La di­si­den­cia sau­dí: dé­bil pe­ro en au­ge

Los exiliados po­lí­ti­cos ca­re­cen de es­truc­tu­ra pa­ra ser una al­ter­na­ti­va al ré­gi­men de los Al Saud en Riad El prin­ci­pal fo­co de vo­ces crí­ti­cas ha par­ti­do de sec­to­res re­li­gio­sos ri­go­ris­tas “Hay per­so­na­li­da­des in­di­vi­dua­les, no un mo­vi­mien­to”, di­ce un ex­per­to

El País (Andalucía) - - INTERNACIONAL - ÁN­GE­LES ES­PI­NO­SA,

La des­apa­ri­ción del pe­rio­dis­ta sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi cuan­do vi­si­ta­ba el con­su­la­do de su país en Es­tam­bul, el pa­sa­do día 2, ha pues­to de re­lie­ve la ex­tre­ma in­to­le­ran­cia a la crí­ti­ca en Ara­bia Sau­dí. En los me­ses pre­vios a su mis­te­rio­so y preo­cu­pan­te ca­so, de­ce­nas de in­te­lec­tua­les, clé­ri­gos y ac­ti­vis­tas de los de­re­chos hu­ma­nos han si­do en­car­ce­la­dos ba­jo acu­sa­cio­nes du­do­sas, o de gra­ve­dad des­pro­por­cio­na­da con sus ac­cio­nes. El re­cha­zo al mí­ni­mo cues­tio­na­mien­to de las po­lí­ti­cas ofi­cia­les es­tá con­vir­tien­do la me­nor opo­si­ción en di­si­den­cia. Con par­ti­dos, sin­di­ca­tos y ONG prohi­bi­dos, quie­nes dis­cre­pan só­lo pue­den ex­pre­sar­lo des­de fue­ra del sis­te­ma, y de las fron­te­ras del reino.

La exis­ten­cia de opo­si­to­res a la mo­nar­quía ab­so­lu­ta que da su nom­bre al país no es nue­va. Des­de su fun­da­ción en 1932, tras uni­fi­car por la es­pa­da di­ver­sas re­gio­nes de la pe­nín­su­la Ará­bi­ga, ha ha­bi­do gru­pos que por dis­tin­ta afi­lia­ción tri­bal, dis­cre­pan­cias re­li­gio­sas o di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas han pues­to ob­je­cio­nes al go­bierno de los Al Saud. Pe­ro ni prín­ci­pes ro­jos, ni is­la­mis­tas re­cal­ci­tran­tes, han lo­gra­do sa­cu­dir has­ta aho­ra los pi­la­res del Reino del De­sier­to. Al­gu­nas vo­ces di­si­den­tes creen, o quie­ren creer, que el ca­so Khas­hog­gi pue­de ser la go­ta que des­bor­de el va­so. Sin em­bar­go, un re­pa­so al exi­lio sau­dí mues­tra un pa­no­ra­ma tan di­vi­di­do co­mo di­ver­so.

“La opo­si­ción sau­dí no es­tá or­ga­ni­za­da. No exis­te un so­lo mo­vi­mien­to. Más bien se tra­ta de per­so­na­li­da­des in­di­vi­dua­les, co­mo el doc­tor Moha­med al Ma­sa­ri o Saad al Fa­gih”, ase­gu­ra Ali al Ah­med, di­rec­tor del Ins­ti­tu­te for Gulf Af­fairs y él mis­mo muy crí­ti­co con el ré­gi­men sau­dí. Al Ma­sa­ri y Al Fa­gih son dos ve­te­ra­nos di­si­den­tes sa­la­fis­tas ins­ta­la­dos en Lon­dres des­de prin­ci­pios de los no­ven­ta del si­glo pa­sa­do.

Aun­que Al Ah­med es chií, el grue­so de la opo­si­ción sau­dí es so­bre to­do su­ní por una me­ra cues­tión de pe­so de­mo­grá­fi­co: los chiíes son ape­nas un 10%. Ade­más, cu­rio­sa­men­te pa­ra un país aso­cia­do con una re­li­gio­si­dad ex­tre­ma, el prin­ci­pal fo­co de di­si­den­cia y el más sos­te­ni­do a lo lar­go del tiem­po ha par­ti­do de sec­to­res re­li­gio­sos sa­la­fíes, una co­rrien­te pu­ris­ta del is­lam su­ní que ve las po­lí­ti­cas de la fa­mi­lia real (y su alian­za con el cle­ro quie­tis­ta waha­bí) co­mo des­via­das de los prin­ci­pios del Co­rán. De he­cho, el pe­so real o su­pues­to de esos fun­da­men­ta­lis­tas ha fre­na­do a me­nu­do las crí­ti­cas de los li­be­ra­les, te­me­ro­sos de que la al­ter­na­ti­va a la mo­nar­quía fue­ra un ré­gi­men ex­tre­mis­ta is­lá­mi­co.

