El do­ble jue­go de Trump

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se con­si­de­ra a los me­dios el “enemi­go del pue­blo”, pe­ro es adic­to a ellos

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - A. MARS,

aco­sa­da, de­nun­cia­da, de­te­ni­da... Y fi­nal­men­te ase­si­na­da.

El pro­ble­ma pue­de pa­re­cer lo­ca­li­za­do en países pe­que­ños co­mo Mal­ta o de re­cien­te tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca co­mo los so­cios de Eu­ro­pa cen­tral y del Es­te. Pe­ro apa­re­ce tam­bién y de manera ca­da vez más fre­cuen­te en países grandes co­mo Ita­lia o de­mo­cra­cias asen­ta­das co­mo Aus­tria. “Se lla­ma a los pe­rio­dis­tas crea­do­res de fal­sas no­ti­cias o enemi­gos del Es­ta­do y la gen­te em­pie­za a ver­les co­mo enemi­gos a los que ata­car”, apun­ta Grief­fen.

En Ita­lia, los ata­ques ver­ba­les se re­pi­ten con más fre­cuen­cia des­de la lle­ga­da al po­der del Go­bierno de coa­li­ción de la Li­ga y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E). El vi­ce­pre­si­den­te Mat­teo Sal­vi­ni til­da­ba la se­ma­na pa­sa­da a cier­tos pe­rio­dis­tas de “pe­re­zo­sos que no van más allá de los ti­tu­la­res”. Por su par­te, el lí­der de M5E, Lui­gi Di Maio, car­gó con­tra La Re­pub­bli­ca has­ta el ex­tre­mo de de­cir que es­ta­ba a pun­to de ce­rrar. El dia­rio res­pon­dió que no te­nían “mie­do” y se­gui­rían in­for­man­do. En otros países, los des­ca­li­fi­ca­ti­vos pue­den ser ma­yo­res. Fi­co, en Es­lo­va­quia, les tra­ta­ba co­mo “su­cias pros­ti­tu­tas an­ti­es­lo­va­cas”. Y pa­ra el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Che­ca, Mi­los Ze­man, son “hie­nas” que me­re­cen ser eli­mi­na­das.

El in­ten­to de con­tro­lar a los me­dios y cen­su­rar a los más crí­ti­cos ha emer­gi­do tam­bién en Aus­tria. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior, di­ri­gi­do por Her­bert Kickl, del par­ti­do ul­tra­na­cio­na­lis­ta FPÖ —so­cio de go­bierno de los con­ser­va­do­res—, di­ri­gió una no­ta a los por­ta­vo­ces re­gio­na­les de la po­li­cía pa­ra pe­dir­les que li­mi­ta­sen “a lo le­gal y ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio” el cau­dal de in­for­ma­ción ha­cia cier­tos pe­rió­di­cos. En­tre los pe­rió­di­cos cas­ti­ga­dos fi­gu­ra­ban ca­be­ce­ras tan im­por­tan­tes co­mo Der Stan­dard y Ku­rier.

Kickl fue lla­ma­do al or­den por el can­ci­ller, el de­mo­cris­tiano Se­bas­tian Kurz. Pe­ro la in­ten­ción del mi­nis­tro que­dó al des­cu­bier­to. “El prin­ci­pio bá­si­co es in­ten­tar fre­nar a los me­dios tra­di­cio­na­les en su fun­ción de ejer­cer la crí­ti­ca”, avi­sa Fritz Haus­jell, pro­fe­sor de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Vie­na. Y pa­ra lo­grar­lo va­le to­do. A ve­ces bas­ta un tuit. Otras, una que­re­lla. O una ve­la­da ame­na­za. Y en úl­ti­mo ex­tre­mo, san­gre de­rra­ma­da so­bre el te­cla­do. So­bre la aler­gia de Do­nald Trump a la pren­sa crí­ti­ca han co­rri­do ríos de tin­ta. Ya co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial, in­sul­ta­ba a los pe­rió­di­cos y te­le­vi­sio­nes e in­clu­so ama­gó, si ga­na­ba, con mo­di­fi­car las le­yes so­bre el li­be­lo pa­ra po­der de­nun­ciar las co­ber­tu­ras que con­si­de­ra­se in­jus­tas. Na­da más lle­gar a la Ca­sa Blan­ca, ca­li­fi­có a los pe­rio­dis­tas co­mo “la gen­te más des­ho­nes­ta de la Tie­rra” y a los me­dios, en ge­ne­ral, co­mo los “enemi­gos del pue­blo”. Ca­si dos años des­pués, las co­sas no han me­jo­ra­do: el pre­si­den­te sigue lla­mán­do­los men­ti­ro­sos día sí y día tam­bién, has­ta el pun­to de que dos ins­tan­cias de la ONU le han acu­sa­do de po­ner en pe­li­gro

“la li­ber­tad de pren­sa”. So­lo la ca­de­na con­ser­va­do­ra Fox y otros de la mis­ma cuer­da se li­bran.

