“¡No eres un ser hu­mano, eres una atle­ta!”

Un do­cu­men­tal des­ve­la el ex­tre­mo en­tre­na­mien­to al que las téc­ni­cas ru­sas so­me­tie­ron a la gim­nas­ta Ri­ta Ma­mun pa­ra ga­nar el oro olím­pi­co en Río “No es­tá pre­pa­ra­da. Hay que en­tre­nar­la co­mo a un pe­rro”, le exi­gen a su men­to­ra

El País (Andalucía) - - DEPORTES - RO­BERT ÁLVAREZ,

Mar­ga­ri­ta Ma­mun te­nía 20 años el 20 de agos­to de 2016, día en que se pro­cla­mó con­tra pro­nós­ti­co cam­peo­na olím­pi­ca en el con­cur­so ge­ne­ral de gimnasia rítmica en los Jue­gos de Río. Com­pe­tía a la som­bra de su ri­val, la tam­bién ru­sa Ya­na Kudryavt­se­va, do­mi­na­do­ra ab­so­lu­ta y ga­na­do­ra de los tres cam­peo­na­tos del mun­do pre­vios a la ci­ta. El 27 de agos­to, dos días des­pués de que la flamante cam­peo­na olím­pi­ca re­gre­sa­ra de Bra­sil, su pa­dre, Ab­du­llah Al Ma­mun, fa­lle­ció en Mos­cú a los 52 años a cau­sa de un cán­cer. La en­tre­na­do­ra de Ma­mun la ha­bía ins­ta­do a uti­li­zar la en­fer­me­dad ter­mi­nal de su pa­dre co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra me­jo­rar sus en­tre­na­mien­tos y sus ac­tua­cio­nes du­ran­te la com­pe­ti­ción.

To­do va­le pa­ra con­se­guir la vic­to­ria, pe­ro ¿dón­de se si­túan los lí­mi­tes y quién los es­ta­ble­ce? Al­gu­nas pe­lí­cu­las han ex­plo­ra­do los con­fi­nes de las exi­gen­cias ex­tre­mas del en­tre­na­dor o pro­fe­sor: Whi­plash lo hi­zo en re­la­ción al jazz y Black Swan, al ba­llet. En España, el ca­so real y más so­na­do fue el de An­na Ta­rrés, la exi­to­sa se­lec­cio­na­do­ra del equi­po es­pa­ñol de sin­cro­ni­za­da, cu­yos mé­to­dos fue­ron de­nun­cia­dos en sep­tiem­bre de 2012 por 15 na­da­do­ras re­ti­ra­das, que la acu­sa­ban de tra­to de­ni­gran­te y de usar fra­ses co­mo “¡Fue­ra del agua, gor­da!”.

El do­cu­men­tal Over the li­mit, de la di­rec­to­ra po­la­ca Mar­ta Prus y que du­ran­te es­tos días se pro­yec­ta en va­rias sa­las es­pa­ño­las, es el re­tra­to ín­ti­mo de la gim­nas­ta ru­sa Mar­ga­ri­ta Ma­mun, que al­can­za el cé­nit de­por­ti­vo tras re­nun­ciar a to­do lo de­más. Lo con­si­guió, pe­ro tras ese “lo de­más” se es­con­de mu­chí­si­mo más que el tra­ba­jo ex­te­nuan­te y la su­pe­di­ta­ción a los mé­to­dos de en­tre­na­mien­to ru­sos, de una exi­gen­cia ex­tre­ma y se­gún mu­chos sim­ple­men­te in­hu­ma­nos e inacep­ta­bles. La his­to­ria “de una maes­tra cruel pe­ro efec­ti­va”, co­mo de­fi­ne Prus, se ro­dó du­ran­te 100 días a lo lar­go de un año, y sin res­tric­cio­nes.

“Hoy eres ba­su­ra”

Se su­ce­den los in­sul­tos y la presión a la que Irina Vi­ner so­me­te a sus pu­pi­las. Es la se­lec­cio­na­do­ra y la pre­si­den­ta de Fe­de­ra­ción ru­sa. A ella se atri­bu­ye el do­mi­nio arra­sa­dor de sus gim­nas­tas des­de Sid­ney 2000. “Hoy eras ba­su­ra”, le suel­ta a Ma­mun tras ga­nar la me­da­lla de pla­ta por de­trás, co­mo siem­pre, del Án­gel con Alas de Hierro, co­mo se co­no­ce a Kudryavt­se­va. Con su ha­bi­tual som­bre­ro de pa­ja, sus tra­jes de piel y ter­cio­pe­lo, Vi­ner la em­pren­de en otra es­ce­na con la tam­bién en­tre­na­do­ra de Ma­mun, la ex­cam­peo­na mun­dial Ami­na Za­ri­po­va: “Ella [Ma­mun, pre­sen­te du­ran­te la re­pri­men­da] no es una lu­cha­do­ra. ¿Por qué diablos la ne­ce­si­ta­mos? Si no pe­lea, de­be­ría ir­se al in­fierno”. Pro­si­gue Vi­ner con Ma­mun: “¿Por qué tem­bla­bas? Ve­te a la mier­da. Lo has he­cho de pe­na, Irina Vi­ner, en los Eu­ro­peos de 2017.

de pu­ta pe­na. Te han da­do pun­tos por te­ner ojos bo­ni­tos”.

