Bor­ja Gar­cés, la chis­pa del gol

Si­meo­ne des­ta­ca el ol­fa­to del can­te­rano me­li­llen­se, de 19 años, que apro­ve­cha su pri­me­ra gran oca­sión

El País (Andalucía) - - DEPORTES - G. P.,

Du­ran­te el ca­len­ta­mien­to, en­tre los es­tre­chos már­ge­nes que de­li­mi­tan el pa­si­llo por el que co­rren los ju­ga­do­res, la fi­gu­ra de Bor­ja Gar­cés (Me­li­lla, 19 años) pa­re­cía des­va­ne­cer­se. El can­te­rano, miem­bro del Atlé­ti­co B, de Se­gun­da B, con­vo­ca­do de ur­gen­cia an­te la pla­ga de le­sio­nes que aso­lan al Atlé­ti­co, es­pe­ra­ba su mo­men­to. Sus bo­tas ver­des le con­fe­rían un pun­to co­lo­ri­do que le ha­cían fá­cil­men­te ob­ser­va­ble des­de la dis­tan­cia. Con el par­ti­do a ce­ro, Si­meo­ne lo lla­mó pa­ra de­mos­trar su va­lía. Lo pri­me­ro que es­cu­chó Gar­cés, que lle­gó al Atlé­ti­co en 2016 pro­ce­den­te del Ru­sa­dir, me­li­llen­se, y tras desechar una pro­pues­ta del Má­la­ga, fue una so­no­ra pi­ta­da. No pa­ra él, ni pa­ra Rodrigo, quien le dio la al­ter­na­ti­va, sino pa­ra su en­tre­na­dor.

“Me di­jo que lu­cha­ra a tope y que me pe­ga­ra a Die­go Cos­ta pa­ra co­ger al­gu­na pe­lo­ta y en­chu­far­la”, con­ce­dió el de­bu­tan­te tras su gol. Habló an­te los mi­cró­fo­nos por­que su úni­co dis­pa­ro en­tre los tres pa­los su­peró a Dmi­tro­vic en el úl­ti­mo mi­nu­to del tiem­po aña­di­do. “Es bo­ni­to mar­car, pe­ro con un em­pa­te... Me hu­bie­ra gus­ta­do con una vic­to­ria, no es­toy muy con­ten­to”, con­fe­só. Cer­ti­fi­ca­do el em­pa­te Si­meo­ne se le aba­lan­zó so­bre el cam­po pa­ra fe­li­ci­tar­le, y po­co des­pués se to­mó cum­pli­da ven­gan­za por los pi­tos. “Es­tá muy bien que la gen­te pi­te cuan­do no le gus­ta un cam­bio pe­ro es el en­tre­na­dor el que tra­ba­ja con los ju­ga­do­res y si cree que pue­de po­ner a un ju­ga­dor con ol­fa­to de gol lo po­ne y el hom­bre va y ha­ce gol”, es­pe­tó.

Gar­cés for­mó par­te del pri­mer equi­po du­ran­te la pre­tem­po­ra­da del Atlé­ti­co y des­ta­có es­pe­cial­men­te an­te el PSG en la In­ter­na­tio­nal Cham­pions Cup. Tam­bién lo hi­zo me­ses atrás, en el amis­to­so que dis­pu­tó el Atlé­ti­co en Ni­ge­ria en ma­yo, don­de mar­có uno de los tres go­les de su equi­po. “No es ca­sua­li­dad que ha­ya mar­ca­do. Tie­ne muy bue­nas cua­li­da­des y al­go que muy po­cos fut­bo­lis­tas tie­nen que es gol. Hay que ir tra­ba­jan­do con él po­co a po­co”, le pi­ro­peó Si­meo­ne. “Es un chi­co que lo ves y quiere ha­cer co­sas gran­des. Se le no­ta en los en­tre­na­mien­tos que quiere se­guir con no­so­tros, que no quiere ba­jar de ca­te­go­ría y es lo que ne­ce­si­ta­mos. Por al­go el en­tre­na­dor lo pu­so a él y no a otros com­pa­ñe­ros, por­que no­tó que esa chis­pa que tie­ne”, le fe­li­ci­tó tam­bién Gi­mé­nez.

Ma­no­lo, al que se le co­no­ce más co­mo Ma­no­le­te, y Be­li, sus pa­dres, re­gen­tan un bar en Me­li­lla, el Ara­gón. Allí, des­de el otro la­do de la ba­rra, ob­ser­va­ron el en­cuen­tro de su hi­jo, y co­mo tras­cen­dió a par­tir de un ví­deo pu­bli­ca­do en las re­des so­cia­les, no pu­die­ron con­te­ner las lá­gri­mas por el de­but go­lea­dor de Bor­ja con el Atlé­ti­co. “He­mos fa­lla­do al­gu­na oca­sión muy cla­ra. Es de­but amar­go por­que me hu­bie­ra gus­ta­do ga­nar”, man­tu­vo Gar­cés, que mi­nu­tos an­tes de mar­car, y tras ge­ne­rar un cór­ner a fa­vor de su equi­po le­van­tó los bra­zos ha­cia el pú­bli­co, que reac­cio­nó in­me­dia­ta­men­te.

Las ba­jas de Ka­li­nic y Vi­to­lo en ata­que obli­ga­ron a Si­meo­ne a re­cla­mar su pre­sen­cia en el par­ti­do an­te el Ei­bar, pe­ro es­tá por ver si tras su buen de­but se man­tie­ne en las pró­xi­mas lis­tas. La pri­me­ra oca­sión ya la ha apro­ve­cha­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.