Do­mi­nio bri­tá­ni­co en las gran­des vuel­tas

El País (Andalucía) - - DEPORTES -

tes que les da­ba un mí­ni­mo de es­pe­ran­za. No se tra­ta­ba de su ban­ca­rro­ta en el Gi­ro, que creían im­po­si­ble en la Vuelta, don­de no hay ni Fi­nes­tre ni un Froo­me ebrio, sino de la for­ma en que per­dió la París-Ni­za el úl­ti­mo do­min­go, an­te el ata­que de Marc So­ler, el otro nue­vo del ciclismo es­pa­ñol que ilu­sio­na y es­pe­ran­za. El sá­ba­do,

ci­do, Val­ver­de, lí­der úni­co, ya no es­tá. Su­cum­be an­te el em­pu­je de los nue­vos, los jó­ve­nes que pue­den con to­do.

Su­cum­be an­te En­ric Mas, que te­nía ocho añi­tos en 2003, cuan­do Val­ver­de, eterno aún, irrum­pió co­mo El Im­ba­ti­do, el dia­man­te del nue­vo ciclismo es­pa­ñol. Te­nía 23 años, los mis­mos que Mas aho­ra, quien des­pués de su jú­bi­lo tre­men­do al ga­nar en la Co­lla­da de la Ga­lli­na, le ho­me­na­jea. “To­das las no­ches de la semana pa­sa­da re­pa­sa­ba una y otra vez el ví­deo de la vic­to­ria aquí de Val­ver­de en 2012”, di­ce Mas. “La for­ma en que de­rro­tó a Con­ta­dor y Pu­ri­to. Su ata­que a ca­si 500 me­tros y có­mo se tra­ta­ba so­bre to­do de pa­sar pri­me­ro por la úl­ti­ma cur­va, y có­mo ce­rrar­se allí pa­ra que no te pa­sa­ran por den­tro. Y eso hi­ce. Ga­né co­mo ha­bía ga­na­do Val­ver­de”.

Es 2018. Val­ver­de lle­ga a la me­ta a más de tres mi­nu­tos de su alumno avan­za­do. Le acom­pa­ña Si­mon Yates, co­mo es su cos­tum­bre, ha­bía ga­na­do ex­hi­bién­do­se y de­rro­chan­do. El día si­guien­te, el Mo­vis­tar ata­can­te le dejó sin equi­po. Per­dió con So­ler.

De eso se tra­ta­ba ayer. De que le pa­sa­ra lo mis­mo. De que su­frie­ra un ata­que de pá­ni­co. Por ello se sa­cri­fi­có Nai­ro en un tra­ba­jo de des­gas­te al que se su­mó el As­ta­na Nai­ro, quien, en la eta­pa más cor­ta de la Vuelta, ha es­ta­do en to­das las si­tua­cio­nes po­si­bles. La eta­pa se ha ges­ta­do al rit­mo de sus pedaladas. Ha es­ta­do en ca­be­za, ace­le­ran­do la eta­pa en el úl­ti­mo des­cen­so de Bei­xa­lís an­tes del ata­que fi­nal pa­ra evi­tar que el equi­po de Yates se re­agru­pa­ra; ha fre­na­do, y ol­vi­da­do sus po­si­bi­li­da­des com­pli­ca­das de ga­nar la eta­pa, cuan­do se­guía en ca­be­za con Su­per­man Ló­pez, des­pués de ob­ser­var có­mo Val­ver­de no po­día lle­gar allí don­de ya ha­bían lle­ga­do Yates y Mas, ata­can­tes al pie de La Ga­lli­na. Se ha quedado a es­pe­rar a su com­pa­ñe­ro en pleno. Era el día de las gran­des ma­nio­bras en las dos subidas de los mu­ros de Bei­xa­lís, en La Ga­lli­na fi­nal. El día se lo sal­vó Adam Yates a su ge­me­lo Si­mon Yates, quien con­fe­só que se le­van­tó ner­vio­so, y que pen­só, por su­pues­to, en el Gi­ro que per­dió. Adam él so­li­to man­tu­vo el ti­po y la dis­tan­cia me­di­da tras el ata­que de Su­per­man con dos ayu­dan­tes del As­ta­na a tope en el se­gun­do Bei­xa­lís. Adam, tam­bién so­lo, man­tu­vo a ti­ro a Nai­ro en el des­cen­so ace­le­ra­do ha­cia la Ga­lli­na. Adam, so­lo se apar­tó de su ge­me­lo cuan­do a es­te le pu­do el ins­tin­to y, de ma­ne­ra in­ne­ce­sa­ria pues el con­trol era ab­so­lu­to, se fue a por Su­per­man y Nai­ro en la úl­ti­ma subida.

