Del sú­per chino a fre­nar el cán­cer

La cien­tí­fi­ca Lu­cía Zhu, de 25 años, busca nue­vos tra­ta­mien­tos con­tra las me­tás­ta­sis ce­re­bra­les tras co­men­zar en una tien­da fa­mi­liar de co­mi­da asiá­ti­ca La in­ves­ti­ga­do­ra ana­li­za nue­vos tra­ta­mien­tos y por qué fun­cio­nan “Nos han sa­li­do mu­chos fár­ma­cos pro­met

El País (Andalucía) - - CIENCIA - MANUEL ANSEDE,

En el do­cu­men­tal Chi­ño­les y ba­na­nas, la pe­rio­dis­ta Su­sa­na Ye, au­to­de­no­mi­na­da "ali­can­chi­na", mos­tra­ba la vi­da de un pu­ña­do de chi­ño­les, los hi­jos ya ma­yo­res de edad de los pri­me­ros chi­nos lle­ga­dos a España en las dé­ca­das de 1980 y 1990. Bro­mea­ban con que eran ba­na­nas, por­que es­ta fru­ta es ama­ri­lla por fue­ra y blan­ca por den­tro. La cien­tí­fi­ca Lu­cía Zhu, na­ci­da en Va­len­cia en 1993, es uno de es­tos chi­ño­les y ba­na­nas. Es más es­pa­ño­la que la pae­lla, aun­que su fa­mi­lia pro­ce­de de Wenz­hou, una ciudad de tres mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en el su­r­es­te de Chi­na. Y, aho­ra, ella se de­di­ca a bus­car nue­vos tra­ta­mien­tos con­tra el cán­cer en el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes On­co­ló­gi­cas (CNIO), en Ma­drid.

La bio­gra­fía de Zhu se pa­re­ce a la de otros chi­ño­les. Sus pa­dres abrie­ron un res­tau­ran­te chino en Va­len­cia y en se­gui­da en­via­ron a su be­bé de vuelta a Wenz­hou. “En la co­mu­ni­dad chi­na en occidente, co­mo es­tán muy de­di­ca­dos al tra­ba­jo, es bas­tan­te co­mún man­dar a los hi­jos a Chi­na, con los abue­los, por­que no tie­nen tiem­po pa­ra criar­los”, ex­pli­ca Zhu. Dos años des­pués, la ni­ña re­gre­só con sus pa­dres, que aca­ba­ron abrien­do un su­per­mer­ca­do en Má­la­ga, la ciudad que ha mar­ca­do su acen­to. “Cuan­do era ado­les­cen­te sí que ayu­da­ba en la tien­da de mis pa­dres. No es el tí­pi­co ba­zar de to­do a 100, sino que ven­de­mos co­mi­da asiá­ti­ca: ja­po­ne­sa, tai­lan­de­sa, chi­na, bas­tan­te va­ria­da”, re­la­ta.

Muy pron­to ella cam­bió el ne­go­cio fa­mi­liar por la cien­cia. “Mis pa­dres y mis abue­los di­cen que siem­pre he si­do muy cu­rio­sa con to­do, pre­gun­tan­do el por­qué de las co­sas”, ex­pli­ca. Zhu se fue a Se­vi­lla a es­tu­diar Bio­tec­no­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Pablo de Ola­vi­de. Y sus no­tas fue­ron bri­llan­tes: 9,4 so­bre 10. Fue be­ca­da por el Ban­co San­tan­der pa­ra es­tu­diar un se­mes­tre en Ca­ro­li­na del Sur (EE UU). Des­pués fue be­ca­da por la Fun­da­ción Ra­món Are­ces, vin­cu­la­da a El Cor­te In­glés, pa­ra es­tu­diar un más­ter en Bio­me­di­ci­na Mo­le­cu­lar en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. Y aho­ra dis­fru­ta de una be­ca de la Obra So­cial La Cai­xa pa­ra rea­li­zar sus es­tu­dios de doc­to­ra­do en el CNIO, uno de los me­jo­res cen­tros de in­ves­ti­ga­ción del cán­cer de Eu­ro­pa.

Zhu habla es­pa­ñol, in­glés, man­da­rín, el dia­lec­to de Wenz­hou, el va­len­ciano que ma­ne­ja­ba de ni­ña y el ale­mán que apren­dió de Eras­mus en el Ins­ti­tu­to de Bio­quí­mi­ca y Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar de Ham­bur­go.

