Eva­cua­ción de obras de ar­te

El Mu­seo Rei­na So­fía tra­ba­ja des­de ha­ce dos años en un mé­to­do re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra pro­te­ger sus obras de ar­te

El País (Andalucía) - - CULTURA - PEIO H. RIA­ÑO,

El ta­lis­mán con­tra la vio­len­cia, que na­ció de la muer­te y ter­mi­nó con­ver­ti­do en un icono de la paz, es de­ma­sia­do gran­de pa­ra huir del fue­go sin pro­ble­mas. Allí por don­de cual­quier cua­dro pue­de gi­rar, los más de sie­te me­tros de lar­go y ca­si cua­tro de al­to atas­ca­rían la hui­da del Guer­ni­ca del Mu­seo Rei­na So­fía. Nun­ca ha si­do des­col­ga­do de esa pa­red. Pa­ra sa­car­lo —co­mo siem­pre han apun­ta­do los con­ser­va­do­res y la di­rec­ción has­ta el mo­men­to— ha­bría que des­en­ro­llar­lo, y el lien­zo, de más de 200 ki­los, no aguan­ta ni una tor­tu­ra más: la obra de Pi­cas­so se en­ro­lló y des­en­ro­lló más de 90 ve­ces —en una gi­ra por 38 ex­po­si­cio­nes in­ter­na­cio­na­les— an­tes de lle­gar a la ins­ti­tu­ción que lo mues­tra, cus­to­dia y con­ser­va.

Ha­ce 37 años lle­gó en­ro­lla­do des­de Nue­va York y an­tes de que sa­lie­ra del Ca­són del Buen Re­ti­ro ha­cia el Rei­na So­fía, en ju­lio de 1992, hu­bo que en­sa­yar los mo­vi­mien­tos en una ma­que­ta. Los ex­per­tos si­mu­la­ron el des­pla­za­mien­to cru­zan­do las la­be­rín­ti­cas es­tan­cias del an­ti­guo hos­pi­tal di­se­ña­do por Sa­ba­ti­ni. Pa­ra au­par­lo a la se­gun­da plan­ta se cons­tru­yó un mon­ta­car­gas, que tam­bién se con­tem­pla en el nue­vo plan de emer­gen­cias, pues­to en marcha tras el in­for­me del Tri­bu­nal de Cuen­tas de 2015. En él se ase­gu­ra­ba que el plan de au­to­pro­tec­ción no se ac­tua­li­za­ba des­de 2009. El re­cien­te in­cen­dio del Mu­seo Na­cio­nal de Bra­sil, en São Pau­lo, ha vuel­to a po­ner el fo­co so­bre las me­di­das de se­gu­ri­dad en los cen­tros de ar­te.

“De­ci­di­mos crear un pro­to­co­lo 2ª plan­ta del mu­seo Rei­na So­fía Es­pa­cios ex­po­si­ti­vos Es­pa­cios sin uso in­no­va­dor que con­tem­pla­ra la ope­ra­ti­va de eva­cua­cio­nes y res­ca­te de las obras de ar­te”, ex­pli­ca Ja­vier Pin­to, ar­qui­tec­to res­pon­sa­ble de Pro­coers, un pro­yec­to que desa­rro­lla el Rei­na So­fía y la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, fi­nan­cia­do por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía des­de 2016. En seis me­ses es­ta­rá lis­to pa­ra poder li­ci­tar la crea­ción del soft­wa­re que dé a luz un pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio, ins­pi­ra­do en la tec­no­lo­gía Sis­te­ma de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca (SIG), el mis­mo que uti­li­za Goo­gle Maps pa­ra ele­gir la me­jor ru­ta y lle­gar a un des­tino. Una tec­no­lo­gía fa­mi­liar pa­ra un ca­so de sal­va­men­to ex­tra­or­di­na­rio. “La innovación no es­tá en la tec­no­lo­gía, sino en su apli­ca­ción a la pro­tec­ción de las co­lec­cio­nes Pun­to de eva­cua­ción

E del mu­seo”, aña­de Pin­to. Una co­mi­sión ministerial reúne a otros mu­seos y son in­for­ma­dos de los avan­ces de es­te pro­ce­di­mien­to pio­ne­ro y “mul­ti­usua­rio”. En cua­tro años ha­brá con­ta­do con un apo­yo de 70.000 eu­ros. El cos­te del de­sa­rro­llo su­ma­rá, apro­xi­ma­da­men­te, unos 400.000 eu­ros cuan­do se li­ci­te su eje­cu­ción y pa­ra esa fa­se fi­nal se es­pe­ra atraer la in­ver­sión de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas o ase­gu­ra­do­ras.

