Pro­tec­ción a los pro­fe­sio­na­les ame­na­za­dos

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL -

La eu­ro­dipu­tada Mai­te Pa­ga­zaur­tun­dúa (UP­yD) de­fien­de la ne­ce­si­dad de dar pro­tec­ción a pro­fe­sio­na­les del sec­tor de la co­mu­ni­ca­ción ame­na­za­dos o per­se­gui­dos. “Ne­ce­si­ta­mos nor­ma­ti­vas de apo­yo a los me­dios y a los pe­rio­dis­tas de in­ves­ti­ga­ción”, se­ña­la. “Se de­be fa­vo­re­cer que los me­dios ren­ta­bi­li­cen su la­bor pa­ra que el lu­cro no se lo lle­ven otras em­pre­sas”, aña­de Pa­ga­zaur­tun­dúa, en alu­sión a las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. La eu­ro­dipu­tada tam­bién re­sal­ta la la­bor de ins­ti­tu­cio­nes co­mo La Mai­son de Jour­na­lis­tes en Pa­rís, que da re­fu­gio a pe­rio­dis­tas exiliados (más de 380 des­de su fun­da­ción en 2002, la ma­yo­ría de Áfri­ca y Orien­te Pró­xi­mo) o el Pro­yec­to Daf­ne, en el que 18 grandes me­dios eu­ro­peos par­ti­ci­pan pa­ra con­cluir los re­por­ta­jes que la pe­rio­dis­ta mal­te­sa ase­si­na­da de­jó en mar­cha.

dis­tas acon­te­ci­dos en Ru­sia y países ba­jo in­fluen­cia de Moscú. La mez­cla de am­bas ten­den­cias en sue­lo eu­ro­peo ha de­ri­va­do en un cóc­tel le­tal que gol­pea a va­rios países, en par­ti­cu­lar, a los más vul­ne­ra­bles. “En los países con un Es­ta­do de de­re­cho frá­gil”, advierte Grief­fen, “hay gen­te que cree es­tar por en­ci­ma del sis­te­ma ju­di­cial o que se sien­te su­fi­cien­te­men­te pro­te­gi­do co­mo pa­ra pen­sar que pue­den co­me­ter un cri­men con im­pu­ni­dad”.

El aco­so a los pe­rio­dis­tas, ade­más, ni si­guie­ra ne­ce­si­ta lle­gar al ex­tre­mo del ase­si­na­to. “Se les pue­de con­de­nar a una muer­te ci­vil”, avi­sa Pa­ga­zaur­tun­dúa. Y la eu­ro­dipu­tada apun­ta, por ejem­plo, a las que­re­llas mul­ti­mi­llo­na­rias con­tra cier­tos me­dios pa­ra in­ten­tar con­de­nar­los a la quie­bra o a las pre­sio­nes de círcu­los po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos pa­ra si­len­ciar­los. “La des­acre­di­ta­ción tam­bién pue­de ser igual­men­te efec­ti­va pa­ra aca­bar con un pe­rio­dis­ta, sin ne­ce­si­dad de en­car­ce­lar­le”, coin­ci­de Grief­fen. “Es una vía muy efi­caz pa­ra ca­llar­les”, aña­de. Ca­rua­na pa­só por to­do ese cal­va­rio. Fue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.