­ción (en el ca­so de los más­te­res; pa­ra los gra­dos y doc­to­ra­dos son seis años), es ne­ce­sa­rio re­no­var la acre­di­ta­ción del tí­tu­lo. Las agen­cias re­vi­san nue­va do­cu­men­ta­ción, pe­ro tam­bién en­vían a un gru­po de eva­lua­do­res a la uni­ver­si­dad pa­ra que en­tre­vis­ten a per­so­nal do­cen­te y a es­tu­dian­tes. fun­cio­nes de las agen­cias de eva­lua­ción.

Aho­ra mis­mo, la ANE­CA y las otras 10 agen­cias au­to­nó­mi­cas de ca­li­dad no son ór­ga­nos de fis­ca­li­za­ción, in­sis­te el di­rec­tor de la ANE­CA y ex­rec­tor de la Uni­ver­si­dad de La Rio­ja, José Ar­náez Va­di­llo. Lo que ha­cen, aña­de, es ga­ran­ti­zar unos mí­ni­mos y ase­gu­rar­se de que se cum­plen los re­qui­si­tos téc­ni­cos de los pro­gra­mas.

Apro­ba­ción y se­gui­mien­to

Pa­ra que una uni­ver­si­dad ofrez­ca un tí­tu­lo ofi­cial, pri­me­ro tie­ne que te­ner el vis­to bueno de esas agen­cias, que eva­lúan to­da la do­cu­men­ta­ción que les en­vía el cam­pus: su di­se­ño, pla­nes de es­tu­dios, re­cur­sos hu­ma­nos o ins­ta­la­cio­nes, en­tre otros. Si, so­bre el pa­pel, to­do es­tá bien, se le aprue­ba o sus­pen­de. Más tar­de, se ha­ce un se­gui­mien­to de los tí­tu­los has­ta que pa­sa­dos cua­tro años (en el ca­so de los más­te­res; seis en el de gra­dos y doc­to­ra­dos) tie­nen que re­no­var la acre­di­ta­ción ofi­cial del tí­tu­lo. A par­tir de ahí, ese pro­ce­di­mien­to se re­pi­te cí­cli­ca­men­te ca­da cua­tro y seis años.

Ese úl­ti­mo pro­ce­so sí in­clu­ye una vi­si­ta de ex­per­tos a los cam­pus. En ella, un gru­po de cua­tro o cin­co ex­per­tos —ele­gi­dos pa­ra ca­da oca­sión y se­gún los tí­tu­los por las agen­cias de una bol­sa de pro­fe­so­res vo­lun­ta­rios— re­vi­san las ins­ta­la­cio­nes, en­tre­vis­tan a al­gu­nos pro­fe­so­res y alum­nos, re­co­gen más do­cu­men­ta­ción.

La par­te del se­gui­mien­to en­tre la apro­ba­ción ini­cial y la re­no­va­ción es la que sus­ci­ta más crí­ti­cas. Se­gún el mar­co nor­ma­ti­vo de la ANE­CA, las ins­ti­tu­cio­nes no es­tán obli­ga­das a emi­tir anual­men­te me­mo­rias so­bre la ac­ti­vi­dad de los pro­gra­mas. Úni­ca­men­te de­ben ha­cer­lo una vez en ese pe­rio­do de cua­tro o seis años. Ahí se pier­de la pis­ta de có­mo se es­tán im­par­tien­do esos pro­gra­mas. “La ma­yo­ría de uni­ver­si­da­des no so­li­ci­tan ese se­gui­mien­to anual pa­ra sus tí­tu­los, y cuan­do al ca­bo de cua­tro años acu­den los eva­lua­do­res no se ana­li­zan de for­ma ex­haus­ti­va to­dos los tí­tu­los, so­lo al­gu­nos de ellos. Se cum­plen unos mí­ni­mos do­cu­men­ta­les y en­tre­vis­tas, pe­ro eso no ga­ran­ti­za ir al de­ta­lle”, con­si­de­ra el di­rec­tor ge­ne­ral de Uni­ver­si­da­des.

Esa mis­ma opi­nión la com­par­te Joa­quín Prats, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y ex­di­rec­tor de la Agen­cia de Acre­di­ta­ción Ca­ta­la­na (AQU, por sus si­glas en ca­ta­lán), que re­mar­ca que una de las gran­des di­fe­ren­cias con la ANE­CA es que la ca­ta­la­na sí exi­ge en su re­gla­men­to la ela­bo­ra­ción anual de las me­mo­rias de los tí­tu­los pa­ra su re­vi­sión. “El se­gui­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar que se cum­plen los es­tán­da­res. Aun­que las uni­ver­si­da­des pre­sio­nan pa­ra que se re­duz­ca la bu­ro­cra­cia, en ese pun­to no se pue­de ce­der”, apun­ta.

/ AN­DREA CO­MAS

Ofi­ci­nas de ges­tión de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.