De la mal­di­ción a las dos re­mon­ta­das

Al Ba­rça le sal­va el por­te­ro an­te una Real tan es­for­za­da co­mo des­afor­tu­na­da en el nue­vo Anoe­ta

El País (Andalucía) - - DEPORTES - RA­MON BE­SA, / J. I. IRI­GO­YEN

Real So­cie­dad: Ru­lli; Zal­dua, Mo­reno, Aritz Elus­ton­do, Theo; Illa­rra­men­di (Me­rino, m. 82), Zu­bel­dia, Rubén Par­do (San­ga­lli, m. 81), Zu­ru­tu­za (Jon Bau­tis­ta, m. 72); Juan­mi y Oyar­za­bal. No uti­li­za­dos: Mo­yá; Go­ro­sa­bel, Ro­dri­gues y Raúl Na­vas.

Bar­ce­lo­na: Ter Ste­gen; Se­me­do (Cou­tin­ho, m. 46), Pi­qué, Um­ti­ti, Al­ba; Ra­ki­tic, Ra­fin­ha (Bus­quets, m. 56), Ser­gi Ro­ber­to; Dem­bé­lé (Vidal, m. 76), Suá­rez y Mes­si. No uti­li­za­dos: Ci­lles­sen; Len­glet, Mu­nir y Ver­mae­len.

Go­les: 0-1 M. 12. Elus­ton­do. 1-1. M. 63. Luis Suá­rez. 1-2. M.66. Dem­be­lé.

Ár­bi­tro: Del Ce­rro Gran­de. Amo­nes­tó a Zu­ru­tu­za e Illa­rra­men­di. Ár­bi­tro del VAR: Jai­me La­tre.

Es­ta­dio de Anoe­ta. 26.756 es­pec­ta­do­res. Ase­gu­ra Val­ver­de que un par­ti­do es una su­ce­sión de mo­men­tos que con­vie­ne afron­tar con los fut­bo­lis­tas ade­cua­dos, y más en un equi­po con los re­cur­sos del Ba­rça. Al téc­ni­co le sa­lió bor­da­do frac­cio­nar el en­cuen­tro de Anoe­ta. Hu­bo un lar­go ra­to pa­ra re­ne­gar del equi­po y del téc­ni­co por el on­ce ti­tu­lar con Se­me­do y Ra­fin­ha; tres mi­nu­tos pa­ra abra­zar a Luis Suá­rez, Dem­bé­lé y Cou­tin­ho; y un úl­ti­mo tre­cho pa­ra ce­rrar la vic­to­ria so­plan­do con Ar­tu­ro Vidal. La suer­te azul­gra­na con­tó en cual­quier ca­so con un hi­lo con­duc­tor: Ter Ste­gen, que se le­van­tó co­mo un mu­ro en el fon­do nor­te, aún en obras, pa­ra des­di­cha de la Real, es­for­za­da, apli­ca­da y des­afor­tu­na­da: so­ñó mu­cho tiem­po con el 2-0 y en un abrir y ce­rrar de ojos aca­bó 1-2.

La es­tra­te­gia bar­ce­lo­nis­ta, ma­ni­fies­ta en dos sa­ques de es­qui­na, cha­fó la lar­ga y es­tu­pen­da fies­ta de inau­gu­ra­ción mon­ta­da en el Nue­vo Anoe­ta al­re­de­dor del re­cuer­do del vie­jo Atot­xa, de la me­mo­ria de Ai­tor Za­ba­le­ta y del ho­me­na­je a Agi­rret­xe. Más au­sen­te que pre­sen­te Mes­si, co­mo si el des­can­so le hu­bie­ra sen­ta­do co­mo un ti­ro, los azul­gra­na­na fue­ron in­sen­si­bles a la car­ga emo­cio­nal de la Real. Ya son cua­tro vic­to­rias se­gui­das des­pués de al­gu­nos ins­tan­tes dis­pa­ra­ta­dos que re­dun­dan en dos de­fi­cien­cias: el equi­po no sa­be con­tro­lar ni ma­tar los en­cuen­tros, le que­ma el ba­lón, y con­ce­de de­ma­sia­das oca­sio­nes, di­si­mu­la­das por Ter Ste­gen. Jue­ga con fue­go el Bar­ce­lo­na.