Pe­ro tan evi­den­te re­sul­ta es­te des­pre­cio ha­cia el pe­rio­dis­mo que le cri­ti­ca co­mo la na­tu­ra­le­za me­diá­ti­ca de su per­so­na. Trump es una cria­tu­ra ra­bio­sa­men­te te­le­vi­si­va, adic­ta a los me­dios, mu­cho más ac­ce­si­ble de lo que lo fue­ron otros pre­si­den­tes. Ac­ce­so no im­pli­ca trans­pa­ren­cia, por­que es le­gen­da­ria la ca­pa­ci­dad del mag­na­te pa­ra arro­jar inexac­ti­tu­des, con­tra­dic­cio­nes y da­tos fal­sos. Pe­ro el man­da­ta­rio de

EE UU ha con­ver­ti­do el tra­jín dia­rio de la Ca­sa Blan­ca en al­go pa­re­ci­do a un pro­gra­ma de te­le­rrea­li­dad: lo que es­tá anun­cia­do co­mo un po­sa­do pue­de con­ver­tir­se en una rue­da de pren­sa im­pro­vi­sa­da en la que en­tra a to­dos los tra­pos.

A ve­ces, pue­de in­clu­so for­zar a ha­blar a quien no lo desea. Ocu­rrió el 22 de ma­yo du­ran­te las imá­ge­nes pro­to­co­la­rias de sa­lu­do en el Des­pa­cho Oval con el pre­si­den­te sur­co­reano, Moon Jae-in. Se desa­rro­lla­ban en­ton­ces con­ver­sa­cio­nes pa­ra ce­le­brar la his­tó­ri­ca cum­bre en Sin­ga­pur con el dic­ta­dor nor­co­reano Kim Yong-un (que fue el 12 de ju­nio). Sin rue­da de pren­sa pre­vis­ta, Trump no so­lo res­pon­dió lar­go y ten­di­do so­bre el asun­to, sino que obli­gó a Moon a ha­blar. “Qui­zá pue­da us­ted de­cir al­go”, co­men­tó. Y el lí­der asiá­ti­co salió co­mo pu­do, con fra­ses va­cías.

Al­gu­nas de sus rue­das de pren­sa pa­sa­rán a la pos­te­ri­dad por lo lar­gas, va­ria­das y a ve­ces dis­pa­ra­ta­das. La que ofre­ció du­ran­te la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU en sep­tiem­bre en Nue­va York du­ró una ho­ra y 20 mi­nu­tos. For­ja­do en el ne­go­cio de la cons­truc­ción y show­man pro­fe­sio­nal (pre­sen­tó un con­cur­so te­le­vi­si­vo), Trump se to­ma es­tas con­fe­ren­cias co­mo un es­pec­tácu­lo. En esa mis­ma, las com­pa­ró con un con­cier­to de rock. Así pi­dió una bue­na pre­gun­ta fi­nal. “¿Re­cuer­dan aque­llo que di­jo El­ton John? Cuan­do to­cas la úl­ti­ma y es bue­na, no vuel­vas”. Por su­pues­to, ata­có a la pren­sa, co­mo cuan­do dio la pa­la­bra a un pe­rio­dis­ta del “fra­ca­sa­do” New York Ti­mes. A otro re­por­te­ro al que co­no­ce le di­jo: “Ven­ga, gol­péa­me con una pre­gun­ta ma­li­cio­sa, dá­me­la”. Y con­fe­só có­mo dis­fru­ta­ba: “Po­dría ha­cer es­to to­do el día”.

Eso sí, a lo lar­go de esas res­pues­tas, arro­jó una ris­tra de da­tos in­co­rrec­tos. El pre­si­den­te con­ci­be el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción co­mo es­pec­tácu­lo. Y al pú­bli­co le in­tere­sa: las sus­crip­cio­nes a al­gu­nos pe­rió­di­cos y la au­dien­cia te­le­vi­si­va han au­men­ta­do en la era Trump.

Bue­na sa­lud

Pe­ro el show de Trump con la pren­sa tie­ne muy po­co de có­mi­co. Sus se­gui­do­res, es de­cir, mi­llo­nes y mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, han adop­ta­do el dis­cur­so de que la pren­sa es el enemi­go del pue­blo. Un son­deo de Ga­llup pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na apun­ta que so­lo el 21% de los re­pu­bli­ca­nos tie­ne un ni­vel de con­fian­za su­fi­cien­te o al­to en la pren­sa (fren­te al 76% de los de­mó­cra­tas).

Un agi­ta­dor de la ul­tra­de­re­cha, Mi­lo Yian­no­pou­los, ha bro­mea­do lla­man­do a ma­tar a pe­rio­dis­tas. En agos­to, el FBI de­tu­vo a un hom­bre en Los Án­ge­les por ame­na­zar a re­por­te­ros a los que til­da­ba de “enemi­gos del pue­blo”. Una se­ma­na an­tes, en una ac­tua­ción sin pre­ce­den­tes, 300 pe­rió­di­cos es­ta­dou­ni­den­ses sa­lían el mis­mo día con edi­to­ria­les de­fen­dien­do la li­ber­tad de pren­sa. Es­ta, pe­se a las pre­sio­nes, sigue con bue­na sa­lud. Las grandes ca­be­ce­ras si­guen dan­do que­bra­de­ros de ca­be­za al pre­si­den­te, con in­for­ma­cio­nes so­bre la tra­ma ru­sa, po­lé­mi­cas den­tro de la Ca­sa Blan­ca o so­bre sus ne­go­cios.

/ E. VUCCI (AP)

Trump, el vier­nes en Cin­cin­na­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.