“Es­ta­mos or­ga­ni­za­dos y muy ex­ten­di­dos ho­ri­zon­tal­men­te. El pro­ble­ma es que so­mos dé­bi­les ver­ti­cal­men­te de­bi­do a la re­pre­sión y la du­re­za del ré­gi­men”, de­fien­de por su par­te Al Fa­gih, im­pul­sor del Mo­vi­mien­to pa­ra la Re­for­ma Is­lá­mi­ca en Ara­bia (MI­RA en sus si­glas in­gle­sas), re­pi­tien­do una idea que ya di­fun­día dos dé­ca­das atrás. Men­cio­na co­mo ejem­plo el tra­ba­jo de Yah­ya Asi­ri, que se ocu­pa de los de­re­chos hu­ma­nos al fren­te de ALQST; de Omar al Zah­ra­ni, un ac­ti­vis­ta re­fu­gia­do en Ca­na­dá que se di­ri­ge a los jó­ve­nes, o del po­pu­lar có­mi­co Gha­nem al Ma­sa­rir, cu­yo uso del len­gua­je de la ca­lle le ha gran­jea­do cien­tos de mi­les de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les, en es­pe­cial su ca­nal de You­Tu­be, don­de ri­di­cu­li­za a la fa­mi­lia real.

El apo­yo de Qa­tar

Sin du­da, el nú­me­ro de des­con­ten­tos y su va­rie­dad se es­tá am­plian­do. Ya no só­lo es­ca­pan del país los is­la­mis­tas bar­bu­dos, sino que en los úl­ti­mos años ha ha­bi­do ca­sos de prín­ci­pes y has­ta al­gún di­plo­má­ti­co que han so­li­ci­ta­do asi­lo. Tam­bién han au­men­ta­do las mu­je­res que apro­ve­chan­do via­jes o es­tu­dios en el ex­tran­je­ro, de­ci­den no vol­ver pa­ra li­brar­se de las es­tric­tas nor­mas que res­trin­gen su li­ber­tad; pe­ro no to­das se con­vier­ten en ac­ti­vis­tas co­mo Ma­nal al Sha­rif. Es di­fí­cil sa­ber cuán­tas de esas vo­ces crí­ti­cas es­tán dis­pues­tas a pa­gar el pre­cio de una opo­si­ción ac­ti­va. Y el men­sa­je que en­vía el ca­so Khas­hog­gi sin du­da con­tri­bu­ye a des­in­cen­ti­var­les.

“Hay más gen­te [que se sig­ni­fi­ca con­tra el ré­gi­men], pe­ro la ma­yo­ría si­guen sien­do is­la­mis­tas y no tra­ba­jan unos con otros”, se­ña­la Al Ah­med, quien atri­bu­ye la fal­ta de fue­lle del mo­vi­mien­to opo­si­tor a la au­sen­cia de ayu­da ex­ter­na. “El úni­co apo­yo vie­ne de Qa­tar, que tie­ne su pro­pio ti­po de opo­si­ción, los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, lo que les ha­ce más fuer­tes”, apun­ta sin en­trar en de­ta­lles.

Re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo que des­de que Ara­bia Sau­dí y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) de­ci­die­ron ais­lar a Qa­tar en ju­nio de 2017, se ha­yan lan­za­do al me­nos dos nue­vos gru­pos de opo­si­to­res sau­díes. A fi­na­les del pa­sa­do sep­tiem­bre, un ex­pro­fe­sor de Quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Rey Saud de Riad, Mar­zuk Mas­han al Otai­bi, anun­cia­ba a tra­vés de Twit­ter la fun­da­ción en Pa­rís, don­de re­si­de, de un Mo­vi­mien­to Na­cio­nal de Mo­vi­li­za­ción pa­ra agru­par a los sau­díes des­con­ten­tos con la mo­nar­quía.

“De­ce­nas de mi­les de nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas pi­den que el ré­gi­men se re­for­me, desa­rro­lle el país y dé sus de­re­chos al pue­blo”, afir­ma­ba el ma­ni­fies­to, del que se hi­cie­ron eco va­rios me­dios di­gi­ta­les aso­cia­dos con el Go­bierno ca­ta­rí. Jus­to un año an­tes, Du­blín al­ber­gó otra con­fe­ren­cia que se pre­sen­tó co­mo “la pri­me­ra de las fuer­zas de opo­si­ción sau­dí en el ex­te­rior”. En­tre los par­ti­ci­pan­tes, des­ta­ca­ban la aca­dé­mi­ca y co­no­ci­da crí­ti­ca de los Al Saud Ma­da­wi al Ras­heed y el an­tes ci­ta­do Asi­ri. Se anun­ció una cam­pa­ña de con­cien­cia­ción so­bre los pre­sos po­lí­ti­cos y los ac­ti­vis­tas a tra­vés de In­ter­net.

No es­tá cla­ro cuál ha si­do el eco de esos lla­ma­mien­tos. Pe­ro no es la pri­me­ra vez que al­guien in­ten­ta agru­par a la opo­si­ción. Ya en 2003 hu­bo un in­ten­to en Lon­dres. “Las di­fe­ren­cias sec­ta­rias, los egos y la fal­ta de fi­nan­cia­ción frus­tra­ron el plan”, se­ña­la Al Ah­med, quien re­cuer­da que “EE UU no apo­yó la ini­cia­ti­va a pe­sar de que era la pri­me­ra vez que los sau­díes in­ten­ta­ban al­go así”.

/ ALASTAIR GRANT (AP

El prín­ci­pe he­re­de­ro sau­dí, Moha­med bin Sal­mán, en mar­zo en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.