Con­tra la pe­sa­di­lla de ‘Fah­ren­heit 451’

La Bi­blio­te­ca Na­cio­nal guar­da to­dos los li­bros y as­pi­ra a aco­ger “to­dos los ma­nus­cri­tos” y ar­chi­vos, co­mo los re­cien­tes de José Hierro y Bea­triz de Mou­ra

El País (Andalucía) - - CULTURA - JUAN CRUZ,

La Bi­blio­te­ca Na­cio­nal (BNE) es la re­si­den­cia ofi­cial de to­dos los li­bros que se edi­tan en España des­de ha­ce 300 años. Gran­des na­ves si­tua­das en Al­ca­lá de Henares (Ma­drid) ha­cen que ese sue­ño que con­tra­di­ce la pe­sa­di­lla de Fah­ren­heit 451, la no­ve­la de Brad­bury en la que los li­bros es­tán prohi­bi­dos, sea reali­dad.

El es­pa­cio es fi­ni­to; pe­ro “ahí hay seis torres, y en marcha una sép­ti­ma”, di­ce Ana San­tos, la di­rec­to­ra de la en­ti­dad, que tie­ne su se­de so­lem­ne en el Pa­seo de Recoletos de Ma­drid. Aho­ra se es­tre­na aquí el le­ga­do que ha do­na­do Bea­triz de Mou­ra (1939), fun­da­do­ra y di­rec­to­ra de la edi­to­rial Tus­quets ha­ce me­dio si­glo, en pro­ce­so de ca­ta­lo­ga­ción. El más re­cien­te, que lle­gó es­ta semana, es el ba­ga­je es­cri­to, di­bu­ja­do, pin­ta­do o di­cho por el poe­ta José Hierro (1922-2002), pre­mio Cer­van­tes en 1998.

Tan­to la do­na­ción de De Mou­ra co­mo es­te le­ga­do de Hierro irán a la sép­ti­ma to­rre, que ya desafía a Fah­ren­heit en la tie­rra don­de na­ció Cer­van­tes. “Allí es­ta­rán ac­ce­si­bles los ca­tá­lo­gos, dis­po­ni­bles en un día pa­ra quie­nes los pi­dan en pa­pel. Y siem­pre en la web, mien­tras lo per­mi­tan las re­glas del copy­right”, di­ce San­tos. La con­sul­ta pre­sen­cial es ca­da vez me­nor. “El año pa­sa­do hu­bo diez mi­llo­nes de des­car­gas fren­te a los 200.000 prés­ta­mos en sa­las”.

Ahí es­tán compras o do­na­cio­nes co­mo la del mú­si­co Fran­cis­co Bar­bie­ri, en 1895 (un año des­pués de su fa­lle­ci­mien­to), o el le­ga­do que Mar­ga­ri­ta Her­nán­dez, viu­da de Clau­dio Gui­llén, de­po­si­tó es­te mis­mo año. Clau­dio fue el hi­jo aca­dé­mi­co de quien fue­ra pri­mer Cer­van­tes, Jor­ge Gui­llén. El le­ga­do de su pa­dre es­tá tam­bién aquí.

La BNE pa­ga, cuan­do así se acuer­da, los trá­mi­tes, pe­ro es un re­ga­lo. Y hay compras, co­mo las re­cien­tes del le­ga­do del no­ve­lis­ta Luis Goy­ti­so­lo, el dra­ma­tur­go Miguel Romero Es­teo o el his­to­ria­dor Clau­dio Sán­chez Al­bor­noz. En el lis­ta­do de ma­nus­cri­tos his­tó­ri­cos com­pra­dos des­ta­can los de Lean­dro Fer­nán­dez de Mo­ra­tín, Santiago Ra­món y Ca­jal, Manuel Aza­ña, Ra­fael Al­ber­ti o Azo­rín.

El im­pul­so pa­ra do­nar es tan di­ver­so co­mo los au­to­res. An­to­nio Mu­ñoz Mo­li­na, el au­tor de Se­fa­rad, que do­nó sus pa­pe­les en 2012, sin­tió ese im­pul­so cuan­do con­tem­pló en EL PAÍS una fo­to­gra­fía en la que se veía a Be­ni­to Pé­rez Gal­dós ro­dea­do de sus pa­pe­les dis­per­sos en su ca­sa de San­tan­der. “Me do­lió ese des­cui­do y la evi­den­cia de que los ma­nus­cri­tos que die­ron ori­gen a For­tu­na­ta y Ja­cin­ta es­tén en Har­vard”.

Los ma­nus­cri­tos sir­ven pa­ra re­crear el pro­ce­so de la es­cri­tu­ra, di­ce el aca­dé­mi­co. A mano, ese pul­so es más evi­den­te. “Cuan­do te po­nes a es­cri­bir tú, no sa­bes na­da. Es­cri­bes en or­de­na­dor y to­do pa­re­ce he­cho. A mano voy ex­plo­ran­do, bus­can­do, te pro­du­ce la li­ber­tad de leer”. Y él, al de­jar­lo to­do a la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, sin­tió “co­mo que ha­cía lim­pie­za, co­mo quien se des­pren­de de al­go que tam­po­co es su­yo”.

