La vi­da bajo presión del ‘dj’

Gi­ras in­ter­mi­na­bles, la gran pro­mo­ción y no­ches sin fin con­di­cio­nan la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, que ha per­di­do es­te año a es­tre­llas co­mo Hard­well, re­ti­ra­do, y Avi­cii, que se sui­ci­dó

El País (Andalucía) - - CULTURA - FER­NAN­DO NA­VA­RRO,

“Una mon­ta­ña ru­sa que nun­ca se de­tie­ne”. Con es­tas pa­la­bras de­fi­nió el dj y pro­duc­tor ho­lan­dés Hard­well su vi­da co­mo su­per­es­tre­lla de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca al anun­ciar ha­ce unos días que de­ja­ba los es­ce­na­rios con tan so­lo 30 años. “De­ma­sia­da presión”, aña­dió en su co­mu­ni­ca­do el con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo uno de los me­jo­res djs del úl­ti­mo lus­tro. Fue un ma­za­zo pa­ra las fiestas de me­dio pla­ne­ta, pe­ro na­da com­pa­ra­do con el sui­ci­do de Avi­cii, el pa­sa­do abril. Su muer­te con­mo­cio­nó a to­dos, aun­que el dj de 28 años tam­bién ha­bía aban­do­na­do an­tes su tra­ba­jo a cau­sa de la an­sie­dad, el ago­ta­mien­to y el al­coho­lis­mo.

“La gen­te tie­ne la ima­gen de que es­ta­mos siem­pre di­vir­tién­do­nos. Es ver­dad que es una par­te im­por­tan­te de nues­tra vi­da y es in­creí­ble ha­cer lo que te apa­sio­na, pe­ro en es­te tra­ba­jo nun­ca pa­ras”, afir­ma Da­vid Guet­ta, que el pa­sa­do miér­co­les pre­sen­tó en Ma­drid su nue­vo dis­co, 7, mien­tras no pa­ra de ha­cer gi­ras por el mun­do. El dj fran­cés, uno de los más famosos y mul­ti­mi­llo­na­rios, ase­gu­ra que la muer­te de Avi­cii, del que era ami­go y con el que com­par­tió es­ce­na­rio, fue “una lla­ma­da de aten­ción a to­dos no­so­tros”. “Lo he­mos sen­ti­do muy fuerte. Yo he cam­bia­do mi vi­da y va a in­fluir en mu­chos ar­tis­tas”, ex­pli­ca. Lo mis­mo opi­na Mark Schulz, otra estrella de la elec­tró­ni­ca que tam­bién ha pa­sa­do por Ma­drid pa­ra la pre­sen­ta­ción del nue­vo se­llo Cat Mu­sic Spain: “Me en­cuen­tro con mu­chos djs, pro­duc­to­res e in­clu­so fans que me di­cen: ‘Me en­can­ta­ría tu tra­ba­jo’. Mi res­pues­ta es: ‘Cui­da­do con lo que deseas’. Cuan­do al­can­zas un de­ter­mi­na­do ni­vel en es­ta in­dus­tria, la de­man­da de tu agen­da pue­de ser abru­ma­do­ra muy rá­pi­da­men­te”.

Agen­da vo­raz

Re­ple­to de fes­ti­va­les y clu­bes en to­dos los con­ti­nen­tes, el ne­go­cio de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca pue­de ser vo­raz. Las es­tre­llas del dan­ce y el techno su­pe­ran los 150 con­cier­tos por año, una ci­fra que du­pli­ca las ac­tua­cio­nes que dan ban­das o ar­tis­tas del pop y el rock más co­mer­cia­les du­ran­te una gi­ra. “Hoy es­toy en Ma­drid, ayer es­ta­ba en París, to­do el ra­to ha­cien­do pro­mo­ción. Pe­ro el lu­nes es­ta­ba pin­chan­do en el ho­tel Us­huaïa y el jue­ves en Pa­chá [am­bos en Ibi­za], el fin de semana en Orien­te Pró­xi­mo… Y tam­bién es­toy tra­ba­jan­do en un re­mix pa­ra las Na­vi­da­des. Ha­go to­do al mis­mo tiem­po. Es de­ma­sia­da presión. No te deja na­da pa­ra ti. To­do es pa­ra otra per­so­na. Es­te tra­ba­jo no te da vi­da per­so­nal y eso es du­ro”, con­fie­sa Guet­ta. “No so­mos má­qui­nas”, sos­tie­ne la va­len­cia­na Ley Dj, que ex­pli­ca que el ni­vel lo­gís­ti­co pa­ra mo­ver a un gru­po o mú­si­co es mu­cho ma­yor que el de un pin­cha­dis­cos y, por

Co­mo en otros en­tor­nos mu­si­ca­les o del ci­ne o el de­por­te, don­de las es­tre­llas es­tán ro­dea­das tan­to, los ca­len­da­rios de los djs es­tán más car­ga­dos y son “mu­cho más lo­cos”.

