Ana­to­mía de una le­ga­li­za­ción

La ven­ta li­bre de ma­rihua­na en Uru­guay es un éxi­to em­pa­ña­do por di­fi­cul­ta­des im­pre­vis­tas, co­mo el ve­to de ban­cos a las far­ma­cias que la ven­den

El País (Andalucía) - - SOCIEDAD - EN­RIC GON­ZÁ­LEZ,

Uru­guay fue el país pio­ne­ro en la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na. Des­de ju­lio de 2017, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca ven­de en far­ma­cias bol­si­tas de cin­co gra­mos al mó­di­co pre­cio de 200 pe­sos, unos 5,25 eu­ros. No han au­men­ta­do las to­xi­co­ma­nías ni ha ha­bi­do in­ci­den­tes, los con­su­mi­do­res es­tán con­ten­tos y la opi­nión pú­bli­ca es ca­da vez más fa­vo­ra­ble. To­do ha ido bien. Pe­ro hay fe­nó­me­nos pa­ra­dó­ji­cos: per­sis­te el mer­ca­do clan­des­tino, la in­dus­tria de­ri­va­da del can­na­bis no des­pe­ga y apa­re­cen brotes es­pe­cu­la­ti­vos.

“Es­tá bue­na, flo­ji­ta pe­ro bue­na”, di­ce un cha­val que fu­ma un po­rro ma­tu­tino en la ram­bla de Fran­cia, en pleno pa­seo ma­rí­ti­mo de Mon­te­vi­deo. Ha com­pra­do la ma­rihua­na en una far­ma­cia y ha te­ni­do que ha­cer co­la. No por­que ha­ya ava­lan­chas de con­su­mi­do­res, sino por­que so­lo 17 de las ca­si mil far­ma­cias uru­gua­yas ex­pen­den hier­ba. Na­da que ver con ob­je­cio­nes de con­cien­cia, sino con la pre­sión de los ban­cos. “Creí­mos en nues­tra so­be­ra­nía y no me­di­mos bien ese fac­tor”, re­co­no­ce Au­gus­to Vi­ta­le, psi­có­lo­go, ex­pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Re­gu­la­ción y Con­trol del Can­na­bis y uno de los prin­ci­pa­les ar­tí­fi­ces de la le­ga­li­za­ción. “No con­ta­mos con la Te­rro­rist Act es­ta­dou­ni­den­se ni con las re­gu­la­cio­nes de la ONU”. El he­cho es que los ban­cos se nie­gan a tra­ba­jar con na­die re­la­cio­na­do con la ma­rihua­na, por te­mor a san­cio­nes en el ex­te­rior, y eso amar­ga la vi­da a los far­ma­céu­ti­cos. Y a los cul­ti­va­do­res. Y a las em­pre­sas que quie­ren desa­rro­llar me­di­ci­nas, cos­mé­ti­ca, ali­men­tos o te­ji­dos a par­tir de la plan­ta.

Cu­rio­sa­men­te, aho­ra que la ma­rihua­na es le­gal, se ha­ce ne­ce­sa­rio crear re­des de em­pre­sas que sir­ven co­mo pan­ta­lla pa­ra ocul­tar el ne­go­cio, al me­nos de ca­ra a los ban­cos. “La in­mi­nen­te le­ga­li­za­ción en un país tan gran­de co­mo Ca­na­dá qui­zá re­la­je el prohi­bi­cio­nis­mo in­ter­na­cio­nal y ali­vie es­tos pro­ble­mas”, co­men­ta Vi­ta­le.

Las di­fi­cul­ta­des no pro­ce­den úni­ca­men­te del sec­tor fi­nan­cie­ro. Tam­bién hay fre­nos po­lí­ti­cos. Al ac­tual pre­si­den­te uru­gua­yo, Ta­ba­ré Váz­quez, mé­di­co de pro­fe­sión, la ma­rihua­na le pa­re­ce pe­li­gro­sa. Igual que al Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca. Con el an­te­rior pre­si­den­te, el ca­ris­má­ti­co Pe­pe Mu­ji­ca, el can­na­bis era cues­tión prio­ri­ta­ria. Aho­ra es más bien lo con­tra­rio. El Go­bierno pre­fie­re man­te­ner el asun­to ba­jo un man­to de dis­cre­ción y un por­ta­voz de la pre­si­den­cia de­cli­nó ha­cer co­men­ta­rios a es­te pe­rió­di­co. Re­gu­la­ri­za­da la ven­ta pa­ra uso re­crea­ti­vo, el desa­rro­llo de la in­dus­tria es­tá pa­ra­li­za­do por fal­ta de mar­co le­gal. Los usos me­di­ci­na­les, el au­tén­ti­co ne­go­cio pa­ra el sec­tor pri­va­do y las ar­cas pú­bli­cas, no avan­zan.

“Par­ti­mos con ven­ta­ja y, si no ace­le­ra­mos en los pró­xi­mos dos años, la per­de­re­mos fren­te a em­pre­sas de Ca­na­dá, Zim­ba­bue, Le­so­to, Por­tu­gal, Co­lom­bia y qui­zá Mé­xi­co”, di­ce Eduar­do Bla­si­na, un res­pe­ta­do em­pre­sa­rio y ex­per­to en cues­tio­nes agra­rias. Bla­si­na fue ac­cio­nis­ta de Sym­bio­sis, una de las dos em­pre­sas que re­ci­bie­ron li­cen­cia es­ta­tal pa­ra el cul­ti­vo de ma­rihua­na. Ya no lo es. Su gru­po em­pre­sa­rial sigue apos­tan­do por los pro­duc­tos del can­na­bis, aun­que, se­gún él, “pa­re­ce más fá­cil ven­der­los en cual­quier ciu­dad ale­ma­na que en Mon­te­vi­deo”.

Has­ta Chi­le, un país prohi­bi­cio­nis­ta, va por de­lan­te de Uru­guay en la me­di­ci­na can­ná­bi­ca. Ahí pe­sa una cues­tión bu­ro­crá­ti­ca: el Go­bierno uru­gua­yo exi­ge, pa­ra apro­bar un pro­duc­to, que pa­se por to­dos los trá­mi­tes ex­pe­ri­men­ta­les que se exi­gen a cual­quier me­di­ca­men­to. Eso pue­de su­po­ner una dé­ca­da. En otros países, la apro­ba­ción de acei­tes y po­ma­das de­ri­va­dos de la ma­rihua­na, co­mo el can­na­biol, efi­caz con­tra los do­lo­res cró­ni­cos y pa­ra com­ple­men­tar tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos, re­quie­re me­nos ve­ri­fi­ca­cio­nes. La di­fe­ren­cia tie­ne su ex­pli­ca­ción: en Uru­guay, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca es co­rres­pon­sa­ble, jun­to al fa­bri­can­te, de cual­quier efec­to da­ñino de un me­di­ca­men­to.

“Hay mu­chas que­jas y pa­re­ce que ol­vi­de­mos lo esen­cial: que la le­ga­li­za­ción fun­cio­na y que las co­sas avan­zan”. Juan Baz fue uno de los ac­ti­vis­tas que con­ven­cie­ron a Pe­pe Mu­ji­ca —“so­bre to­do a su es­po­sa, Lu­cía”, se­ña­la— de que im­pul­sa­ra la ley. Aho­ra es la voz de la sen­sa­tez. ¿Que la ma­rihua­na de las far­ma­cias no es muy po­ten­te? “Nor­mal”, ex­pli­ca Baz, “na­die quie­re que un cha­val sin ex­pe­rien­cia com­pre una bol­si­ta en una far­ma­cia y aca­be con una li­po­ti­mia. Los fu­me­tas ve­te­ra­nos usa­mos hier­ba con un THC (com­po­nen­te psi­coac­ti­vo) su­pe­rior al 12%, y eso lo ob­te­ne­mos con el au­to­cul­ti­vo o en los clu­bes”. Baz se ha con­ver­ti­do en em­pren­de­dor, man­tie­ne con­ve­nios de in­ves­ti­ga­ción con el Ins­ti­tu­to Pas­teur de Pa­rís y ha lan­za­do un pro­yec­to pa­ra desa­rro­llar una in­dus­tria can­ná­bi­ca en el in­te­rior del país.

Los clu­bes ad­mi­ten has­ta 45 so­cios y pro­por­cio­nan has­ta 480 gra­mos anua­les a ca­da uno. Pe­ro, co­mo las far­ma­cias, no pue­den ven­der a ex­tran­je­ros. Y Uru­guay es un país tu­rís­ti­co. La de­man­da fo­rá­nea es uno de los fac­to­res que man­tie­nen el mer­ca­do clan­des­tino, que ya no es tan ne­gro co­mo an­tes, en el sen­ti­do de que ca­re­ce de re­la­ción con la vio­len­cia y las ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes, pe­ro sí es co­mo mí­ni­mo gris. Po­co más de un ter­cio de los con­su­mi­do­res uru­gua­yos es­tán re­gis­tra­dos en far­ma­cias o clu­bes. El res­to si­guen en la zo­na gris.

“Ha­bla­mos de ma­rihua­na le­gal dis­tri­bui­da ile­gal­men­te”, pre­ci­sa el so­ció­lo­go Se­bas­tián Aguiar, que mo­ni­to­ri­za des­de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les el fun­cio­na­mien­to de la le­ga­li­za­ción. Aguiar sub­ra­ya que ha des­apa­re­ci­do del mer­ca­do el adul­te­ra­dí­si­mo “pren­sa­do pa­ra­guay” que se con­su­mía an­te­rior­men­te; ha­ce no­tar que en 2017, por pri­me­ra vez, la ma­yo­ría de la po­bla­ción res­pal­dó la ven­ta li­bre (44% a fa­vor, 42% en con­tra, con un 90% a fa­vor del uso me­di­ci­nal) y po­ne en du­da los son­deos que in­di­can un au­men­to del con­su­mo: qui­zá lo que ha au­men­ta­do con la le­ga­li­za­ción, su­gie­re, es la sin­ce­ri­dad de los en­cues­ta­dos.

El desa­rro­llo de la in­dus­tria es­tá pa­ra­li­za­do por fal­ta de un mar­co le­gal

“Hay mu­chas que­jas, pe­ro las co­sas avan­zan”, di­ce un ac­ti­vis­ta

/ SAN­TIA­GO ROVELLA (INS­TI­TU­TO DE RE­GU­LA­CIÓN Y CON­TROL DEL CAN­NA­BIS)

Unas tra­ba­ja­do­ras pe­san ma­rihua­na en la fin­ca Li­ber­tad, cus­to­dia­da por guar­dias.

/ PA­BLO BIELLI ROVÉS

Eduar­do Bla­si­na, en una plan­ta­ción de ma­rihua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.