Un cuer­po de ins­pec­to­res den­tro de los cam­pus

El País (Andalucía) - - SOCIEDAD -

Ca­da uni­ver­si­dad pú­bli­ca tie­ne sus pro­pios ins­tru­men­tos de con­trol in­terno, que van des­de los ser­vi­cios de in­ter­ven­ción o las ofi­ci­nas de con­trol a uni­da­des eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras, ex­pli­ca An­to­nio Ló­pez, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Cuen­tas de An­da­lu­cía y ex­vi­ce­rrec­tor de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. En­tre to­dos ellos, al­gu­nos ex­per­tos opi­nan que exis­te una fi­gu­ra que, en las con­di­cio­nes ade­cua­das de in­de­pen­den­cia fun­cio­nal y eco­nó­mi­ca y con los me­dios ade­cua­dos, pue­de ejer­cer efi­caz­men­te ese con­trol in­terno tan ne­ce­sa­rio: el ins­pec­tor de ser­vi­cios de las uni­ver­si­da­des. Una fi­gu­ra que, aun­que es­tá re­co­gi­da en una nor­ma (un real de­cre­to) de 1985, so­lo exis­te en me­nos de la mi­tad de los 50 cam­pus pú­bli­cos es­pa­ño­les, ase­gu­ra el pro­fe­sor de la Com­plu­ten­se José Manuel Cho­zas. Él ejer­ció ese car­go du­ran­te años en su uni­ver­si­dad y opi­na, co­mo ju­ris­ta y ex­per­to, que es­ta ins­pec­ción es obli­ga­to­ria aun­que no apa­re­ce en la ac­tual ley de uni­ver­si­da­des, de 2001, re­for­ma­da en 2007.

“Sus fun­cio­nes de­pen­den de lo que quie­ra ca­da uni­ver­si­dad, den­tro de los es­ta­tu­tos. En prin­ci­pio, tie­ne que lle­var to­dos los asun­tos dis­ci­pli­na­rios —el mo­no­po­lio de las san­cio­nes lo tie­ne el rector, pe­ro la ins­truc­ción de los ex­pe­dien­tes re­cae siem­pre en la ins­pec­ción— y el se­gui­mien­to do­cen­te; es de­cir, que se dan las cla­ses, que los más­te­res fun­cio­nan, et­cé­te­ra. Ese es el mí­ni­mo, en mi opi­nión, se­gún la le­gis­la­ción”. Cha­cón opi­na que los pro­ble­mas ac­tua­les de la uni­ver­si­dad tie­nen mu­chas fa­ce­tas, pe­ro sin du­da una de ellas “es la fal­ta de po­ten­cia­ción de los ser­vi­cios in­ter­nos de ins­pec­ción”. “A nin­gún rector le interesa te­ner ahí un ins­pec­tor que le pue­da ins­pec­cio­nar a uno mis­mo”, aña­de.

Tan­to él co­mo An­drés Fal­cón, ins­pec­tor je­fe de la Uni­ver­si­dad de La La­gu­na, en Te­ne­ri­fe, es­tán con­ven­ci­dos de que un ser­vi­cio de ins­pec­ción fuerte e in­de­pen­dien­te ha­bría ata­ja­do mu­cho an­tes las ac­ti­vi­da­des irre­gu­la­res del ins­ti­tu­to de Álvarez Con­de. Fal­cón per­te­ne­ce al cuer­po de Ins­pec­ción Edu­ca­ti­va de Ca­na­rias, por lo que no so­lo tie­ne un pues­to fi­jo ex­terno a la uni­ver­si­dad, sino que tie­ne la ex­pe­rien­cia de ha­ber con­tro­la­do la ac­ti­vi­dad de to­das las eta­pas edu­ca­ti­vas. Su ca­so, sin­gu­lar en­tre los ins­pec­to­res uni­ver­si­ta­rios, no so­lo ga­ran­ti­za su au­to­no­mía, sino tam­bién su pro­fe­sio­na­li­za­ción, se­ña­la.

Tam­bién in­sis­te Fal­cón en los pla­nes de ac­tua­ción anua­les (que la ins­pec­ción no so­lo ac­túe cuan­do ha­ya de­nun­cias o cuan­do se lo pi­da el rector) y en la su­per­vi­sión y con­trol de to­da la ac­ti­vi­dad uni­ver­si­ta­ria en sen­ti­do am­plio, de los pro­fe­so­res, los alum­nos y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo. Es­to pue­de

in­cluir la ac­ti­vi­dad de los más­te­res, la re­vi­sión de tra­ba­jos de fin de grado (si al­guien los de­nun­cia) y has­ta la ve­ri­fi­ca­ción de los cu­rrícu­los de los pro­fe­so­res pa­ra ver si se ajus­tan a la reali­dad.

En la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los, la Ins­pec­ción de Ser­vi­cios ya exis­te des­de el año 2001. Sin em­bar­go, el rector, Ja­vier Ra­món, afron­tó ha­ce unos días el ini­cio de uno de los cur­sos más crí­ti­cos de su po­lé­mi­ca his­to­ria re­cien­te con el anun­cio de un nue­vo re­gla­men­to de ins­pec­ción que “do­ta­rá al ser­vi­cio de los me­dios hu­ma­nos y ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios pa­ra ana­li­zar los ries­gos ins­ti­tu­cio­na­les a los que es­ta­mos so­me­ti­dos y pue­da rea­li­zar sus in­ves­ti­ga­cio­nes con la ce­le­ri­dad” que de­man­da la so­cie­dad, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.