La dj re­co­no­ce tam­bién que el mun­do de la elec­tró­ni­ca es “muy com­pe­ti­ti­vo” y to­dos vi­ven con “el mie­do de des­col­gar­se de las ten­den­cias”. Eso ha­ce que no se fre­ne el tren de los con­cier­tos, has­ta el pun­to de que ya pue­de ha­ber tan­tas se­sio­nes noc­tur­nas co­mo diur­nas. Pe­ro tam­bién al­te­ra el calendario dis­co­grá­fi­co: sin te­ner tan­to en cuen­ta el tra­di­cio­nal con­cep­to de dis­co, la elec­tró­ni­ca es más en­fer­mi­za an­te la ne­ce­si­dad de no­ve­da­des en for­ma de sen­ci­llos a lo lar­go del año. En pa­la­bras de Hard­well cuan­do anun­ció su re­ti­ra­da: “Es­ta presión deja muy po­ca ener­gía, amor, crea­ti­vi­dad y aten­ción pa­ra una vi­da co­mo per­so­na nor­mal”.

Cóc­tel letal

En el do­cu­men­tal Avi­cii: True Sto­ries, el pro­pio mú­si­co re­co­no­cía que es­ta­ba “har­to de las se­sio­nes”. De­ses­pe­ra­do y en­fer­mo de una pan­crea­ti­tis, el dj sue­co se qui­tó de en me­dio le­sio­nán­do­se en el cue­llo y las mu­ñe­cas con el cris­tal de una bo­te­lla ro­ta. Fue un trá­gi­co fin a una vi­da sin con­trol, en la que com­ba­tía la an­sie­dad con dro­gas. El co­no­ci­do cóc­tel letal de se­xo, dro­gas y rock and roll es sus­ti­tui­do por se­xo, dro­gas y techno o hou­se. “A Avi­cii lo ma­tó lo mis­mo que a Kurt Co­bain", di­ce Fer­nan­do Fuen­tes, di­rec­tor de la agen­cia de co­mu­ni­ca­ción de mú­si­ca elec­tró­ni­ca Ja­guay y au­tor del li­bro Warm-up! Un vis­ta­zo a la pren­sa mu­si­cal elec­tró­ni­ca en España. “Na­da cambia, so­lo el rit­mo y las sus­tan­cias. La vi­da de un dj pue­de con­ver­tir­se fá­cil­men­te en una fies­ta sin fin, pe­ro nun­ca de­be de ser así. Él es par­te esen­cial y cla­ve en la efer­ves­cen­te li­tur­gia del club­bing, pe­ro de­be sa­ber di­fe­ren­ciar has­ta dón­de lle­ga su pa­pel y cuan­do em­pie­za el de la per­so­na, y que es tan vul­ne­ra­ble an­tes los vi­cios y las ten­ta­cio­nes. Si no sa­be dis­cer­nir en­tre una co­sa y la otra, tie­ne un gran pro­ble­ma y mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra aca­bar mal”, aña­de. El dj es­pa­ñol Bru­net­to con­fie­sa que, an­tes que aca­bar mal y ago­ta­do de la no­che, de­ci­dió de­jar de pin­char. “Es un mun­do es­tre­san­te. Me qui­té ha­ce sie­te años de pin­char por­que can­sa”.

Ma­ría Pa­la­cín, pro­fe­so­ra del Más­ter de Au­to­li­de­raz­go de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, se­ña­la que en la elec­tró­ni­ca, co­mo en cual­quier ám­bi­to don­de hay éxi­to a edad muy jo­ven, se ne­ce­si­ta una dis­ci­pli­na: “El mun­do de­por­ti­vo, don­de tam­bién hay fa­ma y di­ne­ro sin te­ner por ello he­rra­mien­tas emo­cio­na­les pa­ra sa­ber ges­tio­nar­lo, es un en­torno más dis­ci­pli­na­do. En es­te mun­do ar­tís­ti­co no pa­sa: se desa­rro­lla prin­ci­pal­men­te por la no­che y no exis­ten lí­mi­tes. Vi­ven sin po­ner los pies en el sue­lo”. O, co­mo de­cía Hard­well, en “una mon­ta­ña ru­sa que nun­ca se de­tie­ne”.

/ GETTY IMAGES / PRO­MO­CIO­NAL

Arri­ba, el dj Avi­cii, fa­lle­ci­do en abril, du­ran­te un con­cier­to en 2016, en San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia. Aba­jo, Ley Dj ac­túa en 2017 en el fes­ti­val Are­nal Sound en la pla­ya de Bu­rria­na, Cas­te­llón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.