A sus 25 años, in­ves­ti­ga en el Gru­po de Me­tás­ta­sis Ce­re­bral del CNIO, di­ri­gi­do por el ve­te­ri­na­rio za­ra­go­zano Manuel Va­lien­te. Su pro­yec­to de te­sis doc­to­ral con­sis­te en desa­rro­llar una pla­ta­for­ma —bau­ti­za­da METP­lat­form— pa­ra iden­ti­fi­car nue­vos fár­ma­cos con­tra es­te ti­po de cán­cer.

Aho­ra mis­mo, Zhu cuen­ta con de­ce­nas de ra­to­nes in­mu­no­de­pri­mi­dos a los que in­yec­ta cé­lu­las de me­tás­ta­sis ce­re­bra­les hu­ma­nas, pro­ce­den­tes de tu­mo­res pri­ma­rios de pul­món, ma­ma o me­la­no­ma. Cuan­do el tu­mor se ex­pan­de, la bio­tec­nó­lo­ga eu­ta­na­sia a los animales y cor­ta ca­da uno de sus ce­re­bros en unas 50 ro­da­jas, con el ob­je­ti­vo de pro­bar en ellas mul­ti­tud de fár­ma­cos pa­ra ver si fun­cio­nan o no.

Fár­ma­cos que fun­cio­nan

Ade­más de te­ji­do de roe­do­res, Zhu tam­bién uti­li­za me­tás­ta­sis hu­ma­nas fres­cas ex­traí­das en ci­ru­gías, pa­ra con­fir­mar la ac­ti­vi­dad an­ti­tu­mo­ral de las mo­lé­cu­las. “Nos han sa­li­do mu­chos fár­ma­cos pro­me­te­do­res y yo me he en­fo­ca­do más en dos de ellos, por­que pue­den te­ner bas­tan­te in­te­rés pa­ra es­tu­diar la bio­lo­gía de la me­tás­ta­sis ce­re­bral. No so­lo que­re­mos iden­ti­fi­car nue­vos fár­ma­cos, sino que que­re­mos sa­ber por qué fun­cio­nan", se­ña­la.

Las me­tás­ta­sis ce­re­bra­les afec­tan a en­tre el 10% y el 30% de las per­so­nas con cán­cer. Los tu­mo­res de pul­món y de ma­ma son los que con ma­yor fre­cuen­cia ge­ne­ran una me­tás­ta­sis ce­re­bral. Cuan­do las cé­lu­las can­ce­ro­sas se di­se­mi­nan des­de su lu­gar ori­gi­nal y lo­gran pe­ne­trar en el ce­re­bro y co­lo­ni­zar­lo, el pro­nós­ti­co siem­pre es ma­lo o muy ma­lo. Por eso, los pa­cien­tes con me­tás­ta­sis ce­re­bra­les han si­do his­tó­ri­ca­men­te ex­clui­dos de los en­sa­yos clí­ni­cos de nue­vas te­ra­pias. El jo­ven gru­po de Manuel Va­lien­te cree que METP­lat­form ayudará a ge­ne­rar con­fian­za pa­ra pro­bar más fár­ma­cos ex­pe­ri­men­ta­les en los en­fer­mos y con­se­guir que vi­van más y me­jor.

Zhu es­tá en la van­guar­dia de es­ta gue­rra cien­tí­fi­ca. “De pe­que­ña no me da­ba cuen­ta tan­to, pe­ro aho­ra soy cons­cien­te de que el he­cho de co­no­cer dos cul­tu­ras, de sa­ber chino, de ha­blar va­rios idio­mas, me abre mu­chí­si­mas puer­tas a ni­vel pro­fe­sio­nal. Y siem­pre pue­do ver las co­sas des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas, que es al­go que tam­bién se pue­de apli­car mu­chas ve­ces a otros ám­bi­tos de la vi­da”, ce­le­bra. “La ver­dad es que he si­do bas­tan­te afor­tu­na­da”, afir­ma.

en marcha un en­sa­yo clí­ni­co más am­bi­cio­so, con al me­nos me­dio cen­te­nar de pa­cien­tes con tu­mo­res avan­za­dos.

/ JAI­ME VI­LLA­NUE­VA

La cien­tí­fi­ca Lu­cía Zhu, en el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes On­co­ló­gi­cas, don­de desa­rro­lla su la­bor.

/ GETTY IMAGES

Car­do ma­riano, so­bre el que in­ves­ti­ga Lu­cía Zhu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.