Él es­tu­dió con be­cas, co­mo Alan Ben­nett, el au­tor bri­tá­ni­co que dejó lo su­yo al do­mi­nio pú­bli­co “por­que es­tu­dió en Ox­ford gra­cias a las be­cas”. Es, di­ce Mu­ñoz Mo­li­na, “un ho­me­na­je a lo pú­bli­co”. Su co­le­ga Joan Mar­ga­rit, que do­nó to­dos sus pa­pe­les a la BNE en­tre 2011 y 2014, se de­ci­dió, di­cen en la ins­ti­tu­ción, cuan­do le di­je­ron que aquí su le­ga­do iba a coin­ci­dir con el de Bea­to de Lié­ba­na. Y él na­rra así su im­pul­so: “Des­de el año 2008, que fue es­pe­cial pa­ra mí, ga­né en España el Pre­mio Na­cio­nal de Poe­sía y el Pre­mi Na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya. Re­ci­bí dos ofer­tas a la vez por mi le­ga­do:

Hay seis torres de al­ma­cén y en marcha una sép­ti­ma en Al­ca­lá de Henares

Mu­ñoz Mo­li­na do­nó sus pa­pe­les tras ver una fo­to de Gal­dós ro­dea­do de los su­yos

de la Boston Uni­ver­sity y de la BNE. Las aco­gí con gran emo­ción y des­de en­ton­ces fue­ron pa­ra la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal. Han si­do tra­ta­dos mis pa­pe­les y yo mis­mo con cui­da­do ex­qui­si­to. Y es­toy fe­liz de que es­tén ahí, pues­to que yo me sien­to ape­ga­do a mis poe­mas, pe­ro no a los pa­pe­les en los que los he es­cri­to. Es­tos es­tán muy bien don­de es­tán”. Ellos se su­ma­ron a do­nan­tes co­mo An­to­nio Sán­chez Bar­bu­do o Edgar Ne­vi­lle.

En­tre los pa­pe­les de Mu­ñoz Mo­li­na y de Mar­ga­rit hay do­cu­men­tos es­co­la­res, re­dac­cio­nes pri­mi­ti­vas que ade­lan­tan lo que lue­go fue el es­ti­lo por el que se les re­co­no­ce. En el ca­so del poe­ta ca­ta­lán, hay cua­der­nos de la in­fan­cia, cuan­do es­tu­dia­ba en Ru­bí (Bar­ce­lo­na) en el cur­so 1944-45. “Mi maestro era el se­ñor Gri­malt, un maestro al que le de­bo el oí­do pa­ra la mé­tri­ca. ¡Le hu­bie­ra ve­ni­do bien a Una­muno! Es­cri­bía en la pi­za­rra la pa­la­bra ‘má­qui­na’, que de­bía­mos can­tar siem­pre con un acen­to en ca­da una de las vo­ca­les. Yo te­nía sie­te años y él me hi­zo el fa­vor de mi vi­da”.

Hay mu­chos cua­der­nos, pa­pe­les, obra en pro­gre­so... dis­po­ni­bles pa­ra la cu­rio­si­dad o el es­tu­dio. Co­mo los muy cui­da­dos (por ella y por la BNE) de Ro­sa Mon­te­ro, que los en­tre­gó en 2014. “So­lo he da­do una par­te de mi ar­chi­vo, pe­ro pien­so en­tre­gar­lo to­do a la Bi­blio­te­ca, ya que no ten­go hi­jos. Es una idea que me pro­du­ce emo­ción y or­gu­llo. Me sien­to tre­men­da­men­te agra­de­ci­da a la Bi­blio­te­ca por su in­te­rés en con­ser­var mis pa­pe­les. Es una idea re­con­for­tan­te y con­mo­ve­do­ra sa­ber que esas li­bre­tas que tan­to han sig­ni­fi­ca­do en mi vi­da ten­drán un es­pa­cio, un pe­que­ño ni­do en una ins­ti­tu­ción tan ma­ra­vi­llo­sa”.

Ja­vier Do­cam­po, el di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Ma­nus­cri­tos e In­cu­na­bles, y Ma­ría José Ru­cio, je­fa de es­te mis­mo ser­vi­cio, son los res­pon­sa­bles de es­ta de­li­ca­da ma­te­ria. Ana San­tos cree que gra­cias a es­tos equi­pos se da el me­jor am­pa­ro po­si­ble pa­ra que los pa­pe­les que pre­ce­den a los li­bros sean “es­tu­dia­dos a la luz que arro­ja la BNE”. Fue­ra de los fo­go­na­zos su­ce­si­vos y tre­men­dos de Fah­ren­heit.

En los úl­ti­mos cin­co años, la BNE ha com­pra­do 11 ar­chi­vos per­so­na­les, por va­lor de 437.056 eu­ros. Un to­tal de 29 ar­chi­vos per­so­na­les han si­do do­na­dos. Su va­lo­ra­ción es de 1.386.500 eu­ros. “El va­lor pa­tri­mo­nial y cul­tu­ral es in­cal­cu­la­ble”, apun­ta San­tos, que sub­ra­ya tam­bién nue­vas apor­ta­cio­nes, co­mo la de hu­mo­ris­tas: Chumy Chú­mez, Pe­ri­dis, Ju­lio Ce­brián, For­ges… aho­ra, ade­más, los au­to­res en­tre­gan sus ar­chi­vos de In­ter­net. Más de 300 años des­pués de su fun­da­ción, la BNE se si­gue ofre­cien­do co­mo la ca­sa na­tu­ral de los pa­pe­les es­cri­tos.

/ ÁL­VA­RO GARCÍA

La di­rec­to­ra de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, Ana San­tos, en la se­de de la ins­ti­tu­ción en Ma­drid el pa­sa­do mar­tes.

/Á.G.

Cua­der­nos de Joan Mar­ga­rit, Ro­sa Mon­te­ro y Mu­ñoz Mo­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.