Re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal

“No sé co­rrer a la de­fen­si­va”, se dis­cul­pó lue­go el ga­na­dor de la Vuelta de 2018 (si no se cae hoy en el cir­cui­to de Ma­drid), al que lle­ga­do el mo­men­to más du­ro, con Su­per­man ace­le­ran­do a muer­te, le en­tró vér­ti­go y un so­plo de pru­den­cia in­só­li­to le obli­gó a le­van­tar el pie, a re­gu­lar­se, a no su­bir a tope, a tope, a ol­vi­dar su esen­cia.

Su mo­vi­mien­to, ines­pe­ra­do, in­ne­ce­sa­rio, ins­tin­ti­vo, co­mo to­dos los ges­tos de gran­de­za, y gra­tui­to, dio pa­so a uno de los mo­men­tos que se con­ver­ti­rán en sím­bo­lo del de­por­te es­pa­ñol. No fue Val­ver­de, que no po­día más, quien sa­lió a su rue­da, sino su alumno más aven­ta­ja­do, En­ric Mas. Fue una fo­to­gra­fía per­fec­ta, in­su­pe­ra­ble, de lo que se lla­ma re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal. Los úl­ti­mos me­tros de Mas fue­ron, por eso, no so­lo el se­llo de su gran­de­za, sino un ho­me­na­je al cam­peón que se que­dó atrás.

Úl­ti­ma se­ñal del do­mi­nio bri­tá­ni­co de las gran­des vuel­tas, Si­mon Yates es el úl­ti­mo de una lis­ta de ga­na­do­res con­se­cu­ti­vos que ha­cen que la úl­ti­ma vez que no se oyó el God Sa­ve the Queen en un po­dio fi­nal fue en el Gi­ro del 17. Des­pués, Froo­me (Tour y Vuelta 17, Gi­ro 18), Tho­mas (Tour 18) y Si­mon Yates, hoy en Ma­drid, lo hi­cie­ron inevi­ta­ble.

Quién se­rá el pró­xi­mo bri­tá­ni­co, le pre­gun­ta­ron, y él, sin par­pa­dear ni du­dar res­pon­dió: “Mi her­mano Adam, por su­pues­to”.

El año de la tri­ce­fa­lia ha si­do du­ro pa­ra el equi­po es­pa­ñol

y con él cru­za la me­ta. “No sé si es­toy va­cío o he te­ni­do un mal día”, di­ce Val­ver­de, que des­cien­de, fi­nal­men­te, al quin­to pues­to de la ge­ne­ral.

La pa­la­bra cre­púscu­lo es­tá prohi­bi­da. Qui­nien­tas ve­ces ya se ha pro­nun­cia­do a cos­ta del mur­ciano, que po­co des­pués de una ra­cha po­co bri­llan­te sue­le re­gre­sar co­mo re­ju­ve­ne­ci­do. Lo de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal le pe­ga más al mo­men­to, co­mo le pe­gó en el Tour de 2013, cuan­do Nai­ro, con 23 años, los de Mas aho­ra, ter­mi­nó se­gun­do del Tour tras ga­nar la úl­ti­ma lle­ga­da en al­to.

No ha­brá nin­gún mo­vis­tar en el po­dio, co­mo no lo hu­bo ni en el Gi­ro (Ca­ra­paz, ga­na­dor de una eta­pa, fue cuar­to) ni en el Tour (Lan­da, sép­ti­mo, y eta­pa de Nai­ro) pa­sa­dos. El año de la tri­ce­fa­lia y las gran­des am­bi­cio­nes ha si­do du­ro pa­ra el equi­po de Eu­se­bio Un­zue en las gran­des vuel­tas.

Des­de el se­gun­do pues­to de Ro­bert Mi­llar en el Gi­ro de 1987 has­ta la apa­ri­ción de Wig­gins en el Tour de 2009 (3º), pa­sa­ron 22 años de au­sen­cia de bri­tá­ni­cos en los po­dios de las gran­des vuel­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.