La ola de la ma­ni­pu­la­ción

El País (Andalucía) - - CULTURA -

La ima­gen del dj siem­pre es­tá aso­cia­da a la fies­ta y a esa per­so­na que con su mú­si­ca ha­ce bai­lar a to­do el mun­do, pe­ro tam­bién hay so­le­dad en es­te en­torno. Co­mo afir­ma Ley DJ: “Lle­ga un mo­men­to en que ya no te interesa tan­to so­cia­bi­li­zar y el la­tir de las sa­las. La no­che es tra­ba­jo y pier­des el gu­sa­ni­llo por la fies­ta. Te ves muy so­lo en ese am­bien­te y, a di­fe­ren­cia de un gru­po, es­tás so­lo con la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer­lo bien en el es­ce­na­rio”. de re­pre­sen­tan­tes, pro­mo­to­res y to­do ti­po de agen­cias de ma­na­ge­ment, es­ta so­le­dad tam­bién pue­de per­ju­di­car en la to­ma de de­ci­sio­nes y en el con­trol del ar­tis­ta so­bre su ca­rre­ra y so­bre sí mis­mo. Ma­ría Pa­la­cín, pro­fe­so­ra del Más­ter de Au­to­li­de­raz­go de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, lo lla­ma es­tar en “la ola de la ma­ni­pu­la­ción”. El dj se ve en­ci­ma de la ola, pe­ro no la do­mi­na. Es­tá so­bre ella, mo­vién­do­se, pe­ro pue­de aca­bar arras­trán­do­le. “No es due­ño de su vi­da. Es un con­flic­to per­so­nal al que se en­fren­tan aque­llos que tie­nen mu­cho éxi­to: sen­tir­te el amo del mun­do no ga­ran­ti­za con­tro­lar tu vi­da”.

Fue lo que le su­ce­dió a la su­per­es­tre­lla Avi­cii. “Dro­gas du­ras a sa­co, di­ne­ro fá­cil y a man­sal­va y una jo­ven ca­be­za mal amue­bla­da... Si, ade­más, su en­torno más cer­cano, es­tre­cho e ín­ti­mo —fa­mi­lia, ami­gos, ayu­dan­tes, ma­na­gers— en vez de ba­jar­le de vez en cuan­do, des­de la nu­be a la cru­da reali­dad, ha­cen lo con­tra­rio: ac­tuar co­mo pal­me­ros, más in­tere­sa­dos en que la ga­lli­na si­ga po­nien­do hue­vos de oro, en vez de cui­dar­lo y guiar­lo, la co­sa em­peo­ra, se ace­le­ra y, sal­vo mi­la­gros, sue­le aca­bar fa­tal”, di­ce Fer­nan­do Fuen­tes, ex­per­to en mú­si­ca elec­tró­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.