El Atlé­ti­co no se en­cuen­tra

El con­jun­to ro­ji­blan­co de­ri­va su ata­que a los pa­si­llos cen­tra­les y pa­ga an­te el Ei­bar una de­bi­li­dad de­fen­si­va que le im­pi­de lle­var el rit­mo del par­ti­do

El País (Andalucía) - - DEPORTES - GOR­KA PÉ­REZ,

Atlé­ti­co: Oblak; Juan­fran, Gi­mé­nez, Go­dín, Fi­li­pe Luis; Lemar (Co­rrea, m. 58), Saúl, Rodrigo (Bor­ja Gar­cés, m. 70), Ko­ke; Griez­mann y Die­go Cos­ta. No uti­li­za­dos: Adán; Mon­te­ro, So­lano, Mar­tins y Tho­mas.

Ei­bar: Dmi­tro­vic; Rubén Peña, Ar­bi­lla, Oli­vei­ra, José Án­gel; Pe­re Mi­lla (Es­ca­lan­te, m. 56), Ser­gio Álvarez, Diop (Car­do­na, m. 79), Jor­dán; De Bla­sis y Char­les (Ser­gi En­rich, m. 56). No uti­li­za­dos: Ries­go; Ra­mis, Cu­cu­re­lla y Her­vías. Go­les: 0-1. M. 87. Ser­gi En­rich. 1-1. M. 94. Bor­ja Gar­cés.

Ár­bi­tro: Mar­tí­nez Mu­nue­ra. Amo­nes­tó a Char­les, Ko­ke, Go­dín y Diop. Ár­bi­tro de VAR: Sán­chez Mar­tí­nez. 55.674 es­pec­ta­do­res en el Wan­da Me­tro­po­li­tano. Una apa­ri­ción ines­pe­ra­da con el re­loj a pun­to de de­te­ner­se evi­tó el des­pro­pó­si­to del Atlé­ti­co ayer an­te el Ei­bar. Bor­ja Gar­cés, con­vo­ca­do de ur­gen­cia por Die­go Si­meo­ne y al que in­tro­du­jo en el cam­po a fal­ta de 20 mi­nu­tos, su­tu­ró con un gol en el tiem­po aña­di­do una he­ri­da que no im­pi­de que el con­jun­to ro­ji­blan­co si­ga de­san­grán­do­se. La ce­le­bra­ción del quin­to pun­to de los 12 en jue­go que­dó di­lui­da an­te la evi­den­cia del ra­quí­ti­co ba­ga­je que su­po­ne pa­ra un as­pi­ran­te al tí­tu­lo, muy le­jos de las as­pi­ra­cio­nes de­por­ti­vas re­fren­da­das a par­tir de las múl­ti­ples in­ver­sio­nes de los úl­ti­mos años. “En­tre lo po­si­ti­vo y lo ne­ga­ti­vo yo eli­jo que­dar­me con lo pri­me­ro”, se­ña­ló Si­meo­ne, aga­rrán­do­se a las ci­fras que sos­tie­nen que el Atlé­ti­co ata­có más que su ri­val y so­lo la fe­no­me­nal ac­tua­ción del por­te­ro del Ei­bar, Mar­ko Dmi­tro­vic, evi­tó la vic­to­ria. Ob­vió el téc­ni­co ar­gen­tino una de­bi­li­dad de­fen­si­va que em­pie­za a cro­ni­fi­car­se, lo que im­pi­de a su equi­po ges­tio­nar los rit­mos del par­ti­do in­de­pen­dien­te­men­te del ri­val.

Bien es ver­dad que el Atlé­ti­co ge­ne­ró oca­sio­nes de gol a par­tir de la ca­li­dad de sus fut­bo­lis­tas de ata­que, es­pe­cial­men­te Griez­mann. El fran­cés se fa­bri­có un mano a mano an­te Dmi­tro­vic al co­mien­zo del en­cuen­tro, pe­ro co­mo ya le ocu­rrie­ra en dos oca­sio­nes más, el me­ta ser­bio le ga­nó siem­pre la par­ti­da. Has­ta en ocho oca­sio­nes resultó ca­pi­tal el ju­ga­dor del Ei­bar, que re­ci­bió 15 re­ma­tes en 94 mi­nu­tos. Tan­to Griez­mann co­mo Die­go Cos­ta y Gar­cés, to­dos con tres oca­sio­nes en sus bo­tas, se las vie­ron con el gi­gan­tón ar­me­ro (194 cen­tí­me­tros). Oblak so­lo vio com­pro­me­ti­da la in­te­gri­dad de su fin­ca con dos re­ma­tes le­ja­nos de Co­te y Ar­bi­lla, con la zur­da, y que se die­ron de bru­ces con el lar­gue­ro. Lo mis­mo le ocu­rrió a Go­dín en un ca­be­za­zo, la úni­ca oca­sión de pe­li­gro que ge­ne­ró el cen­tral uru­gua­yo.

