El in­creí­ble vas­co que ima­gi­nó Eus­ka­di en una is­la me­xi­ca­na

Un do­cu­men­tal re­ve­la la vi­da de Lezo de Urreiz­tie­ta, con­tra­ban­dis­ta de ni­ño, sal­va­dor de cien­tos de re­pu­bli­ca­nos y ju­díos, y ce­re­bro de aten­ta­dos pla­nea­dos con­tra Fran­co

El País (Andalucía) - - CULTURA - GRE­GO­RIO BELINCHÓN,

Cuan­do aca­ba la pro­yec­ción del do­cu­men­tal Jain­koak ex dit bar­kat­zen (Dios no me per­do­na), el es­pec­ta­dor so­lo pue­de pre­gun­tar­se, per­ple­jo: ¿to­do es­to es ver­dad? Su di­rec­tor, Jo­su Mar­tí­nez, res­pon­de di­ver­ti­do: “Has­ta mi mon­ta­dor me pre­gun­ta­ba al ini­cio si no es­ta­ba en­ga­ñán­do­le”. No, Lezo de Urreiz­tie­ta exis­tió, hi­zo lo que se ve en pan­ta­lla y su fi­gu­ra ha es­ta­do hun­di­da in­me­re­ci­da­men­te en los pies de pá­gi­nas de los li­bros de His­to­ria. Co­mo se apun­ta al co­mien­zo del fil­me, fue un pi­ra­ta del si­glo XVI que por error na­ció en 1907 en San­tur­tzi (Biz­kaia). Y re­co­rrer su vi­da es re­pa­sar la his­to­ria de Eus­ka­di del si­glo XX.

El na­rra­dor de Dios no me per­do­na —que se es­tre­na­rá en el fes­ti­val de San Se­bas­tián, del 21 al 29 de sep­tiem­bre— es el mis­mo Lezo. En­tre 1975 y 1978 dio 35 ho­ras de en­tre­vis­tas al his­to­ria­dor Mar­tín Ugalde. Aun­que una de las má­xi­mas de Lezo sea “las co­sas se ha­cen, no se di­cen”, habla y habla. Co­mo ex­pli­ca Mar­tí­nez: “Lo que di­ce se confirma por otras fuen­tes, he­me­ro­te­cas, los re­cuer­dos de sus com­pa­ñe­ros de lu­cha. In­clu­so sus ma­yo­res lo­cu­ras”.

Que fue­ron mu­chas. Lezo de Urreiz­tie­ta no ha­bía cum­pli­do los 10 años y ya se de­di­ca­ba al con­tra­ban­do. Co­no­cía co­mo na­die la en­tra­da de la ría de Bil­bao; así se hi­zo ri­co. Muy re­li­gio­so, Lezo ase­gu­ra­ba en las ca­se­tes: “Bah, el con­tra­ban­do no es pecado”. Cuan­do se ins­tau­ró la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, él ya for­ma­ba par­te del sin­di­ca­to na­cio­na­lis­ta ELA y del PNV, en con­cre­to del mo­vi­mien­to Ya­gi-ya­gi, que li­de­ra­ba Luis Ara­na, her­mano ma­yor de Sa­bino, un sec­tor que abo­ga­ba por la in­de­pen­den­cia en con­tra de la otra ra­ma, los au­to­no­mis­tas. Y ahí co­mien­zan sus aven­tu­ras ex­tra­or­di­na­rias.

La Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre de 1934 en As­tu­rias fra­ca­sa y a Lezo le pi­den que sa­que de allí a un mon­tón de so­cia­lis­tas que te­men ser fu­si­la­dos. De ma­dru­ga­da sa­le con su bar­co, lle­ga a la cos­ta as­tu­ria­na y re­co­ge a “826 per­so­nas, que las con­té”. A la vuelta se desata una tor­men­ta bru­tal y Lezo, en el ti­món, se des­nu­da pa­ra que la ro­pa mo­ja­da no le arras­tre. Fi­nal­men­te, al­can­za San Juan de Luz con to­do el pa­sa­je ile­so.