Al en­tre­na­dor de equi­pos co­mo el Ba­rça se le mi­de so­bre to­do por las ro­ta­cio­nes en par­ti­dos de­li­ca­dos co­mo el de Anoe­ta. La Real no es el Ma­drid y, sin em­bar­go, siem­pre fue un ri­val que se le da muy mal a los azul­gra­na —dos vic­to­rias en los 10 úl­ti­mos años—, sal­vo cuan­do el téc­ni­co es Val­ver­de. Muy con­di­cio­na­do por la vi­gi­lia eu­ro­pea y una jor­na­da de se­lec­cio­nes que dejó en ca­sa a Art­hur, el ju­ga­dor me­nos vis­to y más elo­gia­do de los úl­ti­mos tiempos, el pre­ca­vi­do Txin­gu­rri mez­cló nue­ve ti­tu­la­res con dos su­plen­tes: Se­me­do y el iné­di­to Ra­fin­ha. El plan fue un fias­co: el Ba­rça pa­só de ser un equi­po in­ani­ma­do a pe­tri­fi­ca­do: 1-0. Ni Guar­dio­la, ni Ti­to Vi­la­no­va, ni Mar­tino, tam­po­co Luis En­ri­que. Des­de que la Real So­cie­dad ha­bía re­gre­sa­do a Pri­me­ra el Bar­ce­lo­na no po­día con el cua­dro de San Se­bas­tián en Anoe­ta. Has­ta que lle­gó Ernesto Val­ver­de, que le da lo mis­mo si la Real jue­ga en el vie­jo o en el re­no­va­do es­ta­dio. La tem­po­ra­da pa­sa­da, el Ba­rça rom­pió una ra­cha de sie­te par­ti­dos sin triun­fos en la ca­sa de la Real (dos em­pa­tes y cin­co de­rro­tas) des­pués de re­mon­tar un 2-0 pa­ra im­po­ner­se 2-4. Y ayer vol­vió a dar vuelta el mar­ca­dor. El Ba­rça pa­só de la mal­di­ción a las re­mon­ta­das en Anoe­ta.

“En es­te cam­po no hay un pa­seo triun­fal pa­ra na­die”, se­ña­ló Val­ver­de. “Con las re­for­mas, el am­bien­te es es­pec­ta­cu­lar. La gen­te em­pu­ja mu­cho aquí. Ellos es­ta­ban muy mo­ti­va­dos. Es un es­ta­dio muy bo­ni­to y cuan­do aca­ben la tri­bu­na del gol que fal­ta to­da­vía se­rá más di­fí­cil ju­gar aquí”, con­clu­yó el téc­ni­co del Bar­ce­lo­na.

Afir­ma­da la de­lan­te­ra en la pi­za­rra, la du­da bar­ce­lo­nis­ta es­ta­ba en có­mo mez­cla­rían los me­dios an­te un ad­ver­sa­rio fuerte en la di­vi­so­ria, ocu­pa­da por cua­tro me­dio­cen­tros, y más del­ga­do en ata­que, des­ga­rra­do por las le­sio­nes de Wi­lliam José, San­dro y Ja­nu­zaj. Que­ría Asier Ga­ri­tano un equi­po con­sis­ten­te y se­lec­ti­vo, im­permea­ble al cen­tri­fu­ga­do azul­gra­na y ver­ti­gi­no­so en las tran­si­cio­nes y ba­lo­nes divididos, co­mo se ad­vir­tió na­da más pi­sar el área de Ter Ste­gen: el ner­vio lo­cal con­tras­tó con las des­aten­cio­nes del Ba­rça, blan­do, per­mi­si­vo en los sal­tos y es­pec­ta­dor del es­tu­pen­do ti­ro de Aritz Elus­ton­do.