La ba­ja de úl­ti­ma ho­ra de Lu­cas Her­nán­dez por pro­ble­mas es­to­ma­ca­les obli­gó a Si­meo­ne a ali­near a Go­dín jun­to a Gi­mé­nez, evi­tan­do así que el ca­pi­tán del Atlé­ti­co des­can­sa­se pa­ra el par­ti­do de Li­ga de Cam­peo­nes del pró­xi­mo mar­tes an­te el Mó­na­co. No fue el me­jor en­cuen­tro del cha­rrúa, im­pre­ci­so en el pa­se (fa­lló 20 en­tre­gas, el ma­yor re­gis­tro de su equi­po), y al que le arre­ba­ta­ron la pe­lo­ta en 24 oca­sio­nes.

La ubi­ca­ción de Ko­ke en el cos­ta­do de­re­cho, en una vo­lá­til lí­nea de cua­tro que aca­bó por de­for­mar­se, des­car­gó so­bre Rodrigo la res­pon­sa­bi­li­dad de ini­ciar el jue­go. El in­ter­na­cio­nal or­bi­tó al­re­de­dor de la de­fen­sa y su prag­ma­tis­mo en el pa­se, si bien ali­vió en cier­tos mo­men­tos al equi­po, per­mi­tió que el Ei­bar se arre­mo­li­na­se con pre­ci­sión a su al­re­de­dor. Esa ho­ri­zon­ta­li­dad pro­vo­có que de los 54 pa­ses que reali­zó Rodrigo, 29 fue­ran pa­ra Go­dín (10), Ko­ke (10) y Gi­mé­nez (9), dibujando un trián­gu­lo sin vér­ti­ce ha­cia el cam­po ri­val. Bas­ta com­pro­bar que ni Griez­mann ni Die­go Cos­ta fue­ron re­cep­to­res de nin­gún des­pla­za­mien­to de es­te, y Saúl, su pa­re­ja en el cen­tro del cam­po, tan so­lo se co­mu­ni­có con él en tres oca­sio­nes.

La fal­ta de sa­li­da por ban­da del Atlé­ti­co se evi­den­ció en la es­ca­sez de lle­ga­das de Juan­fran y Fi­li­pe Luis. A la ele­va­da pres­tan­cia de­fen­si­va del Ei­bar se le unió una se­cuen­cia de in­te­rrup­cio­nes en for­ma de fal­tas (21 co­me­tie­ron los ar­me­ros por so­lo cin­co los ro­ji­blan­cos) que im­pi­dió la eje­cu­ción de los con­tra­gol­pes, ar­ma a la que se aga­rra el equi­po de Si­meo­ne pa­ra rom­per las murallas. Aun así, su for­ta­le­za en el jue­go aé­reo com­pro­me­tió al Ei­bar, y re­cu­rrió a los sa­ques de es­qui­na (14) pa­ra so­lu­cio­nar el en­tuer­to. Saúl dis­pu­so de la oca­sión más cla­ra, pe­ro su ca­be­za­zo fue des­via­do por Dmi­tro­vic una vez más.

La en­tra­da de Bor­ja Gar­cés por Rodrigo, sil­ba­da a pleno pul­món por el Wan­da, resultó de­fi­ni­ti­va. La re­co­lo­ca­ción de Ko­ke en el cen­tro del cam­po y la pre­sen­cia de otros tres de­lan­te­ros co­mo Griez­mann, Cos­ta y Co­rrea aca­bó por con­tro­lar el gol de En­rich en el 87. Un dis­pa­ro le­jano de Gar­cés en el 94 su­peró a Dmi­tro­vic y evi­tó un so­fo­co ma­yor.

/ SER­GIO PÉ­REZ (REU­TERS)

Bor­ja Gar­cés mar­ca el gol del em­pa­te del Atlé­ti­co an­te el Ei­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.