El ini­cio de la Gue­rra Ci­vil le pa­re­ce una oca­sión per­fec­ta pa­ra lo­grar la in­de­pen­den­cia de Eus­ka­di. En esos me­ses co­no­ce al lí­der so­cia­lis­ta y mi­nis­tro de De­fen­sa Na­cio­nal, In­da­le­cio Prie­to, otro de sus gran­des ami­gos. Du­ran­te el con­flic­to lo­gra co­lar 17 bar­cos con ar­mas en el nor­te de España,

con una Gi­puz­koa en ma­nos fran­quis­tas des­de sep­tiem­bre de 1936. Su ma­yor éxi­to lo rea­li­za en uno de los úl­ti­mos via­jes con el bar­co Sco­tia, cuan­do me­te en Bil­bao 32 torpe­dos de 75 ki­los, sor­tean­do la vi­gi­lan­cia de las tro­pas gol­pis­tas, que lle­gan a dis­pa­rar­les dos torpe­dos. En el úl­ti­mo mo­men­to, gri­ta: “¡A to­da má­qui­na!”; y en­tra a las tres y me­dia de la tar­de en la ciudad.

Su ma­yor de­seo

Aca­ba­da la Gue­rra Ci­vil se ins­ta­la en Fran­cia. Allí co­la­bo­ra con la re­sis­ten­cia, sal­va a cen­te­na­res de ju­díos de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des y a es­pa­ño­les. En 1948, Lezo rea­li­za otra de sus he­roi­ci­da­des. Prie­to le pi­de que sal­ve a su hi­jo ma­yor, es­con­di­do con otros ma­quis en las mon­ta­ñas as­tu­ria­nas. No pue­de re­cha­zar la sú­pli­ca. Se cue­la en España en tren ves­ti­do de cu­ra y sa­ca a los 28 que en­cuen­tra, en un bo­ni­te­ro, has­ta San Juan de Luz. De aque­lla sin­gla­du­ra exis­te una fo­to de los res­ca­ta­dos. En me­dio, Lezo de es­pal­das.

Lezo no pu­do cum­plir su ma­yor de­seo: ase­si­nar a Fran­co. “Qué de co­sas pla­neé. So­lo te­nía esa idea en la ca­be­za”, con­fe­só. En­tre sus pla­nes so­lo se pon­drá en marcha el de un tú­nel lleno de ex­plo­si­vos bajo la re­si­den­cia ve­ra­nie­ga del dic­ta­dor en San Se­bas­tián, pe­ro Prie­to, su va­le­dor, mue­re en 1962 y el in­ten­to se frus­tra. A pe­sar de es­tas ideas, no se le co­no­cen víncu­los con ETA.

A Lezo aún le que­da una fas­ci­nan­te aven­tu­ra. En los cin­cuen­ta vi­ve exi­lia­do en Mé­xi­co. “Nun­ca ha­brá una Eus­ka­di libre”, pien­sa. Y em­pie­za a bus­car un lu­gar don­de crear esa na­ción. Lo en­cuen­tra en la is­la me­xi­ca­na des­ha­bi­ta­da de Gua­da­lu­pe, “con los mis­mos ki­ló­me­tros de cos­ta que Eus­ka­di”. Di­bu­ja un ma­pa con ciu­da­des vas­cas. El ex­pre­si­den­te me­xi­cano Lá­za­ro Cár­de­nas ne­go­cia con él, pe­ro no en­cuen­tran so­lu­ción al pro­ble­ma de la so­be­ra­nía.

Lezo se hi­zo ri­co y se arrui­nó al me­nos tres ve­ces. Iba a la igle­sia. "Pe­ro Dios no me per­do­na". Mu­rió en ma­yo de 1981, en Baio­na (Fran­cia). Has­ta su úl­ti­mo sus­pi­ro fue tan pa­trio­ta co­mo pi­ra­ta.

Lezo de Urreiz­tie­ta po­sa delante de uno de sus bar­cos en una ima­gen sin da­tar.

Arri­ba, Lezo de Urreiz­tie­ta, sen­ta­do de es­pal­das, apa­re­ce acom­pa­ña­do del gru­po de as­tu­ria­nos res­ca­ta­dos de las mon­ta­ñas en 1948. Aba­jo, el ma­pa de la is­la des­ha­bi­ta­da de Gua­da­lu­pe, en la cos­ta de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.