Los cambios, de­ci­si­vos

No se pue­de ga­nar un par­ti­do sin ten­sión com­pe­ti­ti­va, y el Ba­rça ju­ga­ba al pie, a dos y tres to­ques, sin lí­nea de pa­se ni des­mar­que, re­su­mi­do en las no­ve­da­des de la for­ma­ción; el dis­per­so Se­me­do, el ino­cuo Ra­fin­ha y el des­co­lo­ca­do Ser­gi Ro­ber­to. Las co­ber­tu­ras de la Real fun­cio­na­ban es­tu­pen­da­men­te an­te la fal­ta de ve­lo­ci­dad y pro­fun­di­dad del Ba­rça. Ale­ja­do del pun­to de mi­ra de Ru­lli, Mes­si no en­tra­ba en el par­ti­do, de­ses­pe­ra­do por­que nin­gún cen­tro­cam­pis­ta le me­tía una pe­lo­ta en con­di­cio­nes pa­ra en­fren­tar a la dis­ci­pli­na­da y con­cen­tra­da Real.

El cue­ro co­rría des­pa­cio en un te­rreno se­co y du­ro, pa­ra des­di­cha de un Ba­rça que so­lo dio fe de vi­da en un cór­ner que no pu­do re­ma­tar Pi­qué. No le que­dó más re­me­dio a Val­ver­de que in­ter­ve­nir con la vie­ja fór­mu­la de qui­tar a Se­me­do y po­ner a Cou­tin­ho pa­ra que Ser­gi Ro­ber­to re­gre­sa­ra al la­te­ral y Dem­bé­lé se cam­bia­ra de ban­da: del 7 al 11. Ne­ce­si­ta­ba el Ba­rça ga­nar in­ten­si­dad, pen­sar más rá­pi­do, sa­lir me­jor des­de su cam­po, cir­cuns­tan­cia que pa­sa­ba por dar can­cha tam­bién a Bus­quets. El en­cuen­tro tu­vo a par­tir de en­ton­ces un rit­mo di­fe­ren­te y em­pe­zó a su­dar y a co­rrer la Real.

Tuvieron los do­nos­tia­rras has­ta tres con­tra­gol­pes con­se­cu­ti­vos muy fran­cos que re­di­mie­ron a Ter Ste­gen. El me­ta ga­nó con el cuer­po dos mano a mano a Juan­mi y Theo y po­si­bi­li­tó dos cór­ners que pro­vo­ca­ron el re­mon­te del Ba­rça. Los azul­gra­na triun­fa­ron so­bre la mon­to­ne­ra de­fen­si­va de la Real con dos go­les afor­tu­na­dos de Suá­rez y Dem­bé­lé y fa­li­ci­ta­dos por Ru­lli. Ape­nas tres mi­nu­tos fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra can­tar vic­to­ria, re­ani­ma­do el equi­po con los cambios, más lar­go y tam­bién más atre­vi­do y ex­pues­to. Al Ba­rça le so­bra ti­mi­dez, le cues­ta ata­car bien y le fal­ta so­li­dez; pa­re­ce más frá­gil con Ar­tu­ro Vidal.

Más ofen­si­va por los cambios, la Real no em­pa­tó por un de­do, el me­ñi­que de Ter Ste­gen, ge­nio y fi­gu­ra en el nue­vo Anoe­ta, co­mo si su­pie­ra muy bien quién ha­bía si­do Ar­ko­na­da en Atot­xa. Si hay un ju­ga­dor de mo­men­tos en un equi­po es el por­te­ro, aun­que jue­gue to­do el par­ti­do, y bien que lo sa­be Val­ver­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.