Se ha crea­do tam­bién un big da­ta con la in­for­ma­ción car­to­grá­fi­ca y al­fa­nu­mé­ri­ca del mu­seo, y los ex­per­tos es­tán a un pa­so de po­ner en marcha una he­rra­mien­ta ca­paz de pre­ver y pro­po­ner so­lu­cio­nes in­me­dia­tas en ca­so de emer­gen­cia. No hay re­fe­ren­cias de una ba­se de

da­tos si­mi­lar a la que cons­tru­ye es­te equi­po de con­ser­va­do­res, res­tau­ra­do­res, se­gu­ri­dad, quí­mi­cos y ar­qui­tec­tos. El sis­te­ma de in­for­ma­ción geo­grá­fi­co di­ná­mi­co ten­drá mo­ni­to­ri­za­do ca­da sa­la en tiem­po real, po­drá cal­cu­lar el aforo de ca­da es­tan­cia, ten­drá geo­lo­ca­li­za­das las obras de ar­te, aler­ta­rá de los ries­gos y, lo más im­por­tan­te: se­rá ca­paz de pro­po­ner la me­jor ru­ta de eva­cua­ción a los vi­gi­lan­tes de sa­la a tra­vés de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

10 mi­nu­tos me­nos

Se ha lo­gra­do re­ba­jar en más de diez mi­nu­tos el tiem­po de eva­cua­ción del Guer­ni­ca. Con el an­ti­guo plan, el cua­dro de­bía zig­za­guear has­ta en­con­trar­se con una puer­ta por la que no ca­bía. Pa­ra sa­car­lo has­ta el mon­ta­car­gas se de­bía des­mon­tar una pa­red de DM ator­ni­lla­da. La nue­va ru­ta, sur­gi­da gra­cias al SIG, es más di­rec­ta y efec­ti­va, sin pa­re­des. “Un for­ma­to tan es­pe­cial co­mo el de es­te cua­dro ne­ce­si­ta­ba la efi­ca­cia má­xi­ma en su eva­cua­ción. Aho­ra es­ta­mos in­vir­tien­do mu­cho tiem­po en ha­cer efi­ca­ces las ope­ra­cio­nes de sal­va­men­to, eli­mi­nan­do los ele­men­tos que in­te­rrum­pen la sa­li­da de pú­bli­co y la obra de ar­te”, cuen­ta Jor­ge García Gó­mez-Te­je­dor, je­fe de res­tau­ra­ción del Rei­na So­fía.

Si ha­ce 24 años los es­pe­cia­lis­tas idea­ron una ma­que­ta, aho­ra lo rea­li­zan con tec­no­lo­gía 3D. La nue­va ru­ta de fu­ga se im­plan­tó, des­pués de for­mar a to­do el per­so­nal, en abril de 2017, con la ex­po­si­ción tem­po­ral Pie­dad y te­rror en Pi­cas­so. Es­te ha­llaz­go re­du­ce el pe­li­gro de des­truc­ción de la obra y fa­ci­li­ta el mo­vi­mien­to de una obra que nun­ca ha si­do pres­ta­da des­de que es­tá en España.

El mu­seo siem­pre ha re­cha­za­do es­to por­que “cual­quier mo­vi­mien­to del cua­dro, de­bi­do a sus gran­des di­men­sio­nes, ha­cen im­po­si­ble evi­tar las vi­bra­cio­nes y los ries­gos que con­lle­va­ría su ma­ni­pu­la­ción”, se­gún un in­for­me del Rei­na So­fía ela­bo­ra­do cuan­do era di­ri­gi­do por el ac­tual mi­nis­tro de Cul­tu­ra, José Gui­rao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.