Vi­ner re­ci­bió en 2015 la or­den olím­pi­ca de ma­nos del pre­si­den­te del COI Tho­mas Bach y es­tá ca­sa­da con Ali­cher Ous­ma­nov, un mi­llo­na­rio ru­so de ori­gen uz­be­ko y pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Esgrima, una de sus gran­des pa­sio­nes jun­to a los yates.

Du­ran­te la fil­ma­ción de la pe­lí­cu­la, Ma­mun re­ci­be por te­lé­fono la lla­ma­da de su ma­dre en la que le co­mu­ni­ca que su pa­dre, ori­gi­na­rio de Ban­gla­desh, se es­tá mu­rien­do. Za­ri­po­va tra­ta de tran­qui­li­zar­la, le di­ce que su pa­dre se re­cu­pe­ra­rá y la ins­ta a re­cha­zar las lla­ma­das de su ma­dre. Po­co an­tes, Vi­ner le co­men­ta a Za­ri­po­va que tra­tó de evo­car la tra­ge­dia del pa­dre de la gim­nas­ta pa­ra en­trar en su per­so­na­je. “Habla de tu pa­dre. Habla de to­do. No seas co­bar­de”, le apre­mia Vi­ner a Ma­mun.

“¡Mal­di­ta sea, co­mo si los en­tre­na­mien­tos fue­ran lo más im­por­tan­te!”, le co­men­ta Ma­mun a su no­vio tras una de las con­ver­sa­cio­nes con Za­ri­po­va, que en otro mo­men­to la re­pren­de: “¿Por qué no gol­peas­te de nue­vo? ¡Es­tú­pi­da va­ca, es tu ru­ti­na!”. En otro mo­men­to, cuan­do Ma­mun ex­pre­sa su can­san­cio e irri­ta­ción y dis­cu­te con Za­ri­po­va, es­ta le pre­gun­ta: “¿Por qué te enojas?”. La gim­nas­ta le con­tes­ta: “Por­que soy un ser hu­mano”. Y la en­tre­na­do­ra sentencia: “¡No eres un ser hu­mano, eres una atle­ta!”. La gim­nas­ta, obe­dien­te, no re­chis­ta cuan­do Vi­ner ata­ca de nue­vo: “No de­ja­bas de tem­blar. La gen­te tie­ne mu­chas es­pe­ran­zas pues­tas en ti. Es­tás re­pre­sen­tan­do a Ru­sia. Que te jo­dan a ti y a tu tem­blor”. Y la se­lec­cio­na­do­ra, di­ri­gién­do­se a la en­tre­na­do­ra, le re­ga­ña: “No es­tá pre­pa­ra­da. Hay que en­tre­nar­la co­mo a un pe­rro. Ne­ce­si­ta tra­ba­jar y tra­ba­jar has­ta que no pue­da man­te­ner­se en pie”.

Cuan­do Ma­mun lu­cha por su­pe­rar las mo­les­tias que su­fre en los pies, Za­ri­po­va le co­men­ta: “Ri­ta, no hay atle­tas pro­fe­sio­na­les sa­nos”. Lo sa­be muy bien la en­tre­na­do­ra, que en su épo­ca de gim­nas­ta, cuan­do te­nía 17 años y en su pri­mer Mun­dial, su­frió una he­ri­da en la ore­ja pro­vo­ca­da por un ti­rón de Vi­ner. De ese epi­so­dio no se da cuen­ta en el do­cu­men­tal.

Tan­to Ma­mun co­mo Kudryavt­se­va se re­ti­ra­ron po­co des­pués de los Jue­gos. Vi­ner con­ti­núa su lar­ga ca­rre­ra de éxi­tos al fren­te de la se­lec­ción ru­sa y es­ta mis­ma semana, en So­fía, ha con­se­gui­do que la nue­va rei­na de la rítmica, Di­na Ave­ri­na, se pro­cla­me cam­peo­na del mun­do por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo y que el equi­po ru­so alar­gue su he­ge­mo­nía.

/ CORDON PRESS

Mar­ga­ri­ta Ma­mun, du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Río.